Uno de los mayores peligros a los que se exponen las entidades financieras cuando realizan un préstamos es la morosidad. La morosidad es una de los grandes problemas en el mundo de las finanzas, de forma que las entidades y organismos financieros toman medidas para reducirla.

¿En qué consiste la morosidad?

Según la RAE, la morosidad es "la falta de puntualidad o el retraso, en especial en el pago de o devolución de una cosa". En el mundo de las finanzas la morosidad hace referencia a la no devolución o impago de las deudas contraídas. Estas personas que poseen deudas e impagos pendientes son considerados morosos de forma documental.

Morosidad

Imagen: Photographee.eu || Shutterstock

La tasa de morosidad en España en 2017 estuve aproximadamente en el 8%, reduciéndose en más de 1% con respecto al 2016. Esto significa que van bajando los impagos que se producen en los créditos y préstamos de forma anual. Cabe destacar que la morosidad no era inferior al 8% desde enero de 2012.

Cabe decir que moroso no es toda persona que posee una deuda con una entidad. Por ejemplo, podemos tener una deuda con el banco por un préstamo que nos han concedido, pero no seremos morosos si hacemos frente a todas las cuotas en el momento adecuado. Sin embargo, si dejamos de pagar algunas de esas cuota por cualquier razón, sí que podremos ser considerados morosos.

Para ser moroso debe existir un documento contractual en el que se demuestre que el deudor tenga la obligación de hacer frentes a esos pagos que no se han realizado. Esto implica cualquier contrato que se realice. Por ello, no solo son morosas las personas que piden un crédito o préstamos y no lo devuelven. También lo son aquellas personas que no pagan algún recibo de teléfono, luz o cualquier compañía.


Tener deudas pendientes puede acarrear grandes problemas para las personas. Las personas morosas suelen ser introducidas en ficheros o listas de morosos a las que suelen acudir las entidades financieras para valorar el riesgo de prestar dinero a una persona. Pero no solo los bancos, las compañías de telefonía móvil, las de seguros y muchas más serán reacias a ofrecerte sus servicios o darte financiación para comprar sus productos si estás en alguna de estas listas.