Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué día se cobran las bajas laborales?

Cuando un trabajador sufre una enfermedad común, o un accidente laboral, y no puede acudir a su puesto de trabajo tiene derecho a recibir una prestación por incapacidad temporal, es lo que comúnmente se denomina la baja laboral. Pueden beneficiarse de esta prestación los trabajadores por cuenta ajena y los autónomos que trabajan por cuenta propia.

¿Qué día paga la Seguridad Social la baja?

Si te encuentras de baja recibirás la prestación por incapacidad laboral el último día hábil del mes, y si este fuera festivo sería el inmediatamente anterior. Aunque hay que tener en cuenta el tiempo que tardan los bancos en tramitar las transferencias, ya que dependiendo de la entidad financiera el ingreso puede retrasarse un día más, o incluso varios, si se produce en fin de semana.

Una persona que se encuentra de baja puede cobrar la prestación por incapacidad laboral durante 365 días, que pueden ser ampliados a 180 días más si lo aprueba el INSS.




Para recibir la prestación por incapacidad laboral es necesario notificarlo a la Seguridad Social y aportar el parte médico que acredite dicha incapacidad. En el caso de los trabajadores por cuenta ajena es la propia empresa quien se encarga de solicitar el subsidio ante el Centro de Atención de la Seguridad Social o la mutua. Los trabajadores autónomos presentan la baja ante el Instituto Nacional de Seguridad Social o la mutua, y además, tienen que aportar una declaración jurada en la que se especifica las consecuencias de no acudir al trabajo.

La cantidad a percibir estando de baja no siempre coincide con el salario del trabajador, en función del tipo de baja la cantidad varía. Si la baja es por accidente de trabajo, el trabajador cobrará por parte de la Seguridad Social el 75% de la base reguladora y el 25% restante lo aportará la empresa según dicta el convenio. Pero si la baja es por enfermedad común la cantidad a cobrar depende del tiempo de duración de la misma.

Ampliando este último punto, el trabajador que se encuentra de baja por enfermedad común no cobrará nada hasta el 4º día, a partir de ese día hasta el 20º día cobrará un 60% de la base reguladora, y a partir de ese momento el 75%. Pero el pagador será tanto la empresa como la Seguridad Social, del 4º al 15º corre a cargo de la empresa, a partir del 16º día el encargado de realizar el pago es la Seguridad Social o la mutua.

Es recomendable que el trabajador, que se encuentra de baja, consulte con el responsable de Recursos Humanos de la empresa todos estos términos, así conocerá exactamente la cantidad exacta a final de mes y el día que percibirá la baja.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué día se cobra el SED?

El Subsidio Extraordinario por Desempleo, también conocido como SED, es una ayuda económica que reciben las personas desempleadas de larga duración. Se aprobó en 2018 con el objetivo de sustituir las anteriores ayudas extraordinarias conocidas como PAE y PREPARA. Se trata del último recurso que tienen las personas que se encuentran sin trabajo, no poseen rentas y no reciben ninguna otra ayuda.

El dinero a percibir es igual al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, observando los datos aprobados en los presupuestos generales del estado,  durante 2019 el Subsidio Extraordinario por Desempleo asciende a 430,27€ al mes. 

¿Cómo se cobra el SED?

Para acogerse al SED es necesario cumplir con una serie de requisitos y completar el formulario de acceso a través del SEPE. Esta ayuda solo puede solicitarse una única vez y tiene una duración total de 180 días (6 meses). El pago del SED lo realiza el Servicio Público de Empleo Estatal todos los meses y los días que se cobra el SED son del 10 al 15 de cada mes.

El primer cobro del Subsidio Extraordinario por Desempleo se ingresa al mes siguiente de la aprobación de la solicitud.

Entre los requisitos para cobrar el SED se encuentra estar inscrito como demandante de empleo y la búsqueda activa de trabajo. Por este motivo el solicitante tendrá que acreditar ante el servicio público de empleo autonómico haber realizado acciones de búsqueda de empleo y poseer el certificado que lo acredite. Para conseguir dicho certificado es necesario demostrar que se han llevado diferentes acciones como enviar al menos 3 Curriculum Vitae a empresas diferentes, realizar una entrevista de trabajo, o haberse inscrito en agencias de colocación del personal.

Si la persona beneficiada por el SED consigue trabajo a tiempo parcial puede seguir recibiendo la ayuda económica. En este caso la cantidad a percibir será proporcional al tiempo trabajado.


Requisitos para cobrar el SED

Las personas en desempleo que pueden recibir la ayuda económica SED tienen que cumplir estos requisitos:

  • Persona en desempleo de larga duración, se trata de personas que han estado inscritas como demandantes de empleo durante 360 días antes de solicitar el SED.
  • No beneficiarse del paro.
  • No poseer rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional.
  • No haber disfrutado nunca del Subsidio Extraordinario por Desempleo.
  • No haber recibido la ayuda económica complementaria PAE (Programa de Activación para el Empleo).
  • Haber terminado el último contrato de trabajo de forma involuntaria.

Estos son los requisitos generales para cobrar el SED, pero existen cláusulas específicas para los parados de larga duración que ya han disfrutado del RAI, PRODI o PREPARA. Desde la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal de cada comunidad autónomo es posible informarse sobre ello para acogerse al subsidio.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué día se cobra la RAI?

La RAI, también conocida como la Renta Activa de Inserción, es una ayuda económica que reciben las personas desempleadas de larga duración, personas con discapacidad o víctimas de violencia doméstica. Se trata de una ayuda complementaria para colectivos con especial dificultad de inserción al mercado laboral y que ya han concluido la prestación contributiva por desempleo, es decir, el paro.

La RAI se cobra con efectos del día siguiente a la fecha de solicitud de la admisión. Es posible solicitar la Renta Activa de Inserción a través del SEPE o las oficinas de prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal. Previamente se tiene que demostrar las acciones de búsqueda activa de empleo y justificar que se cumplen con los requisitos marcados para acceder a la renta.

¿Cuándo se cobra la RAI?

Si la persona demandante de empleo accede a la Renta Activa de Inserción recibirá una ayuda económica que equivale al  80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, durante 2019 la ayuda del RAI es de 430,27€ al mes. Dicha cantidad de dinero se ingresa en la cuenta del trabajador cada 30 días, siempre entre el día 10 y 15 de cada mes.

La Renta Activa de Insercción se cobra durante once meses y se puede solicitar hasta un máximo de 3 veces siempre que se disfrute en años alternos.

Como hemos mencionado antes, se trata de una ayuda económica complementaria, esto quiere decir que es posible obtener otras ayudas mientras se disfruta de esta renta. Por ejemplo, en el caso de las victimas de violencia doméstica o de género pueden demandar una ayuda suplementaria si han cambiado de domicilio en el último año, en este caso pueden recibir 3 mensualidades extras del RAI en un pago único.

El propósito de esta renta es la activación de empleo, la persona que pide la RAI se compromete a buscar empleo y por ello, existe la posibilidad de que lo encuentre. Cuando esto sucede la ayuda de la RAI se paraliza, pudiendo retomarse cuando el contrato laboral termine. Además la persona que disfrutaba de la RAI tiene derecho a una ayuda equivalente al 25% de la cuantía de la misma durante 180 días, sin que afecta al total pendiente a percibir de la RAI.


Si por contra, la persona en desempleo, encuentra trabajo a tiempo parcial podrá seguir cobrando la proporcionalidad de la RAI el tiempo trabajado. 

Requisitos para cobrar la RAI

La RAI es una ayuda extraordinaria que reciben las personas que no tienen rentas, pueden acogerse a esta ayuda todas las personas que no superen el 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Estos son todos los requisitos para cobrar la Renta Activa de Inserción:

  • Estar desempleado.
  • Estar inscrito como demandante de empleo.
  • Ser menor de 65 años, la RAI es uno de los subsidios disponibles para mayores de 55 años.
  • No haber sido beneficiado de la RAI el año anterior (sin tener en cuenta las víctimas de violencia de género o personas con discapacidad).
  • Solo se puede recibir la ayuda de la RAI hasta tres veces.

Si la persona desempleada de larga duración cumple todos estos requisitos podrá acceder a la Renta Activa de Inserción y cobrar 430,27€ todos los meses entre el día 10 y el 15.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué día se cobra el PAE?

¿Te han concedido el ingreso al Programa de Activación para el Empleo y no sabes qué día se cobra la ayuda? No te preocupes, vamos a aclarar cuándo se obra el PAE y cuál es la cantidad correspondiente a esta ayuda económica para personas desempleadas de larga duración.

El PAE, Programa de Activación para el Empleo, es un programa específico para personas que se encuentran en desempleo y ya han agotado todas las vías de retribución. Tras concluir la prestación por desempleo conocida como el paro existen diferentes ayudas que es posible solicitar como el RAI, el PREPARA y, por último, el PAE. Cuando la persona accede al programa obtiene una ayuda económica de acompañamiento que corresponde con el 80% del indicador público de rentas de efectos múltiples, en 2019 la ayuda del PAE es de 430,27€.

¿Cuándo se cobra el PAE?

El PAE es la última incorporación al sistema de ayudas del Estado y solo se puede solicitar una única vez y siempre que la persona solicitante cumpla una serie de requisitos. Para acceder al programa es necesario completar un formulario que está disponible en el Servicio Público de Empleo Estatal. Si la respuesta es positiva y la persona accede al Programa de Activación del Empleo recibirá la ayuda económica de 430,27€ durante seis meses no prorrogables. Además la ayuda se ingresará en la cuenta bancaria del trabajador transcurrido un mes desde el día siguiente a cuando se ha presentado la solicitud de acceso, pero siempre que se haya completado el itinerario individual de búsqueda de empleo.

Entre los requisitos para acceder al programa se encuentra la obligación de que la persona desempleada esté en proceso activo de búsqueda de empleo. Para ello se habilita un itinerario personalizado e individual por parte de los Servicios Públicos de Empleo, si este itinerario no se inicia antes de los primeros 30 días la ayuda económica quedará aplazada hasta que se inicie el camino de búsqueda activa de trabajo.

Obligaciones para activar la ayuda económica:

  • Al presentar la solicitud del PAE se adquiere un compromiso para encontrar trabajo.
  • Antes del plazo de un mes desde que se presenta la solicitud el demandante realizará 3 acciones de búsqueda activa de empleo. Tendrán que ser justificadas, las agencias de colocación realizarán dicho certificado.
  • Participar en acciones de mejora de empleabilidad, acudiendo a cursos o seminarios incluidas en el itinerario de empleabilidad.


Si se ha cumplido estos requisitos de activación la primera cuota del PAE se ingresa transcurrido un mes desde el día después de cuando se ha presentado la solicitud de acceso. Los siguientes meses se cobrarán en la misma fecha.

Requisitos para cobrar el PAE

Estos son algunos de los requisitos para acceder al PAE:

  • Estar inscrito como demandante de empleo en el Servicio Público de Empleo.
  • Haber transcurrido al menos un mes desde el agotamiento de todas las ayudas.
  • Haber estado inscrito como demandante de empleo al menos 270 días antes de solicitar el ingreso al programa.
  • Carecer del derecho a la protección contributiva por desempleado.
  • Carecer de rentas.
  • Cumplir con las obligaciones de activación del empleo.

El PAE es el último recurso para los parados de larga duración, su objetivo es que el solicitante encuentre un trabajo mientras recibe una pequeña aportación económica.

David Mendez No hay comentarios

Requisitos para cobrar la ayuda familiar para desempleados

La ayuda familiar para desempleados es una ayuda que se ofrece a las personas en paro que carecen de rentas, tienen responsabilidades familiares y ya han recibido o han agotado la prestación por desempleo (o también que no pueden cobrarla por no haber cotizado más de 3 meses).

La cuantía de la ayuda familiar es de 430 euros mensuales. Dicha ayuda supone un alivio a todas aquellas personas que, por sus condiciones, no pueden obtener a otro tipo de prestaciones que el Estado le ofrece.

¿Quien tiene derecho a cobrar la ayuda familiar?

Para poder recibir esta contraprestación se hace necesario cumplir con una serie de requisitos.

  1. Que la prestación contributiva por desempleo (el subsidio por desempleo o paro) haya sido agotada.
  2. La persona solicitante deberá de estar desempleada e inscrita como demandante de empleo en el portal correspondiente, al menos un mes desde que se terminó la prestación por desempleo. Es lo que se llama "mes de espera", pues al mismo tiempo deberás suscribir el compromiso de actividad. Esto obliga a la persona que está parada a no rechazar las ofertas de trabajo que se le propongan, así como cursos de formación o de reincorporación en el mundo laboral. En caso que las deniegue lo deberá hacer bajo causa justificada.
  3. Debe de tener responsabilidades familiares. Esto implica tener hijos menores de 26 años, cónyuge o hijos incapacitados a su cargo).
  4. No tener rentas superior al 75% del Salario Mínimo Interprofesional. En el caso de España, la cantidad correspondiente a dicho porcentaje será de 551'92 euros mensuales. Es decir, que las personas que reciban esa cantidad o superior, estará excluida de recibir este tipo de ayudas.
  5. Además, las rentas medias de la unidad familiar también es determinante una vez cumplido el punto número 4. Las rentas medias de la unidad familiar se calcula sumando todos los ingresos de cada persona de la unidad familiar (solicitante, cónyuge e hijos menores de 26 años o mayores con discapacidad) y se divide entre el número de miembros de dicha unidad. Cabe hacer una aclaración en este requisito sobre lo que se considera renta o no, entendiéndose por renta: rendimientos del trabajo; pensiones y prestaciones; rentas del capital mobiliario; rentas del capital inmobiliario; rentas de actividades económicas, profesionales, empresariales o agrarias; rentas de plusvalías o las ganancias patrimoniales; el rendimiento presunto de aquellos bienes del patrimonio.


  6. El plazo para solicitar esta ayuda es de 15 días hábiles desde que se agota el mes de espera que hay que dejar desde que se deja el último trabajo. Si se pasa del plazo, no pasa nada, pues no perdemos el derecho pero sí el cobro de tantos días como hayan pasado desde dicho período de 15 días. Se empezará a cobrar desde que se solicite.

¿Cuanto tiempo hay que trabajar para cobrar la ayuda familiar?

Para poder recibir esta ayuda es necesario haber cobrado primero la prestación por desempleo. No obstante, no todos tienen acceso a dicha prestación, pues no superan los 360 días cotizados...

En este caso, existe una contraprestación llamada subsidio por insuficiencia de cotización o subsidio por pérdida de empleo. En este subsidio se tiene en cuenta la existencia de responsabilidades familiares y, en este caso, si:

  • Se ha cotizado 3, 4 ó 5 meses con responsabilidad familiar se podrá cobrar los meses correspondientes (3, 4 ó 5 meses) de subsidio a una cantidad de 430 euros al mes.
  • Se han cotizado entre 6 y 12 meses se cobran 6 meses de subsidio si no se tienen responsabilidades familiares y 21 en caso de que sí.
  • Se han cotizado más de 12 meses esa persona podrá y deberá pedir la prestación contributiva (la prestación o subsidio por desempleo).

Es importante remarcar que el contrato a tiempo parcial define que se reciba menos prestación, pues el Estado paga como subsidio la parte proporcional a dicha jornada parcial (en caso e media jornada será de 50% y una cuantía de 215€ al mes).

David Mendez No hay comentarios

¿Cuáles son los requisitos del subsidio para mayores de 55 años?

Si posees una edad avanzada y te encuentras en el paro, tienen la posibilidad de una prestación que te permita satisfacer tus necesidades básicas y las de tu familia. Este tipo de subsidio se ha visto modificado gracias a una nueva ley, que eleva la edad para pedir dicho subsidio de 52 a 55 años. Te contamos en qué se basa y las condiciones para obtener el subsidio para mayores de 55 años sin problemas.

¿En qué consiste el subsidio para mayores de 55 años?

El subsidio para personas mayores de 55 años se tata de una prestación económica que se ofrece a aquellas personas que superen dicha edad y se encuentren paradas.

Este subsidio consiste en una ayuda por cuantía de 430 euros mensuales, que recibirá la persona en cuestión hasta llegar a su edad de jubilación, pues a partir de esta edad se obtendrá la pensión correspondiente. Además, mediante este subsidio, se podrá seguir cotizando para la jubilación.

Las condiciones para cobrar el subsidio para mayores de 55 años

Se deberán de cumplir los siguientes requisitos para poder recibir la compensación:

  1. Estar en posición de desempleo.
  2. Haber cotizado un mínimo de 15 años. Además, dos de esos años se deberán de haber realizado en 15 años antes a la petición del subsidio.
  3. Tener más de 55 años y dejar de percibir la prestación por desempleo.
  4. Haber cotizado por desempleo un mínimo de 6 años a lo largo de su vida laboral.
  5. No tener rentas propias. Los ingresos máximos que se pueden obtener son de 551,92 € (correspondiente al 75% del Salario Mínimo Interprofesional). En cambio, no se tendrán en cuenta las rentas del resto de miembros de la unidad familiar, por lo que ese requisito (de ingreso máximo), solo afectará a la persona que querrá beneficiarse del subsidio.
  6. La persona solicitante deberá de haber estado inscrita como demandante en las oficinas de empleo durante el período de un mes. Además, no deberá de haber rechazado la oferta de empleo, ni negarse a participar en acciones de formación, reconversión profesional o cualquier otro acto que acometa su estado futuro profesional. En caso de hacerlo, lo deberá hacer bajo causa justificada.


  7. Suscribir el Compromiso de Actividad. Esto es lo mencionado anteriormente en el requisito número 6. Los solicitantes no deberán de rechazar ofertas de trabajo o formación que le ofrezca el Estado para poder participar activamente en futuros empleos.
  8. Tener derecho a percibir un subsidio por desempleo.

Además de tener estos requisitos mínimos, cabe destacar que una persona accederá a cobrar dicho subsidio si se encuentra en una de las siguientes situaciones:

  • Estar percibiendo un subsidio
  • Haber agotado un subsidio
  • Haber agotado una prestación por desempleo y no haber percibido el subsidio correspondiente.
  • Ser emigrante retornado (para ello deberá de haber trabajado un mínimo de 1 año en el extranjero desde que salió de España) y que no tenga derecho a prestación contributiva por desempleo
  • Si la persona ha sido liberada de la prisión y no tiene derecho a prestación contributiva por desempleo cuando privación de libertad ha sido superior a 6 meses
  • Haberse declarado como inválido parcial o total como consecuencia de expediente de revisión por mejoría de una situación de gran invalidez, invalidez absoluta o total para la profesión habitual.
  • Estar en situación legal de desempleo, no tener derecho a prestación contributiva por desempleo por no haber cubierto el período mínimo de cotización (que es de 12 meses), mientras se haya cotizado un mínimo de 3 meses.

Puesto que esta última opción es la que más se usa, se aconseja que cuando una persona lleva mucho tiempo sin trabajar, consiga un puesto con contrato de trabajo a jornada completa (importante para no recibir pagos parciales). Deberá cotizar por desempleo durante un mínimo de tres meses (un total de 90 días). Cuando finalice el contrato, evitando que sea por baja voluntaria, el trabajador podrá acceder con normalidad al subsidio de mayores de 55 años siempre y cuando cumpla con los requisitos anteriormente expuesto.

David Mendez No hay comentarios

¿En qué consiste el pacto de Toledo?

Desde hace algunos años, el sistema de pensiones en España no ha pasado por sus mejores momentos. Se intenta hacer que se convierta más en una realidad que en una utopía, pero cuesta lo suyo cuando no se hace de la manera correcta.

Se le llama pacto de Toledo a la comisión que está organizada por diferentes parlamentarios de distintos partidos políticos y que analizan y toman decisiones con todo lo relacionado al sistema de pensiones en España y a su sostenibilidad.

Tratan de debatir qué decisiones se deben adoptar, así como ajustar dichas decisiones a las conveniencias del sistema de pensiones en nuestro país. Dicho pacto se constituyó en 1995 con el apoyo de los partidos políticos hasta la fecha, siendo hasta 2013 cuando se acordó las fuentes de financiación para las pensiones de dicha comisión.

¿Por qué se llama pacto de Toledo?

En sí, se le llama pacto de Toledo a la comisión organizada para llevar a cabo las decisiones relativas al sistema de pensiones que se formalizó el 6 de abril de 1995. La comisión se organizó mediante un documento aprobado anteriormente, que hacía referencia al «análisis de los problemas estructurales del sistema de seguridad social y de las principales reformas que deberán acometerse».

En cuanto al nombre de dicho acuerdo o pacto, se le atribuye a que dicha reunión donde se reunieron las características, objetivos y metas a alcanzar por dicha comisión se llevó a cabo en el Parador de la capital de la comunidad correspondiente (Castilla-La Mancha).




Su idea principal era poder evitar que se asociaran las pensiones en ámbito de debate electoral. Esto se tradujo (o se intentaba traducir) en que todas las reformas que se tenían que llevar a cabo por el Gobierno y tengan relación al sistema de pensiones se hiciese mediante esta comisión. Esto aseguraba que las reformas referentes a la Seguridad Social se puedan tomar por consenso y pensando en que dichas decisiones y la sostenibilidad del sistema se haga a largo plazo.

¿Quién compone el pacto de Toledo?

La comisión organizada para el desarrollo de las decisiones relaciones al sistema de pensiones en España, fue firmada, el mismo día en que se formalizó dicho pacto, por los partidos políticos vigentes en ese momento.

En concreto, quien firmó el pacto de Toledo fueron los partidos PP, PSOE, CiU e IU  junto a sus respectivos representantes. A día de hoy, los procedimientos de reuniones y representantes de dicha comisión varían, resumiéndose de la siguiente forma:

  • Existe una Comisión de Seguimiento del pacto de Toledo en el que se compadecen y ajustan las reuniones públicas y privadas que se organizan.
  • El Fondo de Reserva, fuente de financiación con la que cuenta la comisión para abastecer dicho sistema de pensiones y asegurar su futuro.
  • Representantes dentro del parlamento de la Comisión (y también desde la propia comisión) entre los que destacamos algunos portavoces, vocales y mesa de Comisión  (donde se incluyen presidentes, vicepresidentes, secretarios, etc...).

Con el pacto de Toledo se pudo ver la unión de todos los partidos para asegurar la supervivencia del sistema de pensiones. Sin embargo, cada vez parece más insostenible por los cambios demográficos del país. Por ello, debemos estar atentos para qué ocurre próximamente con nuestras pensiones.

David Mendez No hay comentarios

Todo lo que debes saber sobre la pensión de orfandad

Cuando una persona fallece y deja a hijos o hijas sin capacidades económicas, estos podrán cobrar una pensión de orfandad para poder subsistir durante un determinado tiempo.

La pensión de orfandad hace referencia a aquella pensión que es otorgada a los hijos o hijas menores de edad o adolescentes menores de 21 años que se han quedado sin padres y no pueden hacerse cargo por sí solos de su capacidad económica (debido a su edad).

En cuanto al acceso a este tipo de pensión, será muy variado dependiendo del tipo de orfandad que encontremos. Así pues, tenemos los siguientes casos:

  • Que la persona sea menor de 21 años, o que sea mayor a dicha cantidad pero que presente un cierto grado de discapacidad.
  • En casos de orfandad absoluta, la edad máxima es de 25 años en el caso de que esta persona no trabaje (o si lo hace cobre menos a lo establecido en el SMI, Salario Mínimo Interprofesional). Si estudia y cumple 25 años, se observará la orfandad hasta el mes posterior que entre en vigor el nuevo curso académico.
  • En cuanto a orfandad simple, si la persona es huérfana y no trabaja (o si lo hace, recibe menos a lo establecido en el SMI), el límite se sitúa en los 25 años. Si el huérfano estuviera cursando estudios y cumpliera los 25 años durante el transcurso del curso escolar, la percepción de la pensión de orfandad se mantendrá hasta el día primero del mes inmediatamente posterior al de inicio del siguiente curso académico.

Cuantía de la pensión de orfandad

A carácter muy general, y en resumidas cuentas, podemos establecer que la cuantía es del 20% de la base reguladora. Además, la persona huérfana podrá obtener una indemnización especial que corresponderá a la mensualidad de dicha base en caso de que el fallecimiento de la persona se haya dado en casos de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

Además, dicha cantidad podrá ser modificada en la medida que la orfandad sea absoluta o no. En caso de no serlo, y que se perciba la pensión de viudedad, por ejemplo, la cantidad de la pensión será inferior, al presentarse una orfandad simple o no absoluta.


No obstante, dicha cantidad podrá ser superior si la orfandad es absoluta o si, además, se presentan supuestos de violencia de género por los que se ha presentado la orfandad.

¿Cuándo se pierde la pensión de orfandad?

Como hemos indicado, la pensión a percibir por cada persona huérfana dependerá de las condiciones en las que se encuentre y del tipo de persona que sea. No recibirá lo mismo una persona que carezca de ambos padres como que no, además de si presenta o no discapacidad.

No obstante, dicha pensión puede verse mermado bajo los siguientes supuestos, descritos como un máximo a establecer para la recepción de dicha pensión.

  • Los mayores de 21 años dejarán de recibir dicha pensión al cumplir dicha edad, salvo que la persona presente incapacidad permanente absoluta o gran invalidez para el trabajo.
  • Dejarán de percibir la pensión aquellas personas que cumplan los 25 años de edad, en el caso de que se presente una orfandad absoluta (que no haya ningún progenitor). También será posible cuando el huérfano no trabaja o presenta una discapacidad del 33% (o superior)
  • También se dejará de recibir dicha cantidad cuando, después de haber presentado una incapacidad que le había otorgado más tiempo a su pensión, deje de hacerlo, pues la incapacidad haya cesado.
  • Cuando la persona huérfana haya sido adoptada, la pensión dejará de percibirse, pues dependerá de la renta de la persona que haya adoptado al huérfano.
  • Cuando se contraiga matrimonio se pierde la orfandad, a menos que dicha persona presente incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.

Con todas estas cuestiones puedes conocer más a fondo las características de las pensión de orfandad. Si recibes una pensión de orfandad es importante tener en cuenta en qué momento o bajo qué condiciones se deja de percibir para no tener sorpresas en el futuro.

David Mendez No hay comentarios

Descubre toda la información acerca de la pensión de viudedad

Quedarse viudo significa que la persona con la que estabas casada o habías formalizado una pareja de hecho, fallece. Si esto sucede, la Seguridad Social se asegura de que recibas una pensión por este motivo.

En concreto, la pensión de viudedad consiste en la obtención de una cuantía que se recibe en caso de que tu pareja matrimonial o pareja de hecho fallezca. Esto sucederá si ambos cumplen ciertos requisitos que serán descritos posteriormente.

La persona que fallece será reconocido como causante de la pensión de ahora en adelante, mientras que la persona que recibe la pensión (o cónyuge) será el beneficiario de la pensión. El trámite que se debe ejercer para la obtención de la pensión no es complicado, aunque si es necesario reunir los requisitos.

Requisitos para cobrar la pensión de la viudedad

Para poder acceder a la pensión de viuedad, tanto el causante como el beneficiario de la pensión deben cumplir una serie de condiciones establecidas.

Requisitos para el causante de la pensión

En el caso de la persona fallecida, debe haber cumplido algunas características:

  • Deberá haber estado afiliado a la Seguridad Social y haber cumplido un período mínimo de cotización: si se trata de enfermedad común, basta con cumplir 500 días dentro de un periodo ininterrumpido de 5 años inmediatamente anterior a la fecha de la muerte. Si por el contrario se trata de un accidente laboral o enfermedad profesional, no se exige mínimo.
  • Si no se encuentran dadas de alta en la Seguridad Social, deberán de haber cotizado un mínimo de 15 años a lo largo de su vida.
  • Ser beneficiario de la pensión de jubilación.
  • Ser beneficiario de la pensión de incapacidad permanente.
  • No haber solicitado aún la pensión de jubilación en modalidad contributiva, tras cesar su trabajo.
  • Trabajador desaparecido en un accidente y que no se tenga noticia de la persona transcurridos los 90 días.
  • Trabajador con capacidad permanente total y optar por la indemnización especial a favor de menores de 60 años.

Obviamente no es necesario que se cumplan todos estos requisitos. Es suficiente conque se cumpla uno de ellos.

Requisitos para el beneficiario de la pensión




Los cónyuges deberán de realizar unos requisitos específicos dependiendo de su unión con la persona fallecida:

  • Si en el momento del fallecimiento el cónyuge vive y la muerte es por enfermedad común, se deberá acreditar: tener hijos en común; o haber celebrado matrimonio (1 año antes del fallecimiento); o si ha sido pareja de hecho no se pedirá mínimo de matrimonio (entre ambas uniones debe ser superior a 2 años).
  • Si se han separado judicialmente, recibirán la pensión si no han vuelto a contraer matrimonio o esta persona ya perciba la pensión compensatorio de divorcio. No obstante, se podrá obtener la pensión siempre y cuando la persona acredite mediante documentos el haber sufrido violencia de género por parte del fallecido.
  • Si el beneficiario hubiera contraído un matrimonio declarado nulo con el fallecido y se le reconociese el derecho a indemnización, siempre y cuando no se haya vuelto a casar.
  • Si se es pareja de hecho se deberá acreditar: fallecido después del 01/01/2008; o haber formalizado la pareja de hecho desde hace 2 años; o se ha formalizado una convivencia ininterrumpida de 5 años antes del fallecimiento.

Obviamente no es necesario que se cumplan todos estos requisitos. Es suficiente conque se cumpla uno de ellos.

¿Cómo se calcula la pensión de viudedad?

Por norma general, la cantidad económica a percibir es del 52% sobre la base reguladora (pensión de viudedad mínima). No obstante, se puede aumentar al 70% si:

  • El pensionista tiene cargas familiares
  • La pensión será la principal o única fuente de ingresos
  • Los ingresos anuales del pensionista no superen los 17.460,37 €

No obstante, dicho porcentaje mínimo se ha visto incrementado hasta el 56%. Los requisitos para percibirlo serán el de ser mayor de 65 años, no percibir otra prestación pública, no contar con rentas y no sobrepasar el límite de ingresos percibidos.

Además, el complemento de maternidad, beneficia a las madres que hayan tenido hijos naturales o por adopción y que tengan 2 hijos (aumento 5%), 3 hijos (aumento 10%), 4 ó más hijos (aumento 15%).

Las pensiones que no cumplan con la pensión mínima establecida por ley, recibirán siempre la pensión de viudedad mínima, que es de 497,60 al mes, siempre y cuando se acredite la residencia del beneficiario en España y de no obtener más rentas. Por otro lado, la pensión máxima de viudedad que se puede recibir es de 2.580,13 mensuales.

David Mendez No hay comentarios

¿Qué es la pensión no contributiva?

El mundo de las pensiones es muy amplio, y a veces determinar ciertos conceptos puede llevarnos a entender la mayoría de cosas que se plantean en la sociedad. Esta vez, vamos a hablar sobre un concepto relacionado a las pensiones que viene afectando a cierto tipo de personas.

Las pensiones no contributivas son aquellas que son reservadas a ciertas personas que carezcan de recursos insuficientes y que no hayan cotizado lo suficiente o nunca lo hayan hecho.

El hecho de que reciba una pensión contributiva conllevará a que dicha persona pueda disponer de una cantidad o prestación económica mensual, además de recibir los servicios de la Seguridad Social médico-farmacéuticos de forma gratuitos.

Con este tipo de pensiones, da igual la renta que hayas tenido anualmente, pues se aplicará el mismo criterio cobres lo que hayas cobrado; digamos que todos son iguales a la hora de recibir esta pensión (en el caso de que no reúna un mínimo de cotización).

De igual forma, será otorgada para aquellas personas que se encuentren en edad de jubilación (más de 65 años y haber vivido en España más de 10 años), invalidez (tener entre 18 y 65 años presentando incapacidad de al menos 65%, y haber vivido en España más de 5 años) y por hijo a cargo (que sea menor de 18 años y no tener un mínimo de renta).

Cuantía de la pensión no contributiva

La cuantía que perciben aquellas personas beneficiarias de este tipo de pensiones varía según el año en el que nos encontremos. Dependiendo de los presupuestos del Estado y de los acuerdos que se tomen, dicha cantidad será superior o inferior con respecto a la cifra del año anterior.

Por ejemplo, para este año 2018, España ha aprobado un incremento del 2'75% sobre la pensión de referencia que, junto al 0'25% de revalorización del Estado, se ha quedado en un total de incremento del 3%. Esto supone que su cuantía total fijada sea de  5.321,40 € íntegros anuales, siendo dicha cifra abonable en mensualidades en 12 meses. Esto quiere decir que la cantidad a recibir por mes íntegra es de 380'10 €.

La cuantía individual actualizada por beneficiario se calcula a partir de dicho importe, y en función de la renta personal o de su unidad económica de convivencia, no pudiendo ser inferior al 25% de lo establecido como íntegro (un total de 1.330,35 € anuales).


Por otro lado, dependiendo del número de beneficiarios de la pensión que sea de la misma familia, la cuantía individual para cada una de estas personas será: 2 miembros, anual: 4.523,19 €; 3 miembros, anual: 4.257,12 €; etc.

Requisitos para cobrar la pensión no contributiva

Para poder cobrar la pensión no contributiva, deberán, para empezar, ser residente español en las condiciones descritas inicialmente.

Por otro lado, estas personas deberán de carecer de ingresos suficientes que se determinará de la siguiente manera:

  • Personas que vivan solas, deberán de percibir menos de 5.321,40 € anuales en modo de renta
  • Si la persona vive con familiares, además de percibir una renta menor a 5.321,40 € anuales, los recursos de la Unidad Económica de Convivencia no deberá de superar los siguientes límites (tanto para pensiones no contributivas de invalidez como de jubilación): vive con cónyugue o pariente consanguineo de segundo grado** (para 2 miembros, 9.046,38 € anuales; para 3 miembros, 12.771,36 € anuales; para 4 miembros, 16.496,34 € anuales, ...) o si el pariente consanguineo es de primer grado* (para 2 miembros, 22.615,95 € anuales; para 3 miembros, 31.928,40 € anuales; para 4 miembros, 41.240,85 € anuales; etc...).
  • Además, deberá de cubrir los requisitos expuestos en la primera parte del artículo. En concreto, deberán de cumplir: para pensión (más de 65 años y residir en España o país de la UE de hace más de 10 años) y para invalidez (tener entre 18 y 65 años, ser residente de España o la UE al menos 5 años y presentar una discapacidad del 65% o superior a ella).

* Pariente consanguíneo de primer grado: padres, madres, hijos o hijas.

** Pariente consanguíneo de segundo grado: hermano-hermana, nieto-nieta o abuelo-abuela.

Ahora que ya sabes cómo funcionan las pensiones no contributivas, puedes valorar tus condiciones para saber si puedes acceder a ella o debes valorar otro tipo de pensiones más favorables.