David Mendez Ruiz
Impuestos

Posiblemente te preguntes cómo tributan las bebidas alcohólicas en nuestro país y, más concretamente, cómo lo hacen las cervezas. Si lo consultas por simple curiosidad o porque quieres saber cuánto te va a costar vender tu cerveza al mundo, te traemos la solución a dicho problema. Repasaremos un poco en qué consiste dicho impuesto, cómo tributa y algunos aspectos que debes tener en cuenta. ¡Todo con detalle en este artículo que te hemos preparado!

¿Qué es el Impuesto sobre la cerveza?

El Impuesto sobre la cerveza es una de las tributaciones que se engloban dentro del Impuestos Especiales sobre el Alcohol y Bebidas Alcohólicas. Se trata de un impuesto especial indirecto que afecta a consumos específicos y que, junto al IVA, conforman la imposición indirecta. Se grava, por tanto, el consumo del producto: fabricación e importación de la bebida.

Además, tenemos que tener en cuenta que se trata de impuestos establecidos en el ámbito de la Unión Europea, por lo que afecta a todos los países miembros.

¿A qué afecta el Impuesto sobre la cerveza?

Como su propio nombre indica y, como podemos intuir, este impuesto afecta al producto fabricado que contiene cerveza. No obstante, no solo estamos hablando de su fabricación, sino también de otro aspecto importante como la importación o exportación de la misma siempre y cuando se establezca dentro del territorio donde se aplica dicho Impuesto.

Por otro lado, este impuesto también se aplica en los siguientes casos:

  • Fabricación.
  • Importación.
  • Recepción de la mercancia.
  • Entrega directa.
  • Pérdidas producidas que afecten al impuesto.
  • Expediciones con destino a un destinatario registrado.
  • Ventas a distancia.
  • Entre otros supuestos.

¿Qué Impuesto sobre la cerveza se grava dependiendo del producto?

El producto al que se aplica dicho Impuesto de la cerveza dependerá que dicha tributación sea menor o mayor. Dicho de otro modo, el tipo de cerveza que se exporta o importa determina la cantidad de tributación que debemos pagar.




Por otro lado, la base impuesta va en función del volumen den productos comprendidos en el ámbito del impuesto. Esto se expresa en hectolitros de cerveza acabada a temperatura de 20 ºC. Cuando se tiene a esa temperatura, se calcula la cantidad de producto que hay en dicha unidad de medida para después ver el impuesto que le corresponde.

La cantidad impositiva a pagar de cerveza dependiendo del producto es la siguiente:

  • Productos con un grado alcohólico volumétrico adquirido no superior a 1,2 por 100 vol. -> 0 €/hectolitro
  • Productos con un grado alcohólico adquirido superior a 1,2 por ciento vol. y no superior a 2,8 por 100 vol. -> 2,75 €/hectolitro
  • Productos con un grado alcohólico volumétrico adquirido superior a 2,8 por 100 vol. y con un grado Plato inferior a 11 -> 7,48 €/hectolitro
  • Productos con un grado Plato no inferior a 11 y no superior a 15 -> 9,96 €/hectolitro
  • Productos con un grado Plato superior a 15 y no superior a 19 -> 13,56 €/hectolitro
  • Productos con un grado Plato superior a 19 -> 0,91 €/hectolitro y por grado Plato.

En la determinación del grado Plato se admitirá una tolerancia de hasta 0,2 grados.

¿Dónde se regula este Impuesto sobre la Cerveza?

Si lo que te preguntas es conocer dónde encontrar la información oportuna sobre este gravamen, debes saber que hay diferentes leyes y artículos donde obtener dicha información. Los más habituales y los que están más actualizados son los que te ofrecemos a continuación:

No obstante, al tratarse de una regulación comunitaria de la UE, te recomendamos eches un vistazo a los borradores de esta organización económica que pueda contener información que te ayude.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No