Paula García
Aprende contabilidad para tu vida diaria

No hace falta ser un empresario para que la contabilidad se cruce en nuestro camino. Los números, el dinero y las finanzas son algo que nos afecta, y mucho, en el día a día, por eso deberíamos tener unos conocimientos mínimos de contabilidad. Estas nociones básicas te ayudarán a gestionar mucho mejor tu economía doméstica o familiar, y una de las mejores decisiones que puedes tomar para ello es hacer un curso de contabilidad que te permita adquirir los conocimientos necesarios para lograrlo.

La contabilidad en el día a día

Mantener la economía personal y doméstica en buen estado es imprescindible para tu bienestar. Un requisito imprescindible para ello sería llevar la contabilidad al día, registrando todos los pagos e ingresos que se realizan. Hay que llevar un registro dinámico y simple, que nos permita analizar e identificar los gastos y tomar las mejores decisiones para el futuro de nuestras finanzas. A veces puede parecer un poco pesado, en especial cuando se trata de pequeñas cantidades, pero hay que anotarlas todas para tener nuestras cuentas actualizadas.

A partir de ese registro de la contabilidad diaria será más fácil fijar objetivos para tu economía, unos objetivos que pueden ser de todo tipo: a fin de mes, a fin de año, reducir gastos, aumentar los ingresos... Al tenerlo todo anotado, puedes controlar los avances o retrocesos e introducir todos los cambios necesarios para cumplir con ese objetivo. Eso sí, tiene que ser algo dinámico, simple, que no nos lleve mucho tiempo. Si perdemos muchas horas registrando nuestras transacciones al final nos cansamos, y los datos están desactualizados.




Una buena solución a este problema es la tecnología. Por una parte tenemos Excel, el programa de contabilidad por excelencia, y por otra parte nos encontramos con herramientas como programas informáticos y aplicaciones que nos ayudan con la contabilidad doméstica, unas herramientas que no deberíamos dejar pasar. La mayoría de ellos son gratis, se pueden adaptar a las necesidades de cada uno y te servirán para llevar cómodamente tus finanzas... siempre que tengas conocimientos de contabilidad, claro está.

Ventajas de hacer un curso de contabilidad

Lo primero que debes saber es que encontrarás el curso de contabilidad que se adapte a ti, en lo referente al nivel pero también en lo relacionado con la duración, formato, objetivos, etc. Si lo único que quieres es mejorar tu economía doméstica no necesitas un curso de contabilidad empresarial, necesitarás algo más básico. Es algo que debes tener en cuenta a la hora de elegir curso, ya que uno de los problemas más habituales es que nos apuntemos a un curso demasiado complejo o que no nos aporte los conocimientos necesarios.

Una vez finalizado el curso escogido, tendrás los conocimientos y habilidades necesarios para una buena gestión de tu economía personal y doméstica. No hace falta tener inquietudes empresariales para aprender sobre contabilidad, hay quien decide hacerlo porque sí, pero en tu caso será la mejor forma de empezar a ahorrar y gestionar mejor tu dinero. Además, siempre puedes seguir formándote, y conocerás mucho mejor las diferentes herramientas de contabilidad que existen.

Otra de las razones para hacer un curso de contabilidad es que amplia tu empleabilidad. Con esto no queremos decir que vayas a cambiar de trabajo o de sector y te conviertas en un contable, pero es innegable que la formación en contabilidad es un plus que muchas empresas valoran positivamente, y eso es algo que no debes pasar por alto. Es más, muchas carreras o grados de formación profesional incluyen módulos o asignaturas de contabilidad, y uno de estos cursos no hace más que reforzar tu formación.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No