La prima de riesgo, también conocida como riesgo país, es el sobreprecio que los inversores exigen por comprar deuda de un país frente a la alemana, que es la que se utiliza como base o referencia porque se considera como la más segura.

Dicho de otra forma, la prima de riesgo es el sobrecoste que exigen los inversores por comprar los bonos españoles en vez de los alemanes, sobre los que no existe duda en cuanto a su reembolso. Esto supone un mayor beneficio para el inversor, por asumir ese riesgo y a España, un coste más elevado para obtener financiación.

En un contexto de crisis como el actual el incremento de la prima de riesgo supone un verdadero lastre para la recuperación económica de un país.

¿Cómo se calcula la prima de riesgo?

Una vez emitidos los bonos de un país se intercambian en los mercados secundarios y su tipo de interés se fija en función de la demanda. Y es aquí donde se calcula la prima a partir de la diferencia entre los bonos a 10 años de un determinado país de la Unión Europea frente a los emitidos por Alemania.




El mercado secundario es mucho más sensible a las circunstancias concretas que afectan a cada estado y, por tanto, tiene mayor repercusión la percepción de los inversores al respecto pero, aunque el mercado primario y el secundario son mercados diferenciados se retroalimentan y la subida de la prima de riesgo también acaba afectado a las subastas que realiza el Tesoro.

Saber más sobre la clasificación de los mercados financieros.

¿Cómo afecta a la economía de un país una subida de la prima de riesgo?

Para entendernos mejor recurriremos a un ejemplo práctico: si la deuda que emite Alemania a 10 años para financiarse se paga en las subastas del Estado a 2,4 euros por cada 100, a España se le exigen unos 6 euros, esto multiplicado por los miles de millones de deuda que emite cada año un país supone un sobrecoste con importantes repercusiones para las arcas del Tesoro.

¿Qué efecto tiene la prima de riesgo sobre los tipos de interés?

La banca acude al mercado interbancario para financiarse, aquí es donde las entidades se prestan dinero entre sí y pagan más o menos en función del nivel de la prima de riesgo. Por tanto, si la prima está en niveles altos a los bancos les costará más dinero captar fondos y este incremento lo trasladan a los tipos de interés que les cobran a sus clientes que quieren obtener un préstamo o ya tienen uno contratado con un tipo de interés variable, es decir que se revisa cada cierto tiempo y se les aplica el tipo vigente en ese momento.

Si los usuarios han de pagar más intereses por sus créditos ven reducida su capacidad económica, gastan menos y con ello también se frena la recuperación económica, el PIB se estanca i no se genera empleo.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No