David Méndez
Trading social

Los nuevos modelos de negocio han cambiado. Las apuestas en Internet son cada vez más populares y los usuarios confían en la mayoría del contenido que se lanza. Ante esta situación, el trading social hace espacio entre el trading tradicional, apoyándose en sus bases para entender este mundo desde una perspectiva más amplia.

Las nuevas necesidades de este concepto han obligado que surjan nuevos modelos de negocio y, como ya hemos hablado, de trading. ¿En qué se basa? Veámoslo.

¿En qué consiste el social trading?

El trading social se basa en el trading tradicional, con la excepción de que se suelen conectar traders expertos de la materia con personas que no son tan conocedoras o no tienen grandes habilidades. La unión permite intercambiar conocimiento de pate del trader experto y los usuarios para que así se puedan lograr altos beneficios gracias al trading.

Como se trabaja en comunidad, el hecho de que se puedan compartir conceptos se ve cada vez más potenciado gracias a las redes sociales que juegan un papel importante dentro de esta actividad. Quiere decir esto que, a diferencia de otros sistemas y comunidades, el trading social puede mostrar su vertiente en comunidades abiertas (donde todos pueden intercambiar libremente sus conocimientos) que son muy comunes en redes sociales; y comunidades cerradas (necesario el pago de una cuota para acceder al contenido), que suele ser más común por plataformas como Social Trading Community.

Si eres usuario novato en el mundo del trading, el trading social se convierte en algo muy beneficioso, ya que solo deberás seguir los pasos de los más expertos para obtener cierto ganancia. Es por ello que también se le denomina a este tipo de actividad copy trading ya que solo debe seguir los pasos del grupo de expertos.

¿Cómo participar en el trading social?

Si quieres empezar a utilizar el trading social para generar beneficios, aquí tienes los pasos que debes seguir.


  1. En primer lugar debemos de tener conocimiento de los brókers que hay en la comunidad. Deberemos de seleccionar aquel o aquellos que más nos interesen para poder ponernos en contacto con él.
  2. Una vez decidido, deberemos de enviar la información oportuna que nos pida. Algunos casos, dichos brókers nos piden datos personales (de dónde somos, nuestro potencial de ingresos, a qué nos dedicamos...) con el fin de poder conocer el perfil que va a manejar y asegurarse el pago de las cuotas. CUIDADO con la información que necesita y ofrecemos.
  3. Si hemos accedido a nuestro bróker mediante alguna plataforma, lo que deberemos hacer es registrarnos para acceder al contenido que va mostrando nuestro bróker. En los últimos tiempos es más habitual que contactemos con ellos por plataformas como Telegram o redes sociales.
  4. El bróker nos dará constante información sobre dónde invertir, en qué tipo de acciones y qué rankings mirar. Todo ello irá condicionado de la cuota que hayamos pactado con dicho experto.
  5. Una vez adquirido cierto conocimiento de cómo opera, dónde y demás, lo interesante es seguir sus pasos para asegurarse la rentabilidad que deseemos. Seguir sus estrategias o copiarlas son buenas opciones para evitar el timo.

Obviamente para poder participar en las actividades y poder recibir información de estos expertos se requiera cierto poder adquisitivo o dinero con el que invertirlo, sabiendo que éste no se pueda recuperar. Este requisito se complementa en el punto número 2, donde se sirve de información personal para conocer el tipo de cliente que tendrán.

Además, obtener ayuda por parte de estos expertos no siempre es gratuito. Algunos, en comunidades abiertas sí suelen hacerlo de forma gratuito. La mayoría de ellos, suelen cobrar por sus servicios cierta cantidad por información o conocimiento compartido. O incluso se suele pedir cierto porcentaje de ganancias a los usuarios que las obtengan gracias a ellos.

Las mejores plataformas de trading social

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No