Paula García
Tipa para ahorrar energía en una empresa

No importa el tamaño de una empresa, reducir el gasto energético es un aspecto muy importante. De este modo, un consumo más eficiente reducirá los gastos de la compañía y al mismo tiempo protegerá el medio ambiente.

Algunos sencillos gestos como no dejar las luces encendidas, apagar o suspender los equipos cuando no se están usando o tener una buena climatización ayudarán a obtener un ahorro de energía en el centro de trabajo. Con el objetivo de que sepas optimizar este consumo, te mostramos los elementos principales que debes tener en cuenta.

Cómo reducir el consumo de energía en tu empresa

Estos son algunos sencillos pasos que puedes empezar a aplicar en tu empresa:

1- Apagar las luces y los equipos

Como ocurre en casa, muchas veces nos dejamos las luces encendidas o los equipos no están suspendidos o apagados cuando no se están usando. Esto afecta a la factura de la luz, conllevando un gasto más elevado.

2- Utiliza la luz natural

No tiene sentido encender las luces cuando es de día y podemos aprovechar la luz natural. A su vez, aportará un buen ambiente y fomentará el bienestar de los trabajadores.

3- Recurre a bombillas LED

Una de las opciones más recomendables para iluminar la oficina son las luces LED. Entre sus ventajas, destacan que tienen un bajo consumo, emiten poco calor y tienen una mayor duración que las bombillas tradicionales. Además, son la alternativa ideal para reducir la emisión de CO2 y proteger el medio ambiente.

4- Usa materiales aislantes para mantener la temperatura




Algunas puertas y ventanas, sobre todo si son antiguas, dejan entrar una ligera brisa de aire aún cuando están cerradas. Por tanto, usar materiales de construcción aislantes pueden mantener la temperatura en el edificio y así reducir el calor y el frío.

5- Climatiza el lugar de trabajo de forma adecuada

Por un lado, si vas a comprar un aire acondicionado, es importante conocer su certificado energético para saber cuál es su nivel de consumo. Posteriormente, en el momento de usarlo, enciéndelo una sola vez y establece una temperatura adecuada para mantenerlo a lo largo del día.

Una buena recomendación es apagarlo una o dos horas antes de terminar la jornada laboral, ya que se habrá climatizado la oficina tras su uso durante todo el día.

Por otro lado, puedes usar un termostato para evitar un uso excesivo del aire acondicionado. Es una herramienta muy útil que se encarga de apagar y encender el aparato cuando haya alcanzado la temperatura adecuada. De esta forma, se reducirá el gasto mensual en la climatización.

6- Conocer el consumo de energía con una auditoría

Otro aspecto que puede ser muy interesante es saber el consumo de energía que se realiza en el trabajo. Realizar una auditoría energética permitirá conocer el consumo real de energía. De esta forma, se pueden encontrar las soluciones de eficiencia energética adaptadas a tu compañía para garantizar un uso correcto de luz.

A largo plazo, se obtendrán muchos beneficios: optimización del consumo, mayor eficiencia energética y menor gasto para la empresa.

Estos sencillos pasos fomentarán el ahorro de energía en el lugar de trabajo. Para ello, también es esencial concienciar a todos los trabajadores para contribuir a una cultura energética más eficiente. ¿Te unes a cuidar el medio ambiente y reducir el consumo energético?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No