Tania Díaz
Invertir en arte

Habitualmente se asocia la inversión en obras de arte con el desembolso de grandes sumas de dinero. Sin embargo, desde hace tiempo, las inversiones en arte no se limitan a los poseedores de grandes fortunas, sino que también existe la posibilidad de aprender a invertir en este tipo de objetos con un presupuesto mucho más moderado.

En esta entrada te contamos cuáles son las principales características de la inversión en arte y las diferentes formas que existen de invertir en este tipo de bienes. Así como la forma en que se puede empezar a invertir en arte con poco dinero.

Características de la inversión en arte

Estas son las principales características de la inversión en arte.

  • Pignoración. Las obras de arte sirven como garantía en determinadas operaciones de préstamo, por lo que con una inversión de este tipo se pueden a su vez garantizar otro tipo de inversiones como las de tipo inmobiliario.
  • Revalorización. Es una de las principales características de la inversión en obras de arte. Las obras de arte no pierden valor, sino que se revalorizan con el paso del tiempo.
  • Fiscalidad. En muchos países las obras de arte disfrutan de ciertos beneficios en cuanto a su fiscalidad, como por ejemplo un tipo de imposición más reducido o ciertas exenciones o reducciones en el pago determinados impuestos, como el impuesto sobre el valor añadido o el impuesto de sucesiones.
  • Valor intrínseco. El valor de las obras de arte no está sujeto al cambio de divisas, por lo que su valor no depende de la divisa con la que se realice la inversión. Es lo que se conoce como valor intrínseco.
  • Accesible. Aunque se suele creer que solo es posible invertir en arte si se dispone de una elevada suma de dinero, lo cierto es que este tipo de inversión es cada vez es más accesible. Especialmente en el mercado primario.

Diferentes formas de invertir en arte

Las inversiones en arte se pueden realizar en dos mercados. El mercado primario, en el que se comercializan las obras de arte en primer lugar tras su creación, y el mercado secundario, en el que se comercializan las obras de arte usadas o creadas en el pasado.


Aunque se suele creer que las inversiones en arte solo se pueden realizar mediante la adquisición de este tipo de objetos, en cualquiera de estos dos mercados se pueden realizar inversiones en arte de varias maneras. Estas son algunas de las principales formas de invertir en arte.

Adquisición de obras de arte

Sin duda está es la forma de invertir en arte más conocida y tradicional. En este caso la inversión se realiza comprado obras de arte y esperando el momento idóneo para su venta con el fin de obtener un rendimiento de la operación. Las obras de arte que se pueden adquirir son de diversa índole: cuadros, esculturas, fotografías, muebles e incluso cerámica.

Si no se dispone de un capital demasiado elevado para realizar la inversión, lo más adecuado es dirigirse al mercado primario de arte, en el que se pueden adquirir obras de jóvenes promesas a un precio más moderado que los que encontramos en el mercado secundario.

Fondos de inversión de arte

La inversión en arte a través de fondos de inversión se realiza al invertir en fondos que obtienen rentabilidad mediante la compra venta de obras de arte. La principal ventaja de invertir en arte de esta forma es que no se necesita un gran conocimiento del sector.

Acciones de empresas

Otra de las formas posibles de invertir en arte es con la compra de acciones de empresas relacionadas con el sector del arte. Entre las ventajas que ofrece este tipo de inversión destaca que no se necesario un capital muy elevado. La adquisición de unas acciones se puede realizar con muy poco dinero, siendo está la mejor manera de empezar a invertir en obras de arte.

 

En conclusión, son diferentes las formas que existen para invertir en arte. Este mercado posee unas características propias muy definidas que debemos tener en cuenta a la hora de lanzar a realizar nuestras inversiones.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No