Invertir en Bolsa desde casa

La irrupción de las nuevas tecnologías ha permitido que se pueda invertir en bolsa por Internet desde casa y con total sencillez. Por lo tanto ya es historia acudir a las oficinas bancarias o al despacho del operador de confianza para realizar tus inversiones en la Bolsa. Sólo se necesita una conexión a Internet para operar desde nuestro domicilio.

¿Qué es necesario para invertir en bolsa?

Conoce los pasos que debes seguir para invertir en Bolsa por Internet y sin moverte de casa.

Seleccionar un bróker online

Si tenemos intención de invertir en bolsa de valores online lo primero es buscar un intermediario financiero o bróker, desde cuya plataforma se puedan efectuar las operaciones. Tienes la posibilidad de elegir entre un banco o una compañía especializada. En la web del CNMV tendrás a tu disposición una lista con agencias de valores y sociedades que pueden resultarte de gran valor.

Escoger el producto de la inversión

Por Internet también puedes invertir en productos financieros más complejos, como los futuros o las opciones. Al margen del tamaño o de su localización, desde tu domicilio puedes invertir en cualquier bolsa y en una empresa grande o pequeña.

Abrir una cuenta de valores

Cuando se tenga claro en qué producto se va a invertir el dinero y desde qué tipo de plataforma, el inversor tendrá que abrir una cuenta de valores que estará vinculada con una bancaria que contará con el capital preciso para materializar la orden de compra, además de usarla para cobrar lo que se obtenga con la venta de acciones o los dividendos. La entidad seleccionado facilitará unas claves de usuarios y unas claves operativas para poder trabajar de forma virtual.

Informarse sobre los gastos y comisiones

Cualquier operación que se desarrolle en el mercado español tendrá una serie de comisiones y costes, que aparecerán reflejados en el contrato que firma el cliente en el momento de abrir la cuenta de valores. Los intermediarios tienen la obligación de hacer públicas sus tarifas, además de facilitárselas a la CNMV. El inversor se enfrenta principalmente a tres clases de gastos:

  • Cánones de bolsa: está comisión es establecida anualmente por el regulador, aunque la cuantía es proporcional al efectivo que se mueva en la transacción. Por lo tanto, cuanto mayor sea el movimiento, más habrá que pagar en concepto de canon.


  • Coste de intermediación: es lo que cobran las entidades financieras por las operaciones, que puede variar entre un 0,25 y un 0,35% del importe efectivo. Por lo general, los intermediarios que encuentras en Internet suelen ser más económicos.
  • Administración de valores: las entidades cobran una cuota por mantener en cartera las acciones. Por lo general suele tratarse del 0,25% anual sobre el nominal de los valores que custodian.

Consejos para para invertir en bolsa por Internet

Hay una serie de recomendaciones para que los inversores se familiaricen con los distintos conceptos del mercado. Entre los consejos que aportan tanto Bolsas y Mercados Españoles (BME) como la CNMV se encuentran los siguientes aspectos:

  1. Establecer unos objetivos: concretar el riesgo que el inversor está dispuesto a afrontar, es decir, el nivel de beneficio o pérdida que espera conseguir con la inversión.
  2. Saber que se puede ganar o perder: a la hora de invertir en bolsa por Internet debes tener claro que no siempre será posible obtener beneficios. Nadie puede asegurar que la inversión seleccionada salga como esperábamos.
  3. Inversión del dinero que no necesitamos: el dinero que destinemos a la inversión debe ser aquel que no precisemos a medio plazo.
  4. Comenzar con operaciones fáciles: es preciso centrar los esfuerzos en aquellos productos en los que nos que puedas desenvolverte bien. Si no tienes un claro dominio del mercado no te recomiendan destinar tus ahorros en productos como futuros o warrants.
  5. Control de inversión: hay que realizar un seguimiento de las acciones y no tomar decisiones en base a los rumores.
  6. Fijar máximos de pérdidas: establecer umbrales de pérdidas para evitar sustos.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No