Definición de Déficit

El significado de déficit es la situación que se produce cuando hay una escasez de algo necesario. En el ámbito económico, se entiende como déficit cuando los gastos son superiores a los ingresos, con la correspondiente escasez de dinero.

El concepto de déficit se vincula sobre todo al mundo comercial de los estados y empresas, pero hay muchas clases de déficit.

El déficit tiene lugar cuando el balance de una persona o entidad cuenta con saldo negativo. En ese caso, los ingresos que hay no son suficientes para soportar los gastos, es decir, la capacidad de recaudación de ingresos resulta inferior a las cargas que tiene.

Está asociado a la situación financiera y económica de una administración u organización durante un periodo de tiempo concreto, que por lo general suele ser un año, un trimestre o un mes.

Por lo general, suele utilizarse el término déficit con bastante frecuencia para referirnos a las cuentas de una administración o Estado. Este escenario de déficit resulta negativo al no poder cubrirse los gastos generados por el organismo público. En el caso de que un Gobierno no disponga de la suficiente capacidad para disminuir su deuda ya que no cuenta con las suficientes reservas para afrontar los pagos o no le prestan más dinero, sólo tiene la posibilidad de corregir el déficit por medio de endeudamiento con el banco central del país.

Tipos de déficit

El déficit se vincula al ámbito comercial de las administraciones y de las empresas, pero entre las principales clases de déficit están las siguientes:

  • Déficit fiscal: vinculado con la administración pública. Tiene lugar cuando un gobierno no tiene la suficiente capacidad de recaudar dinero para afrontar los gastos.
    • Déficit presupuestario: hace referencia al superávit tenido en cuenta al realizar los presupuestos anuales.
    • Déficit público: es el que se produce por todas las administraciones de un país.
    • Déficit primario: es el déficit pero sin tener en cuenta los costes de financiación de la administración.



  • Déficit exterior: hace referencia a la diferencia entre ingresos y gastos que presenta un estado con respecto al exterior.
    • Déficit de capital: cuando hay más inversiones en el extranjero con dinero del país, que inversión extranjera en el territorio nacional.
    • Déficit comercial: cuando el coste de las importaciones es mayor que el de las exportaciones.
    • Déficit financiero: cuando las personas de dentro de un país envían más dinero fuera del que reciben aquí.
  • Déficit estructural: es independiente del periodo económico y se deben intentar corregir.
    • Déficit discrecional: está condicionada por las políticas que realiza el Gobierno.
    • Déficit tendencial: se produce por estructuras normales como aumento de población o natalidad.
  • Déficit coyuntural o cíclico: una situación temporal originada por los periodos económicos.
  • Déficit privado: se trata cuando una familia o empresa no tiene capacidad para conseguir los suficientes ingresos para satisfacer sus gastos financieros.

El déficit es el término contrario a superávit, por lo que es posible que lo veas asociado en muchas ocasiones.