Definición de Cash management

El concepto de cash management hace referencia al conjunto de medidas organizativas y estratégicas que afectan a los flujos monetarios y a los resultados de una compañía en materia financiera. Básicamente aborda la optimización de los gastos e ingresos referentes a la colocación de excedentes y a la obtención de fondos ajenos, reduciendo al máximo los riesgos y proporcionándole a la organización un correcto grado de liquidez y endeudamiento.

Por lo tanto, el cash management en la empresa se ocupa de la gestión de los recursos financieros que tiene la compañía, pago y negociación con las entidades financieras y en la operatividad de las funciones básicas de la empresa de cobro.

Funciones del cash management

El concepto de cash management va más allá de la gestión de tesorería. Este término se define como la gestión de la liquidez inmediata, presente en caja o en cuentas con entidades financieras. Por su parte, el cash managemente engloba un concepto más amplio, ya que incorpora el factor financiero de la gestión de ventas y cobros de clientes, además de la gestión de adquisiciones y abonos a proveedores.

Entre las funciones que tiene el cash management se encuentran las siguientes:



  • Estudio de los circuitos de flujos monetarios de la compañía.
  • Revisión de los diferentes medios de cobro y pago empleados en estos circuitos.
  • Se ocupa de administrar los saldos de tesorería, de los recursos disponibles por parte de la empresa.
  • Estudio y seguimiento permanente de las condiciones del mercado financiero.
  • Optimización de los resultados económicos procedentes de la gestión de la tesorería.
  • Control de la liquidez de la compañía por medio del plan de tesorería permanente y el control de su desarrollo.

Por lo tanto, el cash management puede definirse como la gestión de la liquidez de la empresa, entendiendo ésta como el volumen de dinero en entidades bancarias y caja, y su capacidad de conseguirla del mercado financiero. Se integra dentro de la gestión circulante de la compañía, y por lo tanto implica la gestión del flujo de fondos de la misma a través del uso de una serie de herramientas.
Control de gastos