Qué cubre el seguro de hogar

Sucede a menudo que muchas personas contratan el seguro de su hogar sin tener muy claro que coberturas incluye. También resulta habitual que cuando se quiere hacer uso del seguro del hogar creamos tener contratadas determinadas coberturas que en realidad no entran en el seguro. O incluso que asumamos reparaciones en la vivienda que corresponden a algún tipo de cobertura que si tenemos contratada.

A este desconocimiento se suma el hecho de que las compañías aseguradoras pocas veces analizan con profundidad el valor del continente y el contenido. Lo que da lugar a que en muchas ocasiones se realicen seguros del hogar con un cálculo sobre el valor real alto o bajo.

Esto hace que se contraten seguros en los que se declara un valor para la vivienda por encima del real. Es lo que se conoce como sobreseguros. Los sobreseguros dan como resultado una prima más elevada para las mismas coberturas. También se da el caso opuesto en el que se contrata un seguro declarando un valor por debajo del real. Es lo que se conoce como infraseguro. Los infraseguros hacen que la prima sea más reducida pero en caso de siniestro el seguro no alcanzará para cubrir los gastos.

Si quieres tener claras las coberturas que ofrece el seguro del hogar y saber la diferencia entre continente y contenido continua leyendo esta entrada.

Diferencia entre el continente y el contenido

Este es el significado de los términos continente y contenido en relación a una póliza de seguro del hogar.

Continente

El término continente relacionado con un seguro del hogar hace referencia a todo aquello que forma la vivienda en sí misma. Cimentación, estructura, tejado, instalaciones eléctricas, de agua, gas o calefacción, o desagües.

Contenido

El término contenido hace referencia a todos aquellos objetos que se encuentran en el interior de la vivienda. Aquellos que se pueden mover y sustituir como, por ejemplo, muebles, objetos de decoración, electrodomésticos, ropa o enseres personales.

Coberturas que ofrece el seguro del hogar




Aunque cada seguro del hogar tiene sus propias características existen coberturas que son genéricas para todos ellos. Estas son las coberturas que habitualmente y de forma estándar incluyen los seguros del hogar.

  • Daños por incendio: esta es la garantía más básica del seguro del hogar. La incluyen todas las pólizas.
  • Los daños eléctricos: normalmente los seguros del hogar cubren los daños eléctricos originados por corrientes anormales o cortocircuitos.
  • Daños por agua: el seguro del hogar cubre los daños por escapes y roturas de tuberías de agua.
  • Los daños por roturas de cristales y espejos: en este caso solo cubre las roturas accidentales.
  • Daños por rotura de elementos sanitarios fijo: La mayoría de compañías solo indemnizan cuando la rotura supone una pérdida de funcionalidad. No solo un defecto estético.
  • Daños por fenómenos atmosféricos: habitualmente los seguros del hogar cubren los daños causados por fenómenos meteorológicos. Como la lluvia, granizo o nieve e incluso el viento o las inundaciones.
  • Actos de vandalismo: los seguros del hogar cubren los daños realizados de manera intencionada por un tercero ajeno a la vivienda. Aunque esta es una de las coberturas que presenta más exclusiones.
  • Robo, atraco y hurto: esta cobertura incluye los daños o pérdidas que se produzcan por un robo, atraco, o hurto en la vivienda.
  • Responsabilidad civil: con esta cobertura si un tercero ajeno a la vivienda sufre algún tipo de daño, material o personal, la compañía aseguradora se hará cargo del pago de los gastos médicos así como de la indemnización.
  • Servicio de asistencia en el hogar: con esta cobertura la compañía aseguradora cubre los daños urgentes. Derivados de emergencias relacionadas con fontanería, electricidad o  cerrajería.
  • Defensa jurídica: Normalmente quedan incluidos los costes judiciales relacionados con la reclamación de daños y prejuicios.

Ahora que ya sabes qué cosas cubre el seguro de hogar, no debes volver a caer en el error de correr con los gastos que estaban asegurados. Cuando tengas un problema en tu vivienda revisa las coberturas de tu seguro.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No