Mercado primario

La definición de mercado primario, también llamado mercado de emisión de activos financieros, son espacios físicos o virtuales donde tiene lugar la venta al público de activos o instrumentos financieros que acaban de ser emitidos recientemente y que se ofrecen por primera vez a los inversores. En un tipo de mercado de valores en el que se emiten los activos que después se negociarán en el mercado secundario.

Los activos financieros que se intercambian son de nueva creación, por lo que cada título puede ser negociado una única vez en el instante de la emisión. A partir de ahí, las siguientes negociaciones que tengan lugar desde la emisión tendrán lugar en el mercado secundario, que es el espacio en donde se negocian los títulos emitidos y en circulación.

¿Qué se vende en el mercado primario?

La venta en el mercado primario existe gracias a que hay unos demandantes de financiación, que son emisores de los títulos y que buscan conseguir capital. Para obtenerlo suelen recurrir a la emisión de valores, que pueden ser de capital (renta variable) o de deuda (renta fija).

En el caso de los activos de renta variable, se pueden abonar en el futuro unos dividendos a los propietarios de las acciones, sufriendo alteraciones a lo largo del tiempo. Por lo tanto se puede hablar de una retribución variable y dependiente de los resultados que consiga la empresa.

Cuando se trate de títulos de renta fija, que pueden ser emitidos tanto por entidades privadas como públicas, se recurre al capital ajeno con el compromiso de devolución en un plazo concreto por parte del emisor, además de retribuirlo con el pago de unos cupones periódicamente.




El éxito del mercado primario estará condicionado de manera directa por lo líquidos que puedan llegar a ser en el futuro los títulos emitidos, que se verá influenciado por el funcionamiento del mercado secundario. En el caso de no encontrarse muy desarrollado este último y no facilitar la negociación de los valores en circulación, será una muestra de que los inversores no tienen interés en operar tampoco en el mercado primario.

Hay que decir que en el mercado primario, a diferencia del secundario, no se ejecutan transacciones de manera constante. Los títulos financieros se emiten en el primario para, a continuación, negociarse en el secundario. En el primero se negocia una única vez, entre el emisor y el primer comprador. En el caso de que el primer comprador tenga intención de vender títulos a un tercero, en ese caso tendrá que recurrir al mercado secundario, donde se comercializan los títulos ya emitidos.

Cómo acceder al mercado primario

Hay dos maneras de acceder al mercado primario: de forma directa o indirecta.

  • Directa: en la venta directa los inversores tienen la oportunidad de hacerse con los títulos sin que sea precisa la participación de intermediarios o entidades. Las emisiones de valores en el mercado primarios pueden ser restringida a un grupo determinado de inversores o con una oferta pública de valores orientada a todo el público. En este mercado se colocan productos de capital riesgo, renta variable, renta fija, emisiones de deuda corporativa, etc. Este sistema de colocación resulta más rentable.
  • Indirecta: este método de colocación, ya sea de títulos de renta fija o variable, dependerá de entidades bancarias o sociedades de valores, que tienen la misión de colocarse entre los clientes. Gran parte de las entidades colocadoras cuentan con un importante prestigio y una amplia red de cliente, por lo que cuando estos últimos participan en la emisión resulta más sencillo que el resto de inversores apuestan por invertir en ella.

El éxito del mercado primario se centra sobre todo en la liquidez de los títulos que se sacan al mercado, ya que conseguirá que sea muy reducida la diferencia de precios entre la compra y la venta. Además la profundidad del mercado resultará favorable para la inversión ante el elevado nivel de capitalización.