Definición de Procurador

La figura del procurador hace referencia a un licenciado en Derecho que representa al cliente ante el juzgado en el ámbito de un procedimiento judicial. Esta persona se ocupa de recibir las notificaciones que puedan generarse en un proceso jurídico, como pueden ser la notificación de sentencias, autos, etc. También se ocupa de la presentación de los escritos preparados por el abogado. En cierta medida, en la definición de procurador debe destacarse su papel de intermediación entre el juzgado y cada una de las partes de un proceso.

La misión principal del procurador es la representación técnica de los ciudadanos involucrados en un procedimiento judicial, ante el juzgado que conoce su caso, y efectúa esta función, colaborando con los diferentes órganos jurisdiccionales. Al tiempo que vela por los intereses de su representado, hace trámites como notificaciones, agiliza los diferentes procesos judiciales, abona los gastos del proceso administrando la provisión de fondos realizada por el representado y acude a los actos procesales representando al cliente.

Funciones del procurador

Dentro de los procedimientos judiciales el procurador tiene las siguientes funciones:

  • Representa a los litigantes en los proceso judiciales, es decir, en los juzgados y en los tribunales.
  • Se ocupa de tramitar aquellos mandamientos del juzgado que se puede orientar por ejemplo a registros de la propiedad, mercantiles, notarios, etc.


  • Otra labor será la publicación de anuncios oficiales en el BOE o el boletín oficial de la comunidad autonómica, además de en los periódicos.
  • Se ocupa de la presentación física de los escritos elaborados por el letrado.
  • Efectuará la gestión y el pago de las diferentes tasas judiciales, además de la gestión y los pagos de los depósitos que se reclamen legalmente para interponer recursos.
  • Debe transmitir al letrado la documentación, antecedentes e instrucciones.
  • Hacer todas las acciones precisas para defender los intereses de su cliente, por lo que deberá mantenerle al corriente del estado del proceso, al mismo tiempo que a su abogado.
  • En el caso de no poder cumplir con alguna de las actuaciones, tendrán que comunicárselo al juzgado.
  • Recepción y firma de las citaciones, requerimientos, emplazamientos y notificaciones.
  • Se ocupa de hacer el cómputo de plazos y vencimientos, recordándoselo al letrado, avisándole de las fechas de los juicios, vistas y comparecencias.