Definición de Prestatario

Ivan García

La definición de prestatario es la persona o entidad que recibe dinero en préstamo, aceptando la obligación de devolverlo según las condiciones pactadas que incluirán el pago de unos intereses.

Con bastante frecuencia suelen confundirse el concepto prestatario con prestamista. El prestamista es que el presta el dinero y cobra unos intereses por ello, con la intención de que ese importe se le retorne dentro del periodo de tiempo establecido, mientras que el prestatario es que el recibe el dinero en préstamo y presenta la obligación de devolverlo con unos intereses fijados y siempre dentro de un plazo.

Entre los ejemplos de prestatario están la pareja que acude a una entidad financiera para solicitar una hipoteca con intención de adquirir una vivienda o una entidad privada que recurre a una caja de ahorros para disponer de crédito con ánimo de asumir una serie de inversiones o afrontar los pagos más inmediatos.

La figura del prestatario está respaldada por normas que protegen sus derechos y obligaciones. El contrato de préstamo recoge el acuerdo entre prestamista y prestatario.

Derechos y obligaciones del prestatario

Al igual que ocurre con cualquier otra figura mercantil, el prestatario también cuenta con una serie de derechos y obligaciones:

Derechos del prestatario


  • Contar con un crédito a medida en el plazo estipulado en el contrato.
  • Recibir la documentación del contrato, además de los documentos de liquidación y justificantes de pago de los distintos movimientos.
  • Consultar la CIRBE para confirmar las posibles deudas mantenidas con otras entidades bancarias.

Obligaciones del prestatario

  • Retornar el dinero concedido dentro de los plazos de tiempo fijados o en las cuotas establecidas de antemano.
  • Abonar los intereses puntualmente, además de las comisiones vinculadas al préstamo.
  • Proporcionar a la entidad de crédito toda la información sobre su situación económica, con el propósito de que comprueben el riesgo de la operación de préstamo.
  • Emplear los fondos prestados para el motivo para el que se solicitó.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No