Ivan García
Transferencia internacional

El movimiento de dinero entre países se ha convertido en algo muy común. A través de una transferencia bancaria es posible derivar capital a cualquier parte del mundo. Este proceso se ha facilitado aun más gracias a la implantación de la Zona Única de Pagos en Euros, lo que se conoce como SEPA.

El SEPA permite las transferencias entre países de la zona euro, además de Noruega, Suiza, Mónaco, Liechtenstein e Islandia, como si se tratase de una transferencia a una entidad nacional.

¿Cómo hacer una transferencia internacional?

El procedimiento para realizar una transferencia internacional SEPA es exactamente igual al de una operación entre bancos de un mismo país, salvo por la necesidad de incluir una serie de documentos determinados.

La implementación de la Zona SEPA ha simplificado el proceso entre los estados europeos, y todo ello gracias sobre todo a la incorporación de dos nuevos códigos que se ocupan de identificar la cuenta y el banco. Se tratan del IBAN y del BIC.

  • Código IBAN: se trata del mismo número de cuenta que teníamos hasta la fecha, pero incorporando cuatro caracteres para identificar el país de origen de la cuenta.
  • Código BIC o SWIFT: esta numeración se usa para identificar a la entidad bancaria, tanto la que emite como la que recibe la transferencia. Se compone por ocho caracteres que incluyen información del nombre del banco, la localidad y el país.

En cuanto al coste de las transferencias internacionales, en el caso de las operaciones a países de la zona SEPA, en principio se aplicarían las mismas tarifas que en cualquier envío de dinero nacional. Aunque no todas las entidades lo permitan, sólo debes buscar una cuenta y un banco que faciliten las transferencias nacionales y a la zona SEPA sin ningún coste.

Para hacer una transferencia bancaria internacional es necesario aportar los siguientes datos:



  • Códigos IBAN y BIC del beneficiario, de la persona a la que se le envía la transferencia.
  • Código BIC del banco que recibirá el dinero, así como el nombre y dirección postal de la entidad.
  • Nombre y dirección postal del receptor.

¿Cuánto tardan en llegar las transferencias internacionales?

El adeudo en la cuenta de la persona que realiza la transferencia es inmediato, pero el ingreso en la cuenta del beneficiario tardará unos días. Si en las transferencias nacionales el ingreso puede alargarse entre uno y dos días hábiles, en las internacionales el plazo será algo mayor, sobre todo si la cuenta de origen o de destino no está incluida en la zona SEPA.

El periodo que tarda en entregarse una transferencia también dependerá de la situación que atraviese el país, si sufre una inestabilidad financiera o pasa por dificultades. En ese caso, tanto los gastos como los plazos pueden verse comprometidos por motivos ajenos a la entidad ordenante.

Por lo general, el tiempo estimado que transcurre desde que se emite la transferencia internacional hasta que la recibe el destinatario puede ser de entre dos y cinco días hábiles. Puede reducirse a las 48 horas, aunque siempre puede existir un retraso en función de una serie de factores:

  • La ubicación de la entidad bancaria receptora: en el caso de encontrarse fuera de la zona SEPA la transferencia tardará más.
  • Si se tramita después de la hora de corte del banco pasará a emitirse el día siguiente, por lo que implicará un día más en el envío. Un ejemplo es si la entidad establece las 17 horas como hora límite y la operación se efectúa a las 19 horas.
  • Si los bancos que intervienen en la transferencia trabajan entre sí o requieren la participación de una tercera entidad para ejercer de intermediario.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No