Definición de Erogación

La palabra erogación tiene varios significados en función del contexto con el que se utilice. Centrándonos en un ámbito económico y contable, el término erogación se utiliza principalmente para denominar los siguientes aspectos:

  • Erogación como sinónimo de repartir: se denomina erogación al acto de repartir o distribuir bienes de forma equitativa, con independencia del tipo de bien que se reparta. En este sentido este término suele estar relacionado con los repartos de herencias.
  • Erogación como sinónimo de gasto: además el término erogación también hace referencia a los gastos, costes e inversiones que soporta una entidad o persona. Por lo que se utiliza para englobar en una sola palabra todas las formas posibles en que se puede producir una salida de dinero. Esta es la acepción más utilizada para la palabra erogación en términos económicos y contables.

Tipos de erogaciones

Aunque principalmente se trata de un término utilizado para agrupar varios conceptos relacionados entre sí. Como son los gastos, las inversiones y los costes, encontramos que contablemente podemos distinguir varios tipos de erogaciones. Todas ellas relacionadas con la asignación, gasto o salida de dinero.


  • Erogaciones contingentes: este tipo de erogaciones son las que se destinan a cubrir una necesidad extraordinaria.
  • Erogaciones complementarias: destinadas a cubrir un proyecto o causa en marcha, para la cual ya se ha producido una erogación pero que necesita una mayor aportación económica.
  • Erogaciones especiales: son las salidas económicas que se consideran como extras al estar destinadas a nuevos proyectos no contemplados anteriormente.
  • Erogaciones imprevistas: aquellas asignaciones que por su naturaleza imprevisible no se han podido tener en cuenta hasta el momento en que se producen.
  • Erogaciones recuperables: son las erogaciones que se espera recuperar. Estas salidas de dinero pueden estar producidas por un préstamo emitido, un depósito o algún tipo de inversión.