David Méndez
Nacionalizar la banca

Es importante conocer, en primer lugar, qué es y para qué sirve nacionalizar una banca. Posteriormente veremos sus beneficios y cómo se lleva a cabo el proceso.

Nacionalizar una banca o una entidad financiera o cualquier empresa privada es cambiar los propietarios de dicha empresa por otros que sean dependientes del Estado. En este sentido, se puede presentar la salida de los actuales accionistas siendo reemplazados por una personalidad jurídica dependiente del Estado.

De este modo, las decisiones que se tomen pasan a ser del Estado: se traspasa el control de la empresa y queda a manos del Estado las acciones que se vayan a tomar. Este proceso se le conoce también como expropiación, ofreciendo una indemnización a los propietarios iniciales por la pérdida de la titularidad de los bienes que se tenía. No obstante para que se lleve a cabo la expropiación, la iniciativa de compra debe ser por parte del Estado y no del titular de la empresa (entonces sería una compraventa). Entonces pasa a ser un banco público, ya que pasa a ser propiedad del Estado.

Beneficios de nacionalizar la banca

La nacionalización de la banca puede resultar de provecho para algunos, pero sobre todo para el Estado que se verá altamente beneficiado de los posibles beneficios que le puede arrojar dicha nacionalización.

En primer lugar, la nacionalización puede ayudar a las empresas que no son capaces de seguir adelante sin una ayuda económica o de un apoyo que los respalde. Quizá cambiando de accionistas se mantiene la estructura interna de funcionamiento de la empresa, pero con dinero inyectado que es capaz de soportar y ayudar las decisiones que decidieron tomarse.

En segundo lugar, también ayuda al Estado a mantener un mayor control sobre las acciones que se llevan a cabo a partir de esta expropiación. Conocer las acciones que se van a tomar o tener el control de ellas puede suponer un gran beneficio si pueden modificarlo o adaptarlo para dar mejores soluciones a ciertos aspectos de la sociedad.


Realmente, la nacionalización de la banca es una solución que beneficia al Estado y a los organismos públicos. Veamos ahora otro de los aspectos más importantes: el proceso de cómo se nacionaliza la banca.

¿Cómo nacionalizar la banca?

Como ya hemos indicado anteriormente, para poder nacionalizar la banca, ésta debe realizarse mediante una expropiación (que sea el Estado quien acuda a su rescate) y no mediante compraventa (donde es la empresa la que acude a que le ayude).

Se deberá decidir si la expropiación se va a realizar mediante expediente administrativo o mediante expediente legislativo. Puesto que cuando se realizan este tipo de control es para poder salvar de forma inmediata a una empresa, la expropiación se hará mediante ley, en concreto un Real Decreto aprobado por el Gobierno.

Tras su publicación en el BOE, se deberá establecer quiénes serán los propietarios nuevos de la empresa, cómo se relacionarán con los antiguos, la indemnización a antiguos propietarios, entre otros parámetros. Igualmente, modificaciones del funcionamiento de la empresa y la empresa en sí también deberá ser recogido en la Ley.

En cuanto a la indemnización que deberá pagarse a los antiguos propietarios queda a disposición de la Administración ajustar dicho importe. No obstante, el período de pago también depende mucho del juicio y de la duración del mismo. La expropiación y la magnitud de la ayuda que el Estado ha ofrecido determinará el plazo de pago de la indemnización, así como la cuantía última a pagar.

Este proceso suele ser corto y rápido, aunque hay casos famosos (como el de Ruíz-Mateos) en el que el tiempo se alarga.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No