Definición de Canon de entrada

El concepto canon de entrada es el importe que cobra a cada franquiciado el franquiciador en el momento de adherirse al negocio. Se cobra una vez firmado el contrato, aunque algunas franquicias también facilitan su pago de manera fraccionada. Para algunos implica una especie de impuesto, aunque desde las enseñas insisten en que es un dinero que servirá para cubrir todos los costes de su puesta en marcha.

Costes directos del canon de entrada

Existen algunos costes directos del canon de entrada como son:

  • Coste proporcional de la amortización de la inversión efectuada en el proyecto.
  • Amortización de las campañas publicitarias hechas para conseguir nuevos interesados.
  • Gastos asociados a cada nuevo franquiciado por conceptos vinculados a la selección del establecimiento.
  • Costes derivados de la formación inicial que se impartirá a los franquiciados.
  • Gastos por la impresión de manuales operativos.
  • Análisis de mercado sobre la competencia.


Importe del canon de entrada

El término canon de entrada varía en función de la marca y del sector en el que se encuentre, aunque suele rondar entre los 0 y 35.000 euros, aunque la media se sitúa entre los 12.000 y 15.000 euros. Las firmas que cobran cero cuentan con otras vías para financiar la franquicia sin necesidad de aplicar el canon. En el lado opuesto se ubican las enseñas con programas formativos más prolongados y que contribuyen a la fase inicial del negocio del franquiciado. Es el caso por ejemplo de negocios con operaciones complejas como pueden ser hoteles y restaurantes.

Formas de determinar el canon de entrada

Existen distintas maneras para determinar el tipo de canon. Se trata de una decisión de los franquiciadores en función de una serie de parámetros.

  • Lo más frecuente es una cantidad fija para todos los franquiciados.
  • Una cantidad variable que puede venir determinada por las ventas de una zona o el porcentaje de inversión. Es posible que las iniciativas de más inversión exijan más trabajo, lo que hará que el franquiciador lo tarifique de forma proporcional.
  • Un importe determinado por el tamaño del mercado o la zona de exclusiva. Para algunos es la manera más justa, intentando adaptar el canon al potencial de la franquicia.

No debemos confundir el royalty que se paga periódicamente  con el canon de entrada que se paga al inicio de adquirir una franquicia.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No