Paula García
Aspectos clave a valorar antes de elegir una hipoteca

¿Quieres dar el paso y tener tu propia casa? Sin duda, la compra de una vivienda es una decisión fundamental que marcará un antes y un después, ya que se trata de una gran inversión a largo plazo. En la mayoría de casos, no se tiene el capital suficiente, por lo que conlleva solicitar una hipoteca.

Por tanto, antes de decidirte por la que será tu hipoteca, es muy importante que busques y compares para encontrar la mejor alternativa en función de tus necesidades y de tu perfil financiero.

Además, puede que al principio te cueste entender la diferencia entre las modalidades de hipotecas existentes. Es decir, la hipoteca fija y la hipoteca flexible. Por todo ello, te ayudamos a analizar todas las opciones y condiciones para que escojas la alternativa que más te conviene. ¡No te lo pierdas y continúa leyendo!

Cómo elegir la mejor hipoteca

Para decantarte por una hipoteca, primero deberás valorar algunos aspectos clave:

La modalidad: fija o variable

Una hipoteca se trata de un préstamo más. Sin embargo, se caracteriza por ser una elevada inversión y, por tanto, su devolución es a largo plazo. Ello implica el pago de unos intereses que se suman a la cantidad de dinero proporcionada por el banco o institución financiera. En este caso, podemos encontrar dos opciones:

  • Hipoteca fija

Su interés no varía en la duración del préstamo. Por ello, mensualmente se paga la misma cuota, lo que ofrece una mayor seguridad y planificación en el pago de los costes de la hipoteca.

  • Hipoteca variable



Su interés es variable y está formado por dos elementos: un índice de referencia, generalmente es el Euribor, y un índice diferencial, el porcentaje fijo que establece la entidad bancaria.

Como el índice de referencia es variable y puede cambiar a lo largo de los meses, el interés que se debe pagar a la entidad financiera también se modifica. Esto implica un incremento o una disminución de la cuota mensual a pagar.

Establece un plazo de devolución adecuado

Otro aspecto que se debe considerar a la hora de contratar el crédito bancario es el plazo de devolución. Es esencial saber que cuanto mayor sea el plazo, menor será la cuota a pagar.

Sin embargo, antes que nada, deberás valorar cuál es la cantidad que te viene bien pagar mes a mes en función de tus ingresos y tu situación financiera.

Considera cuál es el porcentaje y el capital a financiar

Los bancos no suelen proporcionar el 100% del valor de la vivienda, sino que establecen un máximo del 80% del capital. Por este motivo, deberás comprobar cuál es el valor de la casa y si puedes hacer frente al porcentaje que no cubre la entidad financiera.

Estudia los gastos y las comisiones de la hipoteca

Un préstamo bancario no solo conlleva el pago del capital solicitado y los intereses mensuales, sino que también entran en juego otros gastos. Es el caso de las comisiones de apertura y la amortización anticipada.

Por ello, deberás conocer cuáles son los gastos que incluye la hipoteca a solicitar para elegir la opción más rentable.

Revisa si incluyen productos financieros extra

Algunas hipotecas incluyen servicios financieros extra, como por ejemplo seguros de vida y de hogar, cuentas corrientes o planes de pensiones. Y precisamente, estos elementos pueden acabar aumentando el coste de la hipoteca. Por esta razón, revisa bien si cuentan con estos productos.

Una vez hayas valorado estos aspectos principales, será el momento de comparar entre las opciones que hayas visto y elegir aquella que sea mejor en tu caso. Por tanto, analiza, compara y selecciona, esos serán los tres pasos esenciales que te llevarán a estar más cerca de tu nuevo hogar.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No