Juanma Caurin
Periodo de carencia de créditos

En ocasiones, necesitamos solicitar un préstamo, pero por la situación actual en la que nos encontramos no podremos devolverle inmediatamente. Por ello, para algunas personas y empresas es muy útil obtener un dinero que les permite salvar alguna situación concreta y empezar a devolverlo más tarde, cuando su situación económica haya cambiado y ya puedan hacer frente a la devolución. Para estos problemas y situaciones, se utiliza el periodo de carencia en los productos financieros de los créditos y préstamos.

¿En qué consiste el periodo de carencia?

El periodo de carencia es el tiempo que transcurre desde que una persona recibe un préstamos hasta que empieza a devolverlo. Esto permite a las personas solicitar préstamos que les aporten una cantidad de dinero que les permita cambiar su situación económica actual y devolverlo cuando se hayan cumplido las previsiones que se tenían.

Es decir que yo puedo solicitar un préstamo de 20.000€ para montar una empresa con un periodo de carencia de 3 años, que es el tiempo que calculo que empezaré a obtener beneficios y podré devolver el préstamo. También se puede dar el caso de una persona que pide un préstamo para estudiar en la universidad con un periodo de carencia de 5 años, hasta que acabe sus estudios y puede trabajar para devolverlo.

Actualmente, cualquier crédito puede incluir periodos de carencia para devolución. Sin embargo, este cláusula suele dirigirse a personas que no poseen ingresos regulares en el momento en que surge la necesidad de financiación.

Tipos de periodos de carencia

Los periodos de carencia se puen solicitar al inicio del préstamos o en algún momento en que no podamos pagar las cuotas periódicas. Además, según la cantidad de dinero que dejemos de pagar encontramos diferentes clases de periodos de carencia.



  • Carencia total: si un préstamos posee un periodo de carencia total, nos permite no tener que pagar nada durante el el tiempo por el que se ha determinado.
  • Carencia parcial: también denominada carencia de capital. Esto permite que durante el periodo de carencia, solo tenga que devolver los intereses del préstamos o crédito.

El coste de la carencia en los créditos y préstamos

Los periodos de carencia pueden ser muy útiles si creemos que podemos mejorar nuestro contexto económico en los próximos años, ya que este dinero nos permitirá desarrollar nuestra actividad y podremos empezar a devolverlo cuando hayamos conseguido aumentar beneficios. Sin embargo, esto tiene un precio.

Si las entidades financieras aplicaciones una serie de comisiones en los créditos y los préstamos, con los periodos de carencia no podría ser diferente. Es por esto, que la carencia de los créditos es muy útil, pero es bastante cara.

Esto se debe a que, durante los periodos de carencia no se está amortizando nada del préstamo y los intereses se siguen devengando mientras el capital siga siendo el mismo, por lo que puede provocar que su devolución se extienda en el tiempo de forma considerable.
¿Es posible conseguir préstamos sin intereses?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No