David Mendez Ruiz
Deudas en la familia

Tener deudas es algo normal. Saldar todos nuestros gastos propiamente con nuestros ahorros es algo complicado y, por tanto, las familias tenemos que acudir a bancos, financieras u otras entidades que nos presten el dinero. El problema sucede cuando estas deudas suponen más que la posibilidad de absorción de las familias. Pero, ¿a qué se debe esto y por qué lo llamamos de esta forma? Resolveremos esta duda y daremos un repaso a las claves del endeudamiento familiar.

¿Qué es el sobreendeudamiento familiar?

Como su propio nombre indica, el sobreendeudamiento familiar hace referencia a aquellas deudas o dinero pendiente de una familia que supera su capacidad de ahorro y respuesta. Se trata de endeudamiento que la familia no es capaz de soportar, por lo que se pone encima de potencial como ahorrador.

Es una de las peores situaciones en las que puede estar una familia, ya que muchas veces tienen que acudir a créditos, préstamos u otros productos financieros para que puedan salvarse. Puede tener diferentes causas:

  • No tener en cuenta las adversidades en el futuro.
  • Mala planificación financiera.
  • Créditos o préstamos mal concedidos o solicitados.
  • Intereses personales diferentes en el ámbito familiar.
  • Otros.

La causa principal del sobreendeudamiento familiar es la mala gestión de la economía familiar de nuestro hogar. Todos estas causas pueden salvarse si sabemos prever qué pasará o cómo podemos gestionarlo, siempre y cuando sea viable lo que estamos planteando. Es por eso que se aconseja a las personas tener un plan de ahorro, ya que ayudará a las familias a solventar estos problemas antes de que se agraven. Para poder salvar nuestra economía es mejor que nos informemos de cómo hacerlo, tal y como comentaremos a continuación.

El sobreendeudamiento familiar en España

Además de todo lo comentado, España tiene un gran problema social: no sabemos ahorrar y, además, nos endeudamos mal. Esto quiere decir que los productos financieros que tenemos lo usamos mal o no tenemos una cultura económica que nos indiquen bien las buenas praxis. Es por ello que siempre recomendamos tener una buena educación financiera e informarse mucho sobre los aspectos que queramos tratar.

Una buena salud financiera en nuestro país pasa por la educación que recibimos, cosa que no podemos mejorar si no tenemos una cultura que nos apropie los instrumentos necesarios para ello. Mientras tanto, educación mínima financiera y aprender de expertos son aspectos a los que tenemos que aferrarnos.


Por otro lado y como consejo, es importante mencionar que cuando vayamos a endeudarnos como familia seamos consciente del ratio de endeudamiento. Indica cuánto tenemos de financiación ajena (hipotecas, créditos, dinero a deber, etc) frente al patrimonio o sobre la renta familiar. Esta última está basada en rendimientos de trabajo, siendo aconsejable que la suma de cuotas por intereses y amortización de capital no superen el 40% de las rentas.

En España tenemos el problema de pensar que la financiación puede salvarnos pagar en el presente ciertas cosas. Y la verdad es que no es mentira sino, todo lo contrario, verdad. No obstante, no debemos recordar que lo que no paguemos hoy vamos a tener que pagarlo en el futuro. Nada es gratis y, por tanto, no se nos puede olvidar que es dinero que vamos a tener que devolverlo con más dinero (intereses).

Algunos pagos que se nos pueden pasar por lo alto y que, sin embargo, hacen aumentar el volumen de nuestro endeudamiento son:

  • Préstamo para compra de vehículos.
  • Préstamos para hipotecas o alquileres.
  • Créditos para proyectos personales o emprendimiento.
  • Créditos para estudios universitarios.
  • Créditos familiares.
  • Gastos imprevistos.
  • Gastos hormiga.
  • Gastos para ocio.
  • Gastos fijos de luz, gas, Internet, etc.
  • Entre muchos otros.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No