David Méndez

Existen ciertos términos en economía que pueden parecer similares entre ellos, pero lo cierto es que guardan ciertas distancias en sus significados. Hoy venimos a hablar de un término muy conocido en oriente, los chaebol.

¿Qué es un chaebol?

La palabra chaebol en coreano significa "negocio de familia", aunque también se puede entender como un negocio que pretende ser un monopolio... Pero, ¿qué es realmente?

Un chaebol es un modelo empresarial basado en grandes conglomerados (conjuntos de empresas), que tienen presencia en diferentes sectores económicos (primario, secundario, terciario...) y que se desarrolla en Corea del Sur. Normalmente, los chaebol lo conforman compañías con un alto crecimiento económico y desarrollo tecnológico. Además, son empresas que optan por la diversificación, y cuentan con una fuerte dimensión empresarial.

Los chaebols surgen a raíz de la independencia de Corea del Sur, cuando el Gobierno decidió ayudar a ciertas empresas nacionales para otorgarles cierto poder y hacer resurgir la economía de su país. Entre los ejemplos de los chaebols más importantes encontramos el caso de Samsung, Hyundai o LG.

¿Cómo funcionan los chaebols?

Otra de las grandes dudas que se nos pueden plantear es cómo funcionan los chaebols en el país coreano. Pues bien, como hemos dicho anteriormente, los chaebols funcionan muy parecido a un monopolio. Su estructura se semeja mucho, aunque dista algunas cosas.

La mayoría de chaebols que conocemos se tratan de empresas familiares que tienen un esquema de integración vertical, es decir, que cuentan con empresas de diferentes sectores pero que se complementan o intentan hacerlo entre ellas. En este sentido, el grupo actúa como una única corporación que controla las empresas ordenando las acciones que deben tomar para maximizar su rentabilidad (aunque esto ha cambiado, ya que existen muchas filiales). La propiedad del grupo está centralizada, y las firmas forman empresas subsidiarias para autobastecerse sin contratar a terceros.




Últimamente, el Gobierno surcoreano ha intentado delimitar el poder que se le estaba ofreciendo a estas agrupaciones empresariales: se ha descentralizado las empresas, se ha fomentado la competitividad entre sectores, se han realizado inspecciones de trabajo y se han implementado medidas antimonopolio.

Limitaciones del chaebol

Aunque pueda parecer mentira, el Gobierno surcoreano está intentado paliar los efectos que están teniendo estas conglomeraciones, realizando y efectuando las medidas comentadas en el párrafo anterior.

Posteriormente a ello, desde 1982 el Gobierno tiene prohibido que dichas compañías puedan controlar bancos o entidades financieras, así como que solo sea una sola entidad con la que tenga sus recursos. Se tomó con la premisa de evitar que existieran alianzas y se llegasen a controlar sistemas bancarios por parte de estas empresas y, de cierto modo, manipular el mercado financiero.

Por otro lado, en 2009 se aprobó una ley que limitaba el crecimiento de estas empresas, así como los criterios que deben establecerse para definir los recursos financieros que se exigen al grupo que la deben conformar.

Ejemplos de Chaebols

Por poner algunos ejemplos de estos conglomerados empresariales, vamos a mencionar los principales.

En primer lugar encontramos a Samsung: una empresa dedicada a la electrónica, seguros, tarjetas de crédito, construcción e industria naval. Actualmente factura 221 billones de won (moneda suboficial coreana) y con un activo de 317 billones.

Seguidamente tenemos a LG: se dedica a la electrónica, seguros, química, telecomunicaciones y renta variable. Factura 115 billones de won. Y, en tercer lugar, tenemos a Hyundai que se dedica al motor y a la siderúrgica, con un total de 107 billones de won en facturación.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No