TTIP

Desde siempre, el comercio ha supuesto uno de las cosas más importantes en una sociedad. Tanto es así, que cada país, comunidad económica o región establece sus leyes para poder poner unos límites a dichas transacciones que se pueden originar. Por esa razón nacen tratados como el TTIP.

¿Qué es el TTIP?

La Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (ATCI, o TTIP por sus siglas en inglés) es una propuesta de tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos. El acuerdo generaría crecimiento económico de las naciones integrantes, aumento de la libertad económica entre estos países y fomentaría la creación de empleo.

No obstante, la cara de la doble moneda (los críticos y analistas de la situación) advierte que esto se lograría gracias al empoderamiento de empresas multinacionales, el desequilibrio del mercado y la baja protección socio-medioambiental que sufriría la sociedad por rebote.

Entre los escritos que argumentaban la creación de este acuerdo, figura que los gobiernos no podrían regular ciertos sectores de la economía como es la banca, los seguros, las telecomunicaciones, etc. Todo esto implicaría que las propias empresas reclamen a los Estados correspondientes los beneficios no alcanzados debido al Tratado firmado que, en primer instancia, no les ha beneficiado como deberían.

Beneficios del TTIP

Entre los beneficios que pueden generarse a través del acuerdo, destacamos los siguientes:

  • El acuerdo pretende que se controle gran parte del comercio del mundo. Los mercados de Estados Unidos y de la UE suponen 1/3 del total del comercio del mundo.
  • Mayores ganancias, al evitar que existan leyes duplicadas entre ambos comercios que puedan retrasar el intercambio.
  • Evitar que existan tantas barreras en algunos sectores donde se interponen las barreras (farmacéuticos, productos agrícolas, financieros, etc).


  • La creación de estándares por parte de la coalición entre ambas macro-potencias: EEUU y UE.
  • Prospectivas económicas apuntan al aumento del PIB en los países de la UE y en general.
  • Mejora de la protección intelectual y del establecimiento de reglas de circulación internacional.

Riesgos del TTIP

En cambio, también existen algunas críticas y supone riesgos. Te lo contamos:

  • En primer lugar, estamos ante un Tratado que se está realizando y organizando sin contar con la opinión de la ciudadanía. ¿De verdad se están planteando los objetivos que se quieren plantear? Hay mucha desinformación sobre el asunto que no se está publicando ni se está teniendo en cuenta.
  • La soberanía de los Estados se verían modificadas debido a este tratado que cambiaría el comercio. No obstante, el comercio no es el único que se vería afectado, sino todo lo que le rodea y se vea directamente afectado: democracia, trabajo, alimentación, medioambiente, etc.
  • El TTIP es un acuerdo que trata de convertir ciertas acciones en permisibles, dañando los derechos e intereses sociales que algunos Estados miembros les ha costado conseguir.
  • El Tratado, si se estudia y ve de cerca con lupa, trata de dar empoderamiento a las empresas transnacionales con el objetivo de crear "puestos de trabajos".
  • El Tratado podría cambiar y rebajar los estándares laborales y ambientales, haciendo que los ciudadanos pierdan en derechos con respecto a su situación previa. Por un lado, la rebaja de derechos laborales se haría con la idea de alcanzar el objetivo de crear más puestos de trabajo (a costa de reducir derechos a los demás). La rebaja de estándares ambientales perjudicaría la situación ambiental de los países que integren el tratado.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No