Elegir seguro de hogar

Nuestro hogar es la mayor inversión que realizamos a lo largo de la vida y contratar un buen seguro es de gran importancia, ya que el seguro del hogar protege a los dueños contra pérdidas a su hogar, propiedad personal, y algunos tipos de daños o lesiones a terceros por los cuales los dueños del hogar sean responsables estando sujeto a los términos, límites y condiciones de su contrato en la póliza. Por ello, queremos ayudar a saber cómo elegir el mejor seguro de hogar para tu vivienda.

El seguro de hogar suele llamarse multirriesgo por la amplitud de sus coberturas y ha de contratarlo toda persona que resida en una vivienda, sin excepción, sean propietarios o inquilinos.

Consejos para contratar un seguro de hogar

Las entidades aseguradoras suelen ofrecer este producto en el que bajo un solo contrato se aseguran los principales riesgos que afectan a la vivienda como incendios, roturas por aguas, robos, roturas de espejos, daños estéticos, etc. Estos dependerán de las coberturas que apliquen las diferentes compañías, que vendrán recogidas en las condiciones del contrato.

Pero lo más importante a la hora de contratar un seguro de hogar no es el precio del seguro del hogar, sino leer bien e informarse sobre las coberturas y servicios de ese seguro antes de contratarlo para después no llevarnos sorpresas cuando realmente lo necesitemos. Esta falta de información por parte del cliente origina muchas veces conflictos entre las compañías aseguradoras y los titulares de sus pólizas.

Para no llegar a esta situación se aconseja seguir las siguientes indicaciones:

  • Examinar detenidamente las coberturas porque ante un mismo supuesto de cobertura de capitales, las compañías aseguradoras establecen diferencias importantes. Cada compañía fija su baremo de indemnizaciones, así como sus límites, cláusulas específicas, franquicias y exclusiones.
  • Ser prudente a la hora de valorar los bienes se tiende a valorar sólo los bienes en los que apreciamos un mayor riego de ser robados o dañados. Además, estos bienes se suelen sobrevalorar. Por otro lado, poseemos objetos de valor que no aparentan ser susceptibles de robo. Por este motivo, al contratar un seguro de hogar se originan dos problemas: el sobreseguro y el infraseguro.
  • Para evitar este tipo de situaciones, de forma que en caso de siniestro la póliza sea realmente útil, se recomienda realizar una valoración lo más fiable posible de la propiedad, dejándose asesorar por expertos sobre cuál es el valor óptimo a asegurar.

También es necesario diferenciar estos conceptos:

  • Continente: son los elementos que constituyen la vivienda antes de amueblarla, es decir, las puertas y las ventanas, las paredes, los techos, etc. El importe a asegurar correspondería al coste de reconstrucción de la vivienda sin tener en cuenta el valor del suelo sobre el que está edificada.
  • Contenido: es el conjunto de muebles y bienes personales que se encuentran dentro de la vivienda, y que una vez valorados se desea asegurar. El continente, no suele plantear problemas a la hora de valorarlo, puesto que las compañías disponen de una serie de tablas en las que se establece el valor del metro cuadrado construido en función del tipo de vivienda, la ubicación, las calidades de construcción, etc. Sin embargo, el contenido suele ser mucho más problemático.
  • La responsabilidad civil: garantiza las indemnizaciones que tuviera que pagar algún miembro de la familia por los daños materiales o físicos causados por sus actos u omisiones.
  • La defensa jurídica: cubre los gastos que puedan derivarse de un juicio: abogado, procurador, fianza, peritaje… por daños materiales o físicos causados por actos u omisiones de los residentes en la vivienda asegurada.
  • Seguro a valor de nuevo o de reposición: asegura nuestros bienes por lo que costaría volver a comprarlos o reconstruirlos en caso de siniestro. Es la modalidad que más interesa para poder reemplazar lo perdido.
  • Valor real: asegura nuestros bienes por su valor justo antes del siniestro. Por ejemplo, si los electrodomésticos ya tienen años en el momento del siniestro, con el paso del tiempo sufren una considerable depreciación. Esta modalidad de seguro es más económica, pero menos interesante ya que es muy arriesgada.
  • Primer riesgo: se pacta con la compañía un valor determinado, que nunca puede estar por encima del valor de nuevo. Esto puede interesar para asegurar objetos como cuadros o antigüedades sin encarecer excesivamente la póliza.
  • Cobertura de valor estético: asegura que, además de reparar el daño, quedará estéticamente bien. Esta cobertura da una solución para no sufrir daños estéticos en la vivienda.

¿Qué coberturas debe incluir mi seguro de hogar?

Las coberturas imprescindibles que se aconsejan contratar en el seguro son:

  • Incendio
  • Daños por causas climatológicas
  • Daños por agua
  • Daños eléctricos
  • Rotura de cristales
  • Rotura de sanitarios y vitrocerámica si la hubiera
  • Robo
  • Actos vandálicos
  • Sustitución de cerraduras
  • Responsabilidad civil y defensa jurídica

Además también pueden interesar:

  • Atraco en la calle
  • Uso fraudulento de tarjetas de crédito
  • Asistencia en viaje
  • Asistencia a los empleados domésticos
  • Pérdida de alimentos congelados

Factores a tener en tu seguro de hogar según el tipo de propiedad




A la hora de decidir y contratar el seguro para la vivienda que mejor se adapte a nuestras necesidades y pagar un precio razonable, también se deben tener en cuenta estos factores:

Vivienda en alquiler

El seguro de hogar de la vivienda en alquiler deberá incluir:

  • El contenido del inquilino a valor de nuevo. Ha de valorar todos los objetos como si tuviera que comprarlos de nuevo y realizar un inventario de los objetos de valor.
  • El contenido del propietario como muebles o electrodomésticos a valor real. Por si en caso de siniestro debe responder de él y el propietario de la vivienda es lo único que le pueden exigir.
  • Consultar las coberturas más adecuadas del multirriesgo del hogar teniendo en cuenta:
    • La responsabilidad civil del inquilino debe cubrir un capital mínimo de 180 mil con un límite por víctima superior a los 60 mil.
    • Los daños por agua deben cubrir el 100% del capital sin franquicias ni limitaciones en la reparación y búsqueda de averías o en la omisión de grifos.
    • Asegure un capital a primer riesgo que cubra los daños al continente para cubrir las reclamaciones del propietario que estén excluidas de la garantía de responsabilidad civil del inquilino (RC Locativa).

Vivienda en propiedad

Para la vivienda en propiedad deberá elegir el seguro del hogar dependiendo de si se trata de:   

  • Una casa unifamiliar:
    • Asegurar el continente y el contenido a valor de nuevo. Verificando el valor de la vivienda sin incluir el terreno y consulte las coberturas más adecuadas.
    • La responsabilidad civil debe cubrir un capital mínimo de 180 mil euros con un límite por víctima superior a los 60 mil euros.
    • Los daños por agua deben cubrir el 100% del capital sin franquicias ni limitaciones en la reparación y búsqueda de averías o en la omisión de grifos
  • Una comunidad que no está asegurada:
    • Asegure el continente y el contenido a valor de nuevo. Verifique el valor de la vivienda sin incluir el terreno y consulte las coberturas más adecuadas.
    • La responsabilidad civil debe cubrir un capital mínimo de 180 mil euros con un límite por víctima superior a los 60 mil euros.
    • Los daños por agua deben cubrir el 100% del capital sin franquicias ni limitaciones en la reparación y búsqueda de averías o en la omisión de grifos. Proponga asegurar la comunidad para que los copropietarios no tengan que hacer frente a siniestros de elevadas consecuencias. Vea la guía del seguro de comunidades.
  • Una comunidad asegurada:
    • Si no tiene una copia actualizada de la póliza, tiene derecho a ella. Pídala al presidente o al administrador de la comunidad. Compruebe si la compañía aseguradora de la comunidad hace algún descuento para las viviendas del edificio asegurado.
    • Si la comunidad tiene un buen seguro: compruebe que no existe infraseguro verificando el valor del continente. Este seguro le cubrirá el valor de piso por lo que no tiene que asegurarlo, sólo tiene que asegurar el contenido a valor de nuevo y elegir las coberturas que más se adapten a sus necesidades.
    • La responsabilidad civil debe cubrir un capital mínimo de 180 mil euros con un límite por víctima superior a los 60 mil euros.
    • Los daños por agua deben cubrir el 100% del capital sin franquicias ni limitaciones en la reparación y búsqueda de averías o en la omisión de grifos.
    • Si la comunidad no tiene un buen seguro porque:
      • Existe infraseguro. El capital asegurado debe ser suficiente para reconstruir todo el edificio en caso de siniestro total.
      • No tiene todas las coberturas que le interesan como la responsabilidad civil de la comunidad frente a los propietarios y terceros, daños por agua, etc. Si no le convence la póliza de su comunidad, asegure su contenido a valor de nuevo y el continente a primer riesgo, para completar el infraseguro de la póliza de la comunidad. Elija las coberturas más adecuadas, sobretodo:
    • La responsabilidad civil debe cubrir un capital mínimo de 180 mil euros con un límite por víctima superior a los 60 mil euros.
    • Los daños por agua deben cubrir el 100% del capital sin franquicias ni limitaciones en la reparación y búsqueda de averías o en la omisión de grifos.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No