Tania Díaz
Beneficios de la banca privada

La banca privada se encarga de clientes con un elevado patrimonio y un capital que por norma general, supera los trescientos mil euros. Aunque algunas entidades de este tipo llegan a exigir un mínimo de un millón de euros para poder acceder a sus servicios financieros.

La banca privada es especialista en realizar operaciones de inversión. Si quieres saber más sobre la banca privada, te contamos a continuación todas las ventajas e inconvenientes que tienen este tipo de entidades financieras.

Beneficios de la banca privada

Entre los beneficios que tiene la banca privada para sus usuarios, destacan un asesoramiento más personalizado y una mayor profesionalidad en lo relativo a productos de inversión.

Asesoramiento más personalizado

La banca privada no es accesible para la gran mayoría de la población. Sus servicios se dirigen a unas pocas personas que cuentan con un patrimonio elevado. Por ese motivo, ofrecen a sus clientes un asesoramiento mucho más personalizado. Dado que, además, no atienden a muchísimas personas al cabo del día, algo que si ocurre en la banca tradicional.

Ele asesoramiento va más allá de lo financiero y relativo a productos de inversión, ya que la banca privada también ofrecen a sus clientes asesoramiento fiscal, con el fin de reducir el pago de impuestos en la medida de lo posible. Además su personal está más cualificado en este sentido que el de la banca tradicional.

Especialistas en inversión

La banca privada ofrece a sus clientes productos de inversión propios y de empresas y gestoras ajenas a la propia entidad financiera. Por ese motivo resultan mucho más competitivos en lo que a productos de inversión se refiere.




Es habitual que las entidades de banca tradicional también ofrezcan a sus clientes algún producto de inversión. Sin embargo, estos productos son creados por el propio banco o caja y resultan escasamente competitivos respecto a la cartera de productos y servicios que ofrece la banca privada que, además de ser mucho más amplia, no está condicionada por el hecho de obtener una mayor comisión al tratarse de un producto propio.

Problemas de la banca privada

Entre los principales problemas que tiene la banca privada destaca que solo es accesible a unas pocas personas, que sus comisiones son bastante elevadas y que, además, cuentan con una escasa red de oficinas.

Solo para grandes capitales o patrimonios

Tal y como ya hemos indicado, el principal problema que presenta la banca privada es que solo es accesible para unos pocos. Si no se dispone del capital mínimo que requiere la banca privada para acceder a sus servicios, hay que recurrir  a la banca comercial, en la que existe un menor catálogo de productos de inversión y estos, además, resultan menos competitivos respecto a los ofertados por la banca privada. Descubre cuáles son los requisitos para acceder a la banca privada que debes cumplir.

Red de oficinas muy escasa

A diferencia de lo que ocurre con la banca tradicional cuya presencia se extiende a cada ciudad de nuestro país, la banca privada apenas cuenta con oficinas. Su presencia física se suele reducir a unas cuantas oficinas en las principales capitales de provincia. Esto hace que sea más difícil poder conocer toda la oferta existente o al menos acceder a ella. Es probable que a no ser que nos encontremos en Madrid o Barcelona no encontraremos representación en nuestra ciudad de gran parte de las entidades dedicadas a la banca privada.

Elevadas comisiones

Otro de los principales inconvenientes que tiene la banca privada es el coste de sus servicios. El asesoramiento personalizado y la exclusividad que ofrece la banca privada a sus clientes también se paga. En este caso a través de unas comisiones por intermediación y servicio que habitualmente rondan el 1%.

 

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de la banca privada, debes valorar si es un servicio que se adecua a tus necesidades o características financieras. Sin duda, el trato es muy notable, pero debes cumplir con unos requisitos exigentes.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No