Definición de Demanda

Se entiende por demanda, desde un punto de vista económico, la cantidad de bienes y servicios que desean adquirir las empresas y los hogares dentro de una economía de mercado. Cuando se habla de demanda agregada, dicha demanda incluye todos los posibles bienes y servicios. La demanda, a su vez, se asocia con la curva de la demanda, que es la línea representada en ejes cartesianos, donde la cantidad se expresa en el eje de abscisas y el precio en el de ordenadas.

Dicha línea, une todas las posibles cantidades que las unidades económicas del mercado en cuestión están dispuestas a adquirir a los distintos precios. La curva de demanda tiene una pendiente negativa, por cuanto que la relación entre la cantidad demandada y el precio, es inversamente proporcional. Es decir, cuanto más alto sea el precio, menor será la cantidad demandada. Hemos de recordar en este sentido, que lo que en microeconomía se trata de estudiar y analizar la manera más eficiente de asignar los recursos, teniendo en cuenta que los recursos son limitados, y, al menos en teoría, las necesidades no lo son.


En realidad, existen muchos otros factores que pueden influir en la demanda de productos o servicios. Sin embargo, el modelo de demanda lo que realiza es una presunción, en virtud de la cual, se presume que todos los demás factores diferentes de cantidad y precio, permanecen constantes. Entre esos otros factores, pueden mencionarse, el clima, la proximidad geográfica, posibles eventos naturales de carácter más o menos extraordinario, la situación económica de los demandantes, su capacidad de pago, la existencia o no de bienes o recursos alternativos, y del precio de éstos.

Pero, además, no todas las curvas de demandar son iguales. Así se considera que la curva de demanda es elástica, cuando a una variación determinada del precio de un bien o servicio, la cantidad demandada varía en mayor proporción. Es decir, cuando la demanda es elástica, las variaciones del precio van a influir en la variación de la cantidad demandada. Por el contrario, si la demanda es inelástica, la variación en los precios no determina una importante variación de la cantidad demandada. Es decir, la demanda es inelástica, cuando la cantidad demandada varía poco con independencia del precio.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No