Tania Díaz
Financiación interna

La financiación de una empresa es el conjunto de operaciones destinadas a dotarla de crédito y liquidez. Para que esta pueda asumir el desarrollo de sus operaciones diarias o la inversión necesaria en caso de expansión, ampliación o incluso crisis.

Dentro de los distintos tipos de financiación existentes para una empresa, autónomo o pyme, encontramos la financiación propia, también denominada autofinanciación o financiación interna de la empresa. En este artículo hablaremos sobre esta forma de financiación basada en los recursos propios de la empresa.

¿Qué es la autofinanciación?

La autofinanciación es la forma de financiar una empresa con los recursos financieros que esta genera. La forma más habitual es a través de los propios beneficios. A menudo también se denomina autofinanciación o financiación propia a los préstamos de capital efectuados por los socios de la empresa. Aunque es habitual no es del todo correcto ya que la autofinanciación de una empresa deriva de sus propios recursos. Y en el caso de los préstamos efectuados por los socios estaríamos ante una financiación propia pero no interna pues no es generada por la propia empresa.

Ventajas y desventajas de la financiación interna

Estas son algunas de las ventajas y desventajas que ofrece la financiación interna respecto a la financiación externa de la empresa.

Ventajas de la financiación interna

Entre las ventajas que aporta la autofinanciación respecto a la financiación externa, destaca que en el caso de la financiación propia no es necesaria la autorización de un tercero ajeno a la empresa. Así como, la preparación de la documentación y el inevitable transcurso de tiempo que supone conseguir la autorización de financiación en una entidad financiera.


Además el nulo o bajo coste es otra de las grandes ventajas que ofrece la financiación interna de las empresas. Pues la mayoría de operaciones de crédito con entidades privadas o públicas suponen un importante desembolso económico. Especialmente para pymes y autónomos.

Desventajas de la financiación interna

Entre las desventajas que tiene la financiación interna de una empresa destaca la limitación en la obtención de recursos económicos. Pues en este caso el importe de la financiación esta supeditado a los recursos existentes. Además puede suponer una perdida de oportunidades futuras. Al presentarse algún tipo de oportunidad más adelante que no puede ser aprovechada al no disponer de suficientes recursos.

Fuentes de financiación interna

Existen dos fuentes de financiación interna para las empresas, autónomos, emprendedores y pymes. Estas son la financiación propia para enriquecimiento o autofinanciación propiamente dicha. Y la financiación propia para mantenimiento.

Financiación interna de enriquecimiento

La autofinanciación de enriquecimiento se basa en reinvertir los recursos creados en la propia empresa. Para aumentar el valor de producción de la misma. Esta fuente de autofinanciación se origina en el cierre del ejercicio. Tras la obtención de beneficios que no se reparten entre los socios, sino que quedan retenidos dentro de la empresa para pasar a formar parte de las reservas.

Financiación interna de mantenimiento

La autofinanciación de mantenimiento hace referencia a los recursos creados en la propia empresa para mantener el valor de sus activos . Esta compuesta por las amortizaciones y provisiones que sirven para garantizar la continuidad del patrimonio de la empresa. Las amortizaciones a través de la depreciación de los bienes del inmovilizado. Las provisiones con una obligación de pago futuro que todavía no ha sido determinada.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No