Definición de Split

El significado financiero de Split es un ajuste que se hace al valor de las acciones de una compañía, sin que se modifique la composición del accionariado. Se trata de una disminución del valor de cada acción e incrementar su número, respetando la proporción monetaria de los inversores. También se le conoce como desdoblamiento de acciones.

Con el split el capital social de la empresa no varía, ya que solo aumenta el número de acciones, lo que supondrá que el nominal unitario y por tanto la cotización en el mercado bursátil disminuyan en la proporción fijada.

Split en la bolsa de valores

Con el split se pretende proporcionar mayor liquidez a los títulos de una compañía, disminuir el valor de las acciones en el mercado y mejorar los volúmenes de contratación. Esto implicará la producción de un incremento de la fraccionalidad de la inversión del accionista.


Existen distintos motivos para llevar a cabo los splits. Uno puede ser para la reducción de la cotización unitaria de la acción porque resulta muy alta y facilitar que pequeños accionistas entren en el accionariado. También resulta de utilidad para incrementar el número de acciones y conseguir así una mayor división del accionariado de la sociedad para dificultar un control no deaseado o una compra de la compañía.

Para entener mejor el split de una operación bursátil utilizaremos un ejemplo. Una empresa con acciones por valor de 5 euros cada una decide hacer el split en proporción 5 x 1, lo que implica que a partir de ahora con el ajuste contará con cinco acciones a un euro.

Hay que decir que el split presenta un efecto neutro para el accionista de la sociedad, ya que para ellos resultará lo mismo contar con 100 acciones a 5 euros, que tener 500 acciones a un euro cada una. En cualquier caso el valor de la cartera ascendería a 500 euros cada una.