Ivan García
Cuánto cuesta una transferencia

Las transferencias bancarias son una de las operaciones más utilizadas por los clientes de las entidades bancarias, ya sea para el envío de dinero de una cuanta a otra o para efectuar un pago. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones acarrea un gasto debido al cobro de comisiones por parte de los bancos.

En algunos casos, en función de la entidad elegida, pueden llegar a cobrar el 0,35% con mínimos de 3 euros o incluso de 8 euros. No hay que olvidar que los bancos reciben una importante inyección económica procedente de este tipo de operaciones. En el primer trimestre de 2017 las seis principales entidades financieras percibieron un 13,6% más en comisiones respecto al mismo periodo del año anterior, ocupando las transferencias un lugar importante dentro de las operaciones bancarias.

Así lo demuestra que en 2016 se realizarán más de 500 millones de transferencias SEPA (Zona Única de Pagos en Euros)

¿Quién paga las transferencias bancarias?

En ocasiones, existen dudas en torno a quién debe asumir el gasto de las transferencias, si el ordenante de la operación, el beneficiario que recibirá el importe o ambos deben compartir los gastos y comisiones.

Por lo general, lo más habitual es que el ordenante de la transferencia asumiese todos los costes de la comisión, pero una Directiva europea provocó una modificación. Fue por medio de la entrada en vigor de la Ley 16/2009 de servicios de pago que trasponía esta directiva al ordenamiento jurídico español, en donde se recoge que las comisiones y gastos se compartan cuando sean transferencias en euros o en alguna moneda de la Unión Europea. Esto es, que tanto el emisor de la transferencia como el receptor la abonen en su respectiva entidad.

¿Cuánto vale una transferencia bancaria?

Hay varios aspectos que influyen en el precio de las transferencias. Entre ellos se encuentran la entidad financiera, el tipo de cuenta, el grado de vinculación con el banco, de si se trata de una transacción a nivel nacional o una transferencia internacional, si se hace con cargo a cuenta o se hace en caja, si la transferencia será a otra cuenta de la misma entidad, etc.


En la medida de lo posible, para evitar este tipo de gastos innecesarios, lo aconsejable es contar con una cuenta libre de comisiones o que por la contratación de algún producto financiero o la domiciliación de la nómina te faciliten una reducción de estas comisiones.

Una transferencia ordinaria puede tener un coste cero, pero en la mayoría de las ocasiones, los bancos cobran una comisión, que llega a ir desde el 0,35% de la cantidad transferida, con mínimos de 3 euros hasta los 8. El precio sufrirá un incremento cuando se trate de transferencias urgentes, en donde la cantidad mínima de comisión puede alcanzar hasta el 0,50%, con un mínimo de cobro de 25 euros.

¿Es posible hacer transferencias gratis?

Para evitar este coste innecesario, si eres un cliente que efectúa muchas transferencias, lo más conveniente sería tener una cuenta bancaria que tuviese esta gestión exenta de comisiones. Para ello, una buena opción suele ser la banca eléctronica par operar por vía online.

Al tramitar la transferencia por Internet te ahorrarás los desplazamientos hasta la sucursal bancaria, además de la cuantía fijada en concepto de comisión por el banco por la transferencia.

Los bancos también suelen retirar las comisiones por este tipo de transacciones a los que consideran buenos clientes y disponen de varios productos contratados.

Antes de efectuar cualquier transferencia debes saber que las entidades financieras disponen de total libertad para fijar las comisiones, excepto cuando haya limitaciones por ley. Además, es obligatorio publicar las distintas comisiones que aplican a los servicios en oficinas, páginas web y web del Banco de España.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No