David Méndez
Modelo keynesiano

El nombre del modelo keynesiano viene gracias al economista británico John Maynard Keynes, cuyo éxito animó a que éste fuese el nombre del modelo de Keynes o keynesiano. En general, este economista dedicó parte de su vida a elaborar una teoría que sería una teoría de referencia para el marco económico mundial y que, años más tarde se estudiaría y aplicaría en múltiples campos.

La teoría keynesiana trata de analizar las variables consumo, empleo, desempleo, inversión, ahorro y producción de forma conjunta y su repercusión. Podemos indicar que la fórmula del PIB se asemeja mucho a la teoría keynesiana y podemos entenderla de mejor manera gracias a ella.

PIB = C + I + G + X – M

Donde: C: Consumo; I: Inversión; G: Gasto de gobierno; X – M: Importaciones y exportaciones

Según el modelo keynesiano, los fallos que se presentan en el mercado (como el alto desempleo, por ejemplo) puede ser corregido si existe una intervención del Estado, traducida en una política fiscal, que lo subsane.

Características del keynesianismo




Las características del modelo de Keynes se pueden resumir en 3 grandes puntos. No obstante, cabe destacar que las medidas que el economista John Maynard utilizaba era aplicable para el tiempo en el que él vivía. Aún así hay economistas y personas partidarias de la efectividad de estas medidas en economías actuales. Éstas son las siguientes:

  1. El modelo se centra en que la política económica que tiene un país es capaz de llevarlo a la prosperidad o la decadencia económica. Todo depende de las medidas que se tomen para que se plantee una situación u otra.
  2. Ante cualquier cambio que se produzca en la economía, ésta debe ir a manos de los gobiernos. O dicho de otro modo: la intervención del Estado explica que la situación se torno más centralista (controlada por el Gobierno). Éstos son responsables de poder estimular la demanda, así como la velocidad en la que la economía cambia. En este sentido, la inyección de recursos (como dinero, ayudas, subsidios, etc) serán imprescindibles para que la economía tome un camino u otro.
  3. El principal instrumento utilizado en este modelo es la política fiscal, el déficit público.

Una de las características más llamativas era que Keynes usaba recursos extras para poder solucionar problemas que se planteaban en la economía y que, a diferencia de otros economistas, nadie más había planteado. Algunas de estas intervenciones estatales trataba de solucionar problemas tan comunes como el desempleo, o ayudar a las empresas que no encontraban recursos suficientes para poder "sobrevivir".

El modelo keynesiano y el empleo

Si se explicara la situación de desempleo mediante el modelo keynesiano se verían reflejadas las características anteriormente explicadas. El problema que existe es que la producción es inferior a lo deseable, generándose de este modo desempleo. Los desempleados adquieren cada vez menos bienes y servicios, lo que a su vez se consumiría menos y las empresas tendrían que prescindir de contratar a más gente, pues no hay demanda suficiente.

El modelo de Keynes propondría aumentar el gasto público, de forma que aumente el empleo y así sucesivamente hasta que se pueda alcanzar nuevamente un punto de equilibrio en el que no haga falta más gasto. De este modo, como hemos indicado anteriormente, la intervención del Estado es primordial para entender que la economía gira en torno a ello, junto a las políticas fiscales.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No