Imagen: Minerva Studio || Shutterstock

Las pensiones no contributivas atienden las necesidades económicas de aquellas personas que o bien no han cotizado a la seguridad social nunca, o no lo han hecho durante el tiempo suficiente para acceder a una pensión de las consideradas como contributivas.

Dentro de las pensiones no contributivas encontramos las pensiones por invalidez. Este tipo de pensiones se destinan a cubrir las necesidades económicas de personas con discapacidad. Si quieres saber más sobre este tipo de pensión no contributiva, te contamos aquí a quien va dirigida y cuáles son los requisitos para solicitar una pensión no contributiva por discapacidad.

¿Qué es la pensión no contributiva por discapacidad o invalidez?

La pensión no contributiva por invalidez esta dirigida a personas con una discapacidad igual o superior al 65%, con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años. Esta pensión además de proporcionar unos ingresos mínimos garantiza el acceso de forma gratuita al sistema médico. Así como, a la asistencia farmacéutica necesaria.

Los beneficiarios de la pensión no contributiva por discapacidad pueden compatibilizar el cobro de la prestación con alguna actividad laboral. Siempre y cuando no se desarrolle esta actividad durante más de cuatro años y teniendo en cuenta los límites económicos de ingresos que exige la propia prestación.

Para acceder al cobro de una pensión no contributiva por invalidez se deben cumplir una serie de requisitos. Además, se debe contar una discapacidad igual o superior al 65% previamente acreditada.

Condiciones para solicitar la pensión no contributiva por discapacidad

Estos son los principales requisitos para poder acceder una pensión no contributiva por discapacidad o invalidez.

Requisitos económicos

Para poder acceder a la pensión no contributiva por discapacidad el interesado tendrá que acreditar la carencia de rentas. Se considera carencia de rentas los ingresos por debajo de los límites establecidos anualmente.


Además para realizar el cálculo de los ingresos hay que tener en cuenta la existencia de más miembros en lo que se considera unidad económica de convivencia. En este caso los límites de ingresos se verán incrementados para cada miembro, de acuerdo a los valores publicados anualmente.

Requisitos físicos

Además de cumplir con el requisito de carencia de ingresos, el interesado debe acreditar un mínimo de un 65% de discapacidad. Contar con una edad comprendida entre los 18 y los 65 años.

Así como, residir en el territorio español durante un mínimo de cinco años. Siendo dos de esos años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la prestación.

Incompatibilidades de la pensión no contributiva por invalidez

Los ingresos generados por la pensión no contributiva por invalidez son incompatibles con otro tipo de pensiones no contributivas, como la pensión de jubilación o las pensiones asistenciales o los subsidios de garantía.

Aunque no es incompatible con los ingresos generados por el desarrollo de una actividad laboral, que sea consecuente con el estado de discapacidad.

Cuantía de la pensión no contributiva por invalidez

La cuantía de la pensión no contributiva por discapacidad viene determinada por el número de beneficiarios que integran la unida económica de convivencia y por los ingresos de estos beneficiarios. En base a todo esto la cuantía de la prestación no puede ser inferior al 25% del importe íntegro de la misma.

Además, la pensión no contributiva por discapacidad cuenta con un complemento extra por necesidad para aquellos casos en los que existe una discapacidad igual o superior al 75%,  en los que, además, se acredite la necesidad de contar con otra persona para realizar los actos básicos de la vida.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No