David Méndez
Agente inmobiliario

Las transacciones de inmuebles son una de las tareas que pensamos que más complejas son. Y no dista mucho de la realidad. Se trata de manejar 3 grandes áreas de la inversión inmobiliaria: la de gestión, negociación y comercial. Pero... ¿qué es exactamente?

El agente inmobiliario es aquella persona que trata de mediar entre dos personas (jurídicas o físicas) interesadas en vender, alquilar, permutar o cesión de bienes inmuebles con el fin de que el derecho de propiedad se traspase de u propietario a otro.

Para poder ejercer la función de agente inmobiliario, la persona deberá de contar con formación profesional para lo mismo, además de estar registrado en el organismo correspondiente (si procede) y seguir la ley vigente. Cabe destacar que la ley de cada país será distinta a la de otros países, por eso la importancia de contratar a un agente inmobiliario nacional o del país en el que se encuentre el inmueble que queramos transaccionar (o adquirir).

Gracias a las nuevas tecnologías han surgido nuevos métodos de ejercer dicha profesión. Es el caso de los agentes inmobiliarios virtuales, en el que una conexión a Internet y un portal que conecte a los interesados es suficiente para poder ofrecer la ayuda oportuna.

¿De qué se encarga el agente inmobiliario?

Ya hemos mencionado algunas de ellas, aunque te vamos a contar más detalladamente en qué consisten. A continuación, te presentamos las funciones más importantes del agente inmobiliario:

Trato con clientes

Se trata de una de las funciones que más tiempo consume y a la que más se le suele dedicar. Se trata de alcanzar buenos tratos con los clientes o posibles clientes para poder generar ventas. Es por es que los agentes dedican mucho tiempo a esta función, ya que a través de las visitas es como se aseguran las ventas que formalizarán.

Una práctica muy común y que cada vez está más extendida es la del home staging. Se trata de un conjunto de técnicas que hacen que una vivienda sea más atractiva frente al comprador para que éste compre o tenga clara la decisión de compra de la vivienda. Se trata de realzar los puntos fuertes de la casa y tratar de reparar o poner bien los que no para que la operación se pueda llevar a cabo con éxito o sin apenas esfuerzo.

Proceso de negociación

Otra de las funciones esenciales de los agentes inmobiliarios es la negociación con los interesados en un inmueble.


Es importante que tengamos en cuenta que en una negociación, ambas partes salen ganando. Además, si al final de la comunicación esto no ocurre nuestro cliente no se va contento. Por eso deberemos de debatir con él las cláusulas u opciones que debemos incluir y ofrecerle atendiendo a lo que esa persona puede ofrecernos.

Deberemos de ponernos en la piel del comprador y comprender lo que puede darnos y lo que no, y darle soluciones. Esto último es importante, pues muchos agentes inmobiliarios no dedican tiempo en aquellos usuarios que están interesados pero por diversas cuestiones no pueden adquirir el inmueble. Deberemos ayudar a encontrar solución a su problema.

Por último, deberemos mostrar todas las opciones disponibles al cliente sin generar conflicto ni disputas. Deberemos evitarlas, pues se puede dañar nuestra imagen personal y el trabajo que hacemos.

Arreglar todos los papeles necesarios

Esta función es la que más marea a los agentes inmobiliarios. Pues se basa en arreglar todos los contratos, incluir todas las condiciones oportunas y las propiedades adecuadas para cada cliente.

También deberá tener en cuenta en qué portales ofertar los inmuebles que se le encargue, así como hablar con las personas y entidades oportunas para que las operaciones se puedan realizar sin problemas.

Gracias al auge de Internet, la primera función (la del trato con clientes) se ha visto mejorada y facilitada. Aunque es necesario recordar algunas otros aspectos a tener en cuenta. Alguno de estos aspectos son los impuestos de las viviendas, los contratos de compraventa o alquiler inmobiliario, ley de arrendamiento urbano, derechos y obligaciones en caso de que la propiedad esté en una comunidad, etc.

 

Ahora que ya conoces las funciones de los agentes inmobiliarios debes decidir si crees que es conveniente contratar uno de ellos para que realice las gestiones inmobiliarias sobre alguna de tus propiedades.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No