Definición de OKR (Objectives and Key Results)

David Méndez

Las siglas OKR hacen referencia a Objectives and Key Results (Objetivos y Resultados Clave) y se puede indicar que es una metodología de trabajo interno en la que se fijan objetivos y resultados clave. A través de ésto, los empleados se pueden organizar el trabajo que una empresa puede llegar a tener, llegándose a definir grupos de trabajo y realizar un seguimiento del proceso por cada actividad y empleado.

El principal objetivo de los OKR es el alineamiento del trabajo en la organización y conseguir los objetivos que se han establecido (que concuerdan con los empresariales).

Entre las principales ventajas que supone instalar un sistema OKR en la empresa, encontramos:

  • Compromiso en la empresa
  • Indicadores que nos permitan medir el progreso
  • Informar de aquellos aspectos importantes
  • Comunicación precisa y alineamiento del equipo

El método OKR en una empresa

Si se quiere instaurar el método OKR en una empresa, debemos tener en cuenta que depende de dos elementos: los objetivos y los resultados clave.




Las dos preguntas que se suelen hacer las grandes empresas para establecer ambos son:

  • "¿Hacia dónde tenemos que ir?". Que la contestaremos marcando objetivos.
  • "¿Cómo vamos a saber que hemos llegado?". Que la contestaremos alcanzando resultados clave.

Objetivos

Primero, deberemos marcar los objetivos para tener un claro camino al que dirigirnos. Objetivos ambiciosos y aspiracionales están bien, aunque no excederse por carga de trabajo.

Resultados clave

Segundo, deberemos definir unos resultados por cada objetivo (entre 3 y 5). Los resultados deben hacer que el objetivo permita ser medible, alcanzable y limitado en el tiempo.

Método de puntuación

Por último, deberemos establecer el método de puntuación y revisión de objetivos, en el que observemos el progreso logrado. Puede ser cada mes, trimestral o anual (o una combinación).

Para ver si se han logrado los objetivos, deberemos de usar el método de puntuación de los OKR: el empleado deberá medir sus resultados en una escala de 0 a 1.

Si la media está entre 0'7 y 0'8, el objetivo está bien. Una media de 1 puede indicarnos que el objetivo no ha sido muy ambicioso, y por debajo de 0'4 deberemos revisar los objetivos y la forma en la que se alcanza para mejorarse.

La información debe ser pública: ver en qué fallamos, cómo van nuestros compañeros y saber si caminamos en el mismo sentido. Una manera muy fácil y simple de obtener resultados óptimos en la empresa.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No