Depositos bancarios

En el mundo financiero, existen multitud de conceptos que queramos o no aparecen día a día en la vida de una persona normal. A veces ignoramos que existen, y otras veces están presentes pero no prestamos importancia.

Dentro de los depósitos bancarios, en este artículo vamos a hablar de los depósitos de ahorro y de sus características más relevantes para poder apoyarse en su definición.

Definición de depósito de ahorro

Como su propio nombre indica, el depósito de ahorro es una deposición que realiza el cliente o usuario de algún ingreso, depósito o ahorro que tenga para evitar que sea usado y se conserve dentro de la institución.

El cliente tiene la entera libertad de disponer del dinero cuando lo precise, sin coste alguno pues es suyo. Salvo excepciones, solo se aplicará algunos intereses de retiro de dinero cuando la cantidad a retirar es muy grande o se realice desde otra entidad diferente.

Del mismo modo, podemos obtener ingresos de los intereses que proporciona tener el dinero almacenado en sus entidades, lo que puede resultar beneficioso para el usuario que almacena cierta cantidad en dicha sucursal.

De este modo, si queremos generar cierta rentabilidad con nuestros ingresos los depósitos de ahorro puede ser una buena opción. Además de almacenar el dinero, tendremos la posibilidad de ganar beneficio sin demasiado esfuerzo ni riesgo, algo que es bastante imprescindible hoy en día. Gracias a este tipo de depósitos podremos hacerlo.


Pero antes, es importante conocer algunas de sus características para que, como usuario, puedas compararlo con otros depósitos o productos financieros. Una vez comparados, puedas elegir el que más te convenga. Para ello, te vamos a contar alguna de sus características.

Características de los depósitos de ahorro

Entre las principales características de los depósitos de ahorro, destacamos las siguientes:

  • El plazo en las cuentas de ahorro no existe. Es decir, hay una duración indefinida en cuanto al tiempo que debemos de tenerlo abierto. Cuando nos cansemos de tenerlo, podemos cancelarlo sin problemas y sin que el banco nos penalice por ello. Esto es realmente ventajoso si queremos ganar rentabilidad sin necesidad de que corra en riesgo nuestro capital invertido.
  • Una característica importante de los depósitos de ahorro es a su vez una de sus principales ventajas: la disponibilidad del dinero es casi total, sin tener por qué existir una penalización por ello. Podemos retirar el dinero que queramos sin tener que incurrir al pago de una compensación por la cancelación. De este modo, los intereses que hayamos ganado no se verán implicados a la hora de retirar la cantidad que hayamos deseado.
  • De igual modo que se puede retirar dinero sin problemas, en los depósitos de ahorro se puede ingresar dinero cuando sea oportuno en cualquier momento, mientras tengamos abierto el depósito. Obviamente, obtendremos intereses asociados a dicha cantidad nueva ingresada. Tendremos que ver qué cantidades recibiremos y cómo en el contrato firmado a la hora de formalizar el depósito para evitar problemas o imprevistos.
  • Normalmente, la rentabilidad que se obtienen en estos depósitos es mayor que la que se pueden obtener en otros. También cabe destacar que el riesgo que se sufre en estos depósitos es menor, ya que no se pone en juego nuestro dinero y porque no recibimos penalizaciones por retirar o ingresar dinero al mismo. Lo cual es una clara ventaja.
  • En cuanto al abono de los intereses que se generan durante la utilización del depósito, podemos encontrar varias opciones. Existen algunos depósitos que los realizan de forma anual, otros trimestral o incluso al vencimiento del mismo. Todo depende de la entidad que elijamos y del contrato que hayamos firmado (donde se puede visualizar cómo será abonado dichos intereses).
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No