David Mendez Ruiz
Comenzar a ahorrar

La organización es, en muchos casos, clave para poder avanzar con nuestro día a día. Saber organizar nuestro patrimonio y priorizar los gastos que tenemos nos ayudará a saber ahorrar nosotros mismos y gastar el dinero de una manera más eficiente. Las finanzas personales son una de las tareas pendientes para muchas personas pero, ¿sabemos realmente qué son? ¡Te comentamos todo lo que debes saber!

Qué son las finanzas personales

Para empezar, es conveniente que conozcas el concepto. Las finanzas en sí son el estudio del funcionamiento del capital en función de los ingresos que tengamos y los gastos que vamos a tener. Hay diferentes factores que hacen que estas sean más o menos complejas, y debemos de conocerlos para poder actuar y tener el control.

En cambio de las finanzas en las que se habla, generalmente, de una economía (Estado, un país, una empresa), las finanzas personales se basan en los movimientos de capital que suceden en una microeconomía personal, es decir, en un hogar. Ya sea un hogar grande de varios miembros o un hogar pequeño de un solo miembros, administrar los recursos y usar las herramientas adecuadas para poder llevar su acometido económico a cabo es fundamental.

Como acabamos de comentar, las finanzas personales atañen a cualquier tipo de hogar ya sea pequeño o grande y entra en juego diferentes recursos: los ingresos, gastos, activos con los que se cuentan o pasivos (deudas) que se tienen.

La importancia de saber gestionar las finanzas personales

A simple vista puede parecer algo obvio de que las finanzas personales pueden ayudarnos mucho. No obstante, muchas personas se abruman al ver tantos números y papeles de por medio que desisten de la tarea de saber gestionar sus recursos. Esto es un gran error: la gestión de recursos debe ser siempre planificada y nos puede ayudar de cara al futuro cuando nos haga falta consumir más.


El motivo principal para gestionar nuestras finanzas personales es la consecución de objetivos personales a finales de mes. Por ejemplo: queremos ahorrar 200 € de nuestro sueldo a final de mes, y eso lo conseguiremos si somos capaces de sintetizar los gastos que tenemos y se lo restamos a los ingresos. Si sabemos organizarlo, podremos sacar provecho y ahorrar el dinero propuesto.

Por otro lado, las finanzas también nos ayudarán a ahorrar. Puede ser que este sea uno de nuestros objetivos personales, aunque la mayoría de veces y de forma inconsciente, teniendo un control de lo que gastamos somos más racionales a la hora de gastar lo que queremos gastar. El ahorro nos viene bien a nuestro patrimonio y a nosotros mismos en el futuro: un inconveniente como que se te estropee el coche solo podrá saldarse si hemos logrado ahorrar en meses anteriores.

Poder invertir en algo que nos apasione puede ser también otro motivo por el que apostar por una planificación de nuestros ingresos. Si generamos ahorros podemos hacer eso que siempre hemos querido hacer pero no hemos tenido capacidad económica: una bicicleta, hacer un curso, empezar unos estudios o invertir en lo que nos apasione.

También debemos que tener en cuenta que gestionar las finanzas personales nos permitirá ahorrar para invertir en nuestro futuro. No se trata de ahorrar para subsistir solamente, sino darnos también la posibilidad de asegurar nuestro futuro gracias a pequeñas inversiones que hacemos en el presente. Saber gestionar los recursos para la inversión es también fundamental y es algo que debemos tener en cuenta si queremos usar nuestras finanzas personales para tal acometido.

Por último, saber que usar métodos para ahorrar nos ayudará a estar mejor con nosotros mismos y con nuestro entorno: seremos capaces de controlar mejor lo que nos rodea y aprender ciertas técnicas de orden y constancia con casi cualquier cosa que nos planteemos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No