José Banda

Las acciones comunes son aquellas acciones en una compañía que no ofrecen un monto garantizado de dividendos a los inversores; el monto de las distribuciones de dividendos, si las hay, queda a discreción de la administración de la compañía. Aunque los inversores de acciones comunes pueden o no ganar dinero por los dividendos, esperan que el precio de la acción suba conforme la compañía expande sus operaciones e incrementa sus ganancias. Las acciones comunes tienden a ofrecer una mayor ganancia que otras inversiones, como bonos o acciones preferentes. Sin embargo, si la compañía tiene problemas, puede perderse parte o toda la inversión original

Diferencia entre acciones comunes y preferentes

Es necesario tener claros los aspectos que hacen diferentes las acciones comunes de las acciones preferentes para no confundirlas:

  • Las acciones comunes poseen derechos políticos, no como las acciones preferentes que no tienen derecho a voto en las juntas.
  • Las acciones preferentes tienen un derecho extra que le otorga preferencia a la hora de recibir los dividendos que genera la empresa.
  • Las acciones preferentes presentan un menor grado de liquidez que las comunes.


  • La empresa puede rescatar las acciones preferentes en el momento que quiera, es decir, que puede volver a comprarlas al mismo precio que las vendió.
  • Las acciones comunes poseen responsabilidad limitada, mientras que las preferentes pueden tener mayor responsabilidad.

Ventajas y desventajas de las acciones comunes

La emisión de capital a través de las acciones acciones no impone restricciones a la empresa, lo que permite a la empresa tener una mayor flexibilidad a la hora de financiarse a largo plazo sin problemas. Además, al no tener vencimientos, supone una fuente permanente de fondos y no tienen la obligación de repartir dividendos.

Por otro lado, una de las desventajas que poseen es que el coste de esta financiación es más alto que el de otras alternativas. También se debe ir con cuidado porque la emisión de acciones comunes puede conllevar la pérdida de control de la empresa por parte de sus propietarios.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No