Juanma Caurin
Consumo colaborativo

Las nuevas tecnologías han provocado un sinfín de cambios que llegan a todos los lugares de la sociedad. Uno de ellos es la economía, pero sobre todo en la forma de consumir. Los medios digitales han hecho mucho más fácil y rápida la forma de consumir o adquirir productos y servicios. Todo lo podemos tener al instante con tan solo un click. Pero también ha servido para facilitar la comunicación entre las personas y favorecer las relaciones entre ellas sin importar dónde estén. La suma de estos puntos ha desarollado un nuevo paradigma denominado economía colaborativa, en la que las personas comparten bienes y servicios a través de medios digitales.

¿En qué consiste el consumo colaborativo?

El consumo colaborativo, o economía colaborativa, se puede entender como la forma tradicional de compartir, alquilar, o regalar cualquier bien o servicio a través de la tecnología. Se considera consumo colaborativo al intercambio de bienes o servicios a través de medios digitales que conectan a las diferentes personas. De esta forma, las personas se conectan entre sí para optimizar los recursos y fomentar un desarrollo sostenible que tenga en cuenta el medio ambiente.

El consumo colaborativo está considerado como una de las claves que van a cambiar el mundo en los próximos años. En la actualidad los ciudadanos se relacionan para establecer un consumo compartido que permita abaratar costes y que esté al alcance de todos. Pero no solo eso, existen diferentes tipos de economía colaborativa, que utilizan este concepto para conseguir financiación, educación u obtener productos que anteriormente no podían alcanzar.

Ejemplos de consumo colaborativo

Actualmente existen una gran cantidad de proyectos de consumo colaborativo que han tenido gran éxito y aceptación en nuestra sociedad. Sin embargo, cada día surgen nuevos medios más especializados y con características diferentes que conectan personas con este nueva mentalidad de consumo. Para que entiendas perfectamente de qué va la economía colaborativa te mostramos algunos ejemplos de economía colaborativa y para qué sirven:

  • Blablacar: conecta conductores y viajeros para compartir las plazas del vehículo en los viajes y compartir gastos.


  • Airbnb: enlaza a a dueños de hogar y huéspedes para el alquiler de habitaciones de una casa.
  • Socialcar: permite el alquiler de coche entre particulares. Le puedes dar utilidad a tu coche y el inquilino puede encontrar precios más bajos.
  • Diacamma: se utiliza entre diferentes personas que quieran compartir un taxi para que salga más barato.
  • ParkingHood: alquiler de parking entre particulares.
  • Yescapa: alquiler de caravanas a particulares.
  • TrenHub: se utiliza para la reventa de billetes de AVE,y para compartir mesa, con el objetivo de utilizar los billetes más baratos.
  • Compartetren: también conecta viajeros que quieran compartir mesa de tren AVE.

Ventajas e inconvenientes de la economía colaborativa

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No