Crowdfunding inmobiliario

La hipoteca inmobiliaria sigue siendo asignatura pendiente para algunas personas. La posibilidad de nuevas formas de financiar dicha cláusula es bienvenida, sobre todo, por aquellos que se les hace cuesta arriba el hecho de tener que involucrarse en el pago de una hipoteca de un inmueble.

El crowdfunding inmobiliario se trata de una nueva forma de financiar un bien inmueble para poder ser adquirido (mediante compra) o alquilado.

¿Qué es el crowdfunding inmobiliario?

El crowdfunding en sí se está convirtiendo en una nueva ventana para aquellos emprendedores que necesiten financiación empresarial pero no saben cómo conseguirla. La empresa que necesita ser financiada publica un anuncio, explicando en qué consiste el proyecto y cuánto dinero necesita. Además, deberá de incluir las ventajas o beneficios que obtendrá por invertir en ella. Si el proyecto se lleva hacia adelante y se obtienen beneficios, éstos se repartirán entre aquellos que hayan ayudado en la financiación inicial del proyecto.

El crowdfunding inmobiliario sigue esta temática, con la salvedad de que el dinero recolectado va dirigida hacia la construcción de un bien inmueble. Normalmente, las empresas que lo contratan suelen ser nuevas en el mercado. Suelen tener un buen proyecto, pero por falta de recursos económicos piden recaudar fondos mediante este tipo de plataformas.

Normalmente, cuando se va a crear un proyecto de ésta índole, algunas plataformas crean una Sociedad Limitada (S.L.) para poder gestionar de forma más legal y centralizada el dinero adquirido.

Una vez realizado el proyecto, dicha sociedad se elimina para evitar tener que pagar los gastos de gestión que se generan. Por otro lado, los beneficios que se vayan obteniendo se reparten entre los accionistas (o inversores) dependiendo de la cantidad o porcentaje que hayan invertido inicialmente.

Como vemos, este tipo de inversiones suelen ser buenas en el caso de que el proyecto esté bien orientado, sea eficiente y cumpla los objetivos que se hayan planteado. Por ello, es importante que la plataforma que vayas a respaldarles sean conscientes de ello y deberán evaluar su validez y efectividad económica y por objetivos que se hayan planteado.

Ventajas del crowdfunding inmobiliario

Entre los beneficios del crowdunfig inmobiliario podemos encontrar:


  • Se puede invertir con una cantidad pequeña. Lo que quiere decir que podemos entrar a participar en proyectos muy buenos sin necesidad de que invirtamos mucho para ello.
  • Normalmente los beneficios se obtienen a corto plazo. Aunque esto puede variar dependiendo del producto que se trate, las retribuciones se suelen obtener en los primeros meses tras la finalización de la adquisición del dinero oportuno para empezar el proyecto.
  • Algunas plataformas de crowdfunding te lo ponen muy fácil para poder invertir. Tan solo con darte de alta y seleccionar el proyecto que quieras ya puedes estar invirtiendo algo de dinero. En otros productos financieros tendrás que entregar documentación para ello.
  • Existen proyectos en multitud de subsectores inmobiliarios. Podrás escoger aquel que más a gusto te sientas o más te guste conforme a tus competencias o creencias.
  • El crowdfunding inmobiliario es otro producto en el que invertir para poder diversificar la oferta de productos financieros en los que invertimos.

Desventajas del crowdfunding inmobiliario

Sin embargo, no todo son ventajas, por lo que también debemos tener en cuenta algunos riesgos de este modelo de financiación:

  • Muchas veces no obtenemos la rentabilidad deseada o que se nos juró. Esto sucede porque es un producto inmobiliario y, como sabemos, en este sector todo es cambiante. Por lo tanto, los beneficios que nos ofrece el crowdfunding inmobiliario muchas veces no son del todo fiables.
  • La desinformación es habitual en alguno de estos productos. No sabemos exactamente en qué se va a invertir, qué cantidad exacta, cómo la recuperaremos y demás. Estar bien informados tiene que ser una obligación.
  • Existe una cantidad mínima en algunos proyectos para poder invertir. También existe una cantidad máxima establecida por ley, que no puede superar los 5 millones de euros.
  • Formación mínima de finanzas es esencial para poder invertir con seguridad en este tipo de productos. Al menos, para asegurarnos qué se hará con nuestro dinero.

Gracias al crowdfunding inmobiliario podemos invertir en este sector sin necesidad de meternos en hipotecas que suponen un riesgo para nuestra economía. Por ello, esta modalidad se está abriendo un hueco importante en las personas con menos recursos que buscan inversiones interesantes.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No