Cómo invertir en Bolsa

Toda inversión en Bolsa se realiza con el ánimo de conseguir ganancias y si es posible alcanzar una cierta independencia financiera. El capital que se invierte en una compañía se estructura en pequeñas participaciones que reciben el nombre de acciones.

Cuando se trate de una empresa de reducido tamaño, lo más lógico es que las acciones se repartan entre un grupo muy pequeño de personas, como pueden ser tres o cuatro individuos, sin tener apenas presencia en el mercado. Pero cuando se trate de una compañía más grande, el volumen de acciones estará distribuido entre un mayor número de personas. Por lo general se podrán comprar y vender con facilidad en la bolsa de valores. Si quieres aprender a invertir y saber cómo hacer tus inversiones correctamente solo tienes que seguir leyendo.

Claves para conseguir beneficios en las inversiones en bolsa

Una correcta gestión del capital en la bolsa dependerá de varios factores, pero nosotros los reduciremos básicamente a tres.

1. Registrar los gastos y controlarlos

Para operar en bolsa hay que tener abierto un producto en cualquier entidad financiera o intermediario autorizado. En la cuenta de valores deben registrarse las acciones que tengas de tu propiedad, además de ventas, compras y abonos de dividendos.

Hay que diferenciar entre varias clases de comisiones:

a) Las de entidades bancarias o intermediaria

Eso sí, hay que tener siempre presente las comisiones, que cuando son demasiado altas acabarán comiéndose la rentabilidad. En la compra pueden variar desde el 0,2% hasta el 1% sobre su valor. Cuando se trate de pequeñas cantidades habrá que reparar en la comisión mínima por operación, que oscilará entre 9 y 15 euros. Una comisión razonable debe rondar el 0,5%. Esto implica por ejemplo, que una comisión de 10 euros puede resultar normal en el caso de invertir 2.000 euros por valor.

También suele haber comisión de custodia de valores, que en este caso se aplica sobre el saldo medio de cada título, y la comisión sobre el cobro de dividendos, que por lo general está presente en la de custodia.


b) Las del mercado

En las operaciones de compra o venta hay que soportar dos comisiones. Por un lado el cánon de liquidación, que consiste en el 0,0026% sobre el efectivo de la transacción, con un mínimo de 0,10 euros y un máximo de 3,5. También está presente el canon de contratación, que se obtiene de dividir el importe fijo y variable en función del importe de la operación. Estas dos comisiones se cobran por parte de la Bolsa.

Por lo tanto, en primer lugar hay que controlar los gastos y elegir la opción más ventajosa. Un exceso de gastos acabaría por completo con las ganancias. En cuanto a la cartera mínima en bolsa, a partir de los 5.000 euros es cuando se podrían conseguir beneficios.

2. Selecciona el estilo de inversión:

Hay dos métodos de inversión, como son trading y value investing.

  • Trading: el trading procura rentabilizar las diferencias de valoración en el mercado en plazos de tiempo muy reducidos, que en ocasiones llega hasta los días u horas. La ganancia reside en la diferencia entre el precio de adquisición y el de venta, con un margen más bien pequeño.
  • Value investing: denominada la inversión en valor o a largo plazo. Para escoger estas empresas hay que conocer el verdadero valor de la compañía y evaluar si está infravalorada. De ser así habría que aprovechar la ocasión para comprar y mantenerla en cartera un tiempo amplio antes de darle salida.

3. Estrategias para invertir

Hay que seguir una estrategia definida para alcanzar el éxito, al margen del estilo de inversión que utilices. Se trata de seleccionar los valores en los que decidas invertir siguiendo una serie de criterios, condicionados por las herramientas usadas, los plazos de tiempo y el estilo.

También deben fijarse por adelantado los precios de referencia para entrar o salir de los valores, y una previsión del tiempo que busca mantenerse.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No