Clases de acciones y su significado

Dentro del contexto de la economía actual podemos encontrar diferentes tipos de acciones que permiten expandir y desarrollar una empresa, a la vez que suponen una gran fuente de ingresos para los inversores privados y para los grandes fondos de inversión. Pero no nos adelantemos, antes de conocer la clasificación de las acciones, repasemos la definición de acción y todo lo que abarca este concepto.

Cuando hablamos de una acción nos referimos a la unidad de propiedad de una empresa que se puede poner a la venta para los diferentes tipos de inversores. En otras palabras el valor total de la empresa se divide en unidades del mismo tamaño y cada una de ellas se conoce como una acción. También se denominan títulos o valores. Es importante saber que el valor de una empresa fluctúa y por lo tanto el precio de las acciones también lo hace.



Tipología de las acciones
Según su titularidad  Según su valor  Según su situación  Según los derechos 
Nominativa Sobre la par Desembolsadas Sin derecho a voto
Al portador A la par En cartera Ordinarias
Bajo la par Suscritas Preferentes
Rescatables

 Clasificación de las acciones

En caso de querer invertir y cotizar para luego venderlas debes saber cuáles son los tipos de acciones que conforman el mercado de valores. La clasificación de las acciones dependen de los derechos o beneficios que otorga al accionista así como el valor económico de las mismas.

Además una empresa puede decidir qué partes de la acción son redimibles, es decir que la empresa tiene el derecho a volver a comprar las acciones estableciendo un tiempo límite y un precio previamente fijado. Veamos a continuación todos los factores que pueden afectar a estos valores en función de los diferentes parámetros que se usan en el mercado financiero podemos encontrar diferentes clases de acciones:

1. Acciones según la titularidad

Aunque no todas las acciones son iguales, ni ofrecen los mismos derechos al inversor todas poseen el mismo valor si pertenecen a una misma empresa. Esta tipología de las acciones se subdivide en dos categorías las acciones nominativas y las acciones al portador:

  • Nominativa: este tipo de acciones llevan el nombre del inversor que las posee.
  • Al portador: a diferencia de las anteriores no incorporan el nombre de un accionista y el traspaso de la titularidad se verifica después de la transmisión del título.

2. Acciones según su valor

Atendiendo a esta clasificación encontramos dos tipos de acciones:

  • Sobre la par: como bien dice su nombre consiste en todas aquellas acciones que presentan un valor de cotización superior a su nominal.
  • A la par: en este caso son acciones que presentan un valor nominal equivalente o proporcional al de su cotización.
  • Bajo la par: esta clase de acción se define por tener el valor por debajo de la cotización.

3. Acciones según la situación

Este término económico puede variar mucho según la situación de adquisición y otras variables a tener en cuenta. Entre los tipos de acciones según el contexto y la situación distinguimos varias dinámicas:

  • Desembolsadas: son acciones por las cuales el inversor no tiene que desembolsar dinero o que las emiten en el momento en que se produce una ampliación de capital de la empresa.
  • En cartera: estas acciones según la situación son muy particulares, no tienen los derechos propios de las acciones y no son repartidas en dividendos a los inversores hasta que vuelven a ser adquiridas por algún socio, dado que son acciones emitidas por el negocio y que se han vuelto a adquirir.
  • Suscritas: estas forman parte del capital suscrito o social del negocio y su valor ha sido pagado por los accionistas.

4. Acciones según los derechos del accionista

Cada uno de los tipos de acciones define qué clase de acciones se emiten y en qué cantidades, en este caso hablamos de las acciones que se subdividen según los derechos que se otorgan al accionista o inversor, veamos cada una de ellas con detenimiento:

  • Sin derecho a voto: en este caso se trata de acciones sin voto no permiten participar en la toma de decisiones de la empresa. No obstante, si posees acciones sin derecho a voto sí que disfrutarás de otros beneficios como por ejemplo el cobro de los dividendos
  • Ordinarias: este tipo de acciones permiten ser propietario de una parte proporcional del negocio, así como de recibir los dividendos, tener derecho a voto en las asambleas y de estar al tanto de toda la información financiera de la empresa.
  • Preferentes: son un conjunto de acciones que ofrecen una serie de privilegios respecto a las acciones ordinarias. Entre otros este tipo de valores permiten a su dueño disponer de una jerarquía superior a la hora de cobrar los dividendos y de preferencia de cobro en caso que la empresa esté en proceso de liquidación o tenga problemas económicos. Pero, los acreedores siempre cobran antes que los accionistas, dado que los accionistas son los últimos en cobrar. En estos casos el valor de liquidación de las acciones puede estar prefijado o condicionado al valor de las acciones ordinarias.
  • Rescatables: esta clase de acciones lleva aparejado el derecho de amortización que puede realizar tanto la empresa emisora como el inversor. En dicha situación se determina un plazo de rescate en el cual el inversor deberá desprenderse de ellas.