José Banda
Deuda pública y privada

En la economía mundial existen diferentes tipos de empresas según su naturaleza. Por un lado, encontramos las empresas o administraciones públicas y, por otro, las empresas de carácter privado. Sin embargo, todas ellas necesitan financiación para desarrollar sus actividad. De esta forma, se endeudan con el objetivo de elaborar sus funciones y proyectos, para más tarde devolver el dinero con intereses.

Por ello, cuando hablamos a nivel global debemos distinguir entre la deuda pública y la deuda privada de un país. Aunque en muchas ocasiones está relacionada, debemos tener en cuenta que no tienen por qué ir en la misma dirección. Así que vamos a explicarte en qué consiste cada uno de estos conceptos.

¿Qué es la deuda pública?

La deuda pública hace referencia a la deuda soberana de un territorio, es decir, a todo el dinero que debe la Administración Pública de un país, ya sea a instituciones finacieras privadas o a otros países. Esta es la deuda que genera un Estado para poder hacer frente a todos los gastos que posee su actividad como es la Seguridad Social, el transporte o cualquier tipo de servicio para el que necesite financiación. Es la deuda de todo el país, ya que finalmente, son los ciudadanos los encargados de pagarla a través de sus impuestos.




Para conseguir el dinero que necesitan los países pueden emitir más dinero, lo que produciría inflación, o emitir deuda pública en forma de bonos o letras del tesoro, cuyo interés dependerá del riesgo que exista sobre la devolución del dinero.

¿En qué consiste la deuda privada?

En el caso de la deuda privada, hace referencia a todas las deudas que provienen del sector privado en un país. La suma de todos los créditos y préstamos de los ciudadanos, sumados a la deuda de las organizaciones y empresas privadas, es lo que se denomina la deuda privada de un país.

Como comentábamos anteriormente, es necesario saber diferenciar entre la deuda privada y pública de un país porque es posible que el sector público tenga diferentes objetivos a la hora de endeudarse o no. Por ejemplo, cuando existe una crisis, existen gobiernos que apuestan por la austeridad, mientras que otros apuestas por un mayor endeudamiento que permita desarrollar políticas expansivas que fomenten la economía. Esto traerá su retorno en forma de impuestos cuando aumente el empleo. Pero si no trae resultados, el país quedará arruinado. Consulta cuáles los países con mayor deuda pública y te sorprenderás.

En el ámbito privado, también es necesario saber que el endeudamiento, si no es excesivo, es bueno para desarrollar el flujo económico de un territorio, ya que las empresas consiguen financiación para invertir en sus proyectos, se consigue trabajo y beneficios que se destinan al pago de la deuda y a nuevas inversiones, consiguiendo así un crecimiento generalizado de la economía. El problema viene cuando las empresas se endeudan por encima de sus posibilidades y cuando no fluye el crédito todas se encuentran con falta de liquidez.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No