Elena Aucejo No hay comentarios

Claves para entender la renta básica universal

¿Estás escuchando en los medios debatir sobre la renta básica universal pero no sabes en qué consiste exactamente? Se trata de una prestación que realiza el Gobierno a todos los miembros de la nación simplemente por el hecho de formar parte de la misma. Para luchar contra las desigualdades y garantizar una sociedad justa se ha planteado la posibilidad de pagar a todos los ciudadanos una renta, independientemente de su situación laboral o personal. Esta medida es motivo de controversia ya que, por una parte beneficia a la población con menos recursos, y por otra surge la duda de cómo se financia dicha renta. Vamos a ver en qué consiste la renta básica universal analizando las ventajas y desventajas de la misma.

 ¿En qué consiste la renta básica universal?

En los últimos años ha surgido un movimiento a favor de la renta básica universal (RBU) o renta básica incondicional (RBI), se trata de un prestación monetaria que recibe toda la población de un país como derecho de ciudadanía. El Gobierno de un país paga a cada ciudadano que pertenece a la comunidad una prestación monetaria fija, sin ninguna condición.

Se trata de una política social redistributiva para garantizar el mínimo de renta para todos los ciudadanos. Pero no hay que confundir con la renta mínima que la Seguridad Social aprueba a aquellas personas que no llegan al mínimo de rentas, porque esta prestación la recibiría todo el mundo independientemente de sus ingresos.

¿Cuánto dinero recibiríamos en la renta básica universal?

Cada país establecería la cantidad a pagar en concepto de renta básica universal, pero en términos generales se calcula mediante el umbral de pobreza. Para calcular la línea de pobreza de un país es necesario evaluar los ingresos mínimos que tiene la población y los gastos asociados a las necesidades básicas. En función de diferentes parámetros obtendríamos el dinero necesario para vivir por encima del umbral de pobreza.

En el caso de España se calcula que el umbral de pobreza se encuentra en 7.471€ para un hogar con un individuo, por ello la renta básica universal si situaría en esa cifra. Esta iría cambiando conforme los datos de la Seguridad Social y el IRPF se adaptaran a la inflación.

¿Cómo se financia la renta básica incondicional?

Todo ciudadano mayor de edad de un país con renta básica universal recibiría una ayuda monetaria valorada en el umbral de la pobreza, además los menores de edad recibirían el 20% de dicha cantidad. En el caso de España sería 7.471€ para los adultos y 1.494€ para los menores, teniendo en cuenta que la población española asciende a más de 46 millones de personas, estamos hablando de una prestación monetaria de más de 280.000 millones de euros.




Para obtener la financiación necesaria para hacer frente a la renta básica universal sería necesario incrementar el tramo del IRPF y situarlo en un único tipo del 49%.

También se suprimirían todas las ayudas públicas que existen actualmente, la prestación por despido (el paro), los subsidios, las becas de estudio... Y en el caso de las pensiones por jubilación se compensaría con la renta básica, es decir si una persona jubilada cobra 10.000€ recibiría la paga básica universal por 7.471€ y 2.529€ en concepto de pensión. Estas medidas ocasionarían que el Estado dejara de pagar cerca 100.000 millones de euros en prestaciones monetarias.

La renta básica universal y el IRPF

El pago de la renta básica universal no se realizaría con un ingreso en la cuenta corriente del ciudadano, sino que se establece una minoración fiscal. Como hemos mencionado la financiación de la renta básica incondicional sería a través del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas y el pago de la renta afectaría a la cantidad total a declarar.

Si un ciudadano tiene un ingreso bruto de 25.000€ pagaría un IRPF del 49%, es decir 12.250€. Pero habría que descontar el pago de la renta básica universal (7.471€), por ello en total declararía por 4.779€. La renta básica no se traduce en un pago directo al ciudadano, sino a un descuento en el IRPF de la declaración de la renta.

En el caso de obtener un resultado negativo el Gobierno desembolsará la cuota al ciudadano. Estudiantes, menores, personas sin recursos, ... todos ellos recibirían un ingreso en cuenta bancaria.

Ventajas y desventajas de la renta básica universal

La principal ventaja de este tipo de prestación monetaria sería acabar con la pobreza del país, todos los ciudadanos recibirían el dinero suficiente para no estar por debajo del umbral de pobreza de la nación.  Beneficiaría al consumo al disponer todos los ciudadanos de dinero suficiente para ahorrar y adquirir una vivienda, un vehículo o bienes que antes no tenían a su alcance. Asimismo potenciaría la creación de empresas y el emprendimiento, ya que todo ciudadano tendría una inversión disponible de 7.471€.

Sin embargo se produce un severo castigo fiscal para aquellos contribuyentes que tienen más de 20.000€ y no tienen hijos o cargas económicas, ya que el IRPF a pagar se eleva exponencialmente.

juanma caurin No hay comentarios

Así es como funciona la Seguridad Social en España

Son muchas las prestaciones y coberturas que tenemos en España solo por el hecho de ser ciudadanos de este país, ya seas trabajador o no. Todas estas prestaciones son gracias a la Seguridad Social de este territorio, uno de los pilares fundamentales de la política y el Estado de Bienestar. Por ello, en este artículo queremos mostrarte qué es y cómo funciona la Seguridad Social para que entiendas sus características.

¿Qué es la Seguridad Social?

La Seguridad Social es un concepto que se basa en la protección de los ciudadanos por parte de la sociedad, a través de una serie de medidas y legislaciones públicas, con el objetivo de garantizar sus necesidades básicas, asegurar asistencia sanitaria y ayuda a las diferentes familias. Se entiende como el bienestar del ciudadano y, para ello, se realizan diferentes políticas sociales y económicas con el objetivo de que conseguir una mayor igualdad en la sociedad.

En cada uno de los países la Seguridad Social se entiende de una forma y posee unas coberturas diferentes. Por suerte, España es uno de los países con mayores prestaciones si los comparas con las economías más importantes.

Así, en España la Seguridad Social es un sistema público que encarga de proteger socialmente a todos los ciudadanos del Estado. Sus principales objetivos se centran en ofrecer las garantías sociales básicas que toda persona necesita y asignar las prestaciones necesarias para superar las diferentes contingencias a las que se enfrentan los ciudadanos, ya sea enfermedad, pérdida de trabajo o jubilación.




Además, en España también se le conoce por este nombre al organismo encargado de gestionar todas estas políticas que es la Tesorería General de la Seguridad Social.

¿Cómo se financia la Seguridad Social?

Conocer el funcionamiento de la Seguridad Social es clave para entender cuál es el nivel de protección y a dónde van a parar sus impuesta. Uno de los puntos fundamentales es la financiación del sistemas, ya que es la que permite que se puedan ofrecer las diferentes prestaciones y coberturas a la sociedad.

La Seguridad Social es nuestro país se financia a través de los impuestos que pagan los ciudadanos y las empresas a través de sus cotizaciones. Sin embargo, debemos tener en cuenta que algunas personas no trabajan y sí que reciben prestaciones porque es de ámbito universal para todos los españoles. Esto es porque existen diferentes modalidades a la hora de conseguir el capital necesario para sus prestaciones.

Por un lado, se encuentran las modalidades contributivas, es decir, los ingresos provienen a través de las contribuciones de los trabajadores y empresas según los salarios y los beneficios que obtienen. Y, por otro lado, la modalidad no contributiva permite obtener ingresos a la Seguridad Social a través de aportaciones del Estado que proviene de partidas de los Presupuestos Generales del Estado.

Ahora ya conoces de dónde saca el dinero la Seguridad Social en nuestro país. Ahora, descubre todas las coberturas que poseemos los ciudadanos de este país gracias a las prestaciones que ofrece la Seguridad Social en la actualidad.

juanma caurin No hay comentarios

Conoce todas las prestaciones que ofrece la Seguridad Social

Como ya sabrás la Seguridad Social, es un sistema público formado una serie de leyes y organismos que se encarga de garantizar la vida de los ciudadanos. Para ello, ofrece algunas prestaciones con características diferentes que permiten cubrir diferentes situaciones que suponen un perjuicio económico para las personas. Algunas prestaciones como el paro o las pensiones son muy conocidas, sin embargo hay otras que no lo son tanto. Por eso, aquí queremos conozcas todas las prestaciones que ofrece la Seguridad Social en nuestro país.

¿Cuáles son las prestaciones de la Seguridad Social?

Son muchas y variadas las diferentes coberturas que ofrece nuestro sistema social. Entre las principales prestaciones de la Seguridad Social encontramos:

  • Asistencia sanitaria: se cubren todos los gastos médicos y farmacéuticos para conservar la salud de las personas.
  • Seguro escolar: protege a todos los estudiantes menores de 28 años de estudios oficiales desde 3º de ESO hasta el final del tercer ciclo universitario.
  • Jubilación: cuando las personas terminan su vida laboral reciben una prestación en función de la cotización realizada con su trabajo.
  • Paro: los empleados reciben una prestación a través del SEPE en caso de extinción de su contrato laboral.
  • Prestación por cese de actividad: es el conocido como paro de los autónomos. Se otorga a los trabajadores por cuenta propia que dejan su actividad.
  • Fallecimiento: esta prestación cubre los perjuicios económicos que se producen por el fallecimiento de un familiar.
    • Pensión de viudedad: dirigida al cónyuge de la persona fallecida.
    • Pensión de orfandad: la reciben los hijos de la persona fallecida.
    • En favor de familiares: en este caso son los hermanos o nietos a los que se da esta prestación.
  • Incapacidad temporal: los trabajadores reciben una prestación cuando están enfermos para suplir la pérdida de ingresos que les provoca no estar trabajando.


  • Lesiones permanentes no invalidables: se produce cuando los trabajadores reciben una prestación por un accidente de trabajo admitido pero que no limita la realización del puesto de trabajo.
  • Incapacidad permanente: se produce cuando un trabajador no puede cumplir con su trabajo por pérdidas funcionales graves definitivas. Existen diferentes grados:
    • Parcial: disminución del desempeño del trabajo de más del 33%.
    • Total: el trabajador no puede realizar su trabajo, pero sí puede dedicarse a otros puestos de trabajo.
    • Absoluta: la persona no puede realizar ningún tipo de profesión.
    • Gran invalidez: además de no poder realizar ninguna profesión, necesita a una persona que le ayude en su vida diaria.
  • Maternidad y paternidad: prestación para madres y padres que acaban de tener un hijo. Además, las mujeres pueden acceder a otras prestaciones como:
    • Riesgo de embarazo: cuando la madre suspenda su trabajo durante el embarazo.
    • Riesgo por lactancia natural: para cubrir la pérdida de ingresos durante la lactancia de su hijo.

Aquí puedes encontrar las principales prestaciones que ofrece la Seguridad Social. Algunas podrás disfrutarlas sin realizar trámites, mientras que otras tendrás que solicitarlas para poder acceder a ellas. Infórmate de cuáles son tus condiciones y a cuáles puedes optar.

juanma caurin No hay comentarios

IPREM 2019

Para la concesión de ayudas y prestaciones por parte del Estado, ya provengan de la Seguridad Social o de cualquier otro organismo de la Administración pública, se utiliza el IPREM como referencia para determinar los límites establecidos en cada situación. Por ello, aquí queremos mostrarte toda la información acerca del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples y cuál es su cuantía para este año.

¿Qué es y para qué sirve el IPREM?

El IPREM o Indicador Público de Renta de Efecto Públicos es un índice utilizado en España como referencia para determinar la concesión y cálculo de ayudas, subvenciones y prestaciones en relación a los diferentes ingresos que posee cada persona o unidad familiar.

Este indicador surgió en 2004 como alternativa al Salario Mínimo Interprofesional, que se utilizaba como referencia para estas cuestiones y que, a partir de ese momento, pasó a utilizarse únicamente en el ámbito laboral. De esta forma, se consiguió que los aumentos de los salarios mínimos no afectaran a las ayudas que se daban a las clases económicas más bajas ni a la prestación por desempleo.

Cuando nos disponemos a solicitar una ayuda, beca o subvenciones, en las bases siempre encontraremos el IPREM como referencia para determinar el acceso o no a dicha ayuda, o indicar la cantidad a recibir, en caso de que existas diferentes escalas. Por ejemplo, para marcar los mínimos para acceder a una ayuda podemos ver que la unidad familiar no puede superar 3 veces el IPREM, es decir, que si los ingresos de tu familia son superiores al triple del IPREM, no podrás acceder a ella.

El IPREM se utiliza en una gran cantidad de trámites en los que se valoran las restas de las personas o familias. Entre ellas podemos encontrar:

  • Asistencia jurídica gratuita
  • Prestación por desempleo
  • Ayudas al alquiler de viviendas
  • Acceso a Viviendas de Protección Oficial
  • Becas de estudio


¿Cuál es la cuantía del IPREM en 2019?

Actualmente, el IPREM 2019 se encuentra en 537,84€ al mes. Esto supone un IPREM anual de 6454,03€ si tenemos en cuenta 12 pagas. Sin embargo, para el cómputo anual del IPREM 2019 será de 7.519,19€, en el que se incluyen las pagas extraordinarias en la cuenta final.

Debemos tener en cuenta que en 2019, aún no se han aprobado los Presupuestos Generales del Estado, en los que se suele actualizar el IPREM. Para este año el Gobierno tenía planeada una subida después de dos años congelado del 2%,  lo que dejaría el IPREM así:

  • IPREM mensual: 548,60€
  • IPREM anual (12 pagas): 6.583,20€
  • IPREM anual (14 pagas): 7680,35€

Sin embargo, hasta que no se aprueben los Presupuestos Generales del Estado no será oficial, el Indicador Público de Renta de Efectos Públicos seguirá congelado y en el mismo valor desde 2017. Además, puede que haya cambios si no se aprueban los PGE 2019 antes de que se celebren las elecciones.

Evolución del IPREM hasta la actualidad

En esta tabla podrás encontrar las cuantías del IPREM desde que se creó este indicador hasta ahora. Aquí podrás ver cómo ha evolucionado este índice y podrás observar los años en los que se ha congelado.

AñoIPREM MensualIPREM Anual (12 pagas)IPREM Anual (14 pagas)
2019537,84 €6.454,03 €7.519,59 €
2018537,84 €6.454,03 €7.519,59 €
2017537,84 €6.454,03 €7.519,59 €
2016532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2015532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2014532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2013532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2012532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2011532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2010532,51 €6.390,13 €7.455,14 €
2009527,24 €6.326,86 €7.381,33 €
2008516,90 €6.202,80 €7.236,60 €
2007499,20 €5.990,40 €6.986,80 €
2006479,10 €5.749,20 €6.707,40 €
2005469,80 €5.637,60 €6.577,20 €
2004460,50 €5.526,00 €6.447,00 €

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Si he cotizado 15 años tengo derecho a pensión?

El límite para empezar a cobrar la pensión de jubilación es de 15 años de cotización, pero al tratarse del mínimo la cantidad a percibir no será total. Por este motivo es muy común plantearse, ¿si me jubilo con 15 años cotizados, cuánto cobraré? La cantidad a percibir depende de varios factores y entre ellos se encuentra los años cotizados. Vamos a ver cómo calcular las pensiones y la cantidad a percibir por 15 años cotizados.

Cuánto tiempo tienes que cotizar para cobrar la pensión

Para disfrutar de la pensión contributiva es necesario haber trabajo y cotizado durante al menos 15 años y conoceremos la cantidad a percibir a partir de la base reguladora, que se obtiene con la media de las bases de cotización de los últimos años. Por ello, sabiendo cuánto tiempo hemos trabajado y en qué proporción hemos contribuido, sabremos cuánto nos queda de pensión.

Como hemos visto, para calcular la pensión de jubilación necesitamos conocer la base reguladora de los últimos años, pero ¿cuántos años se toma de referencia para calcular la pensión? Con las diferentes reformas en materia de pensiones es lógico no saber exactamente cómo obtener el cálculo. La Ley actual de las pensiones es de 2013 y en ella se establece los años mínimos de cotización y la edad requerida para disfrutar de la jubilación. En ambos casos el mínimo se va elevando progresivamente, la edad para jubilarse era en 2013 de 65 años y será en 2027 de 67 años; a su vez  las bases de cotización que se tienen en cuenta para calcular la base reguladora ha ido ascendiendo y se prevé que aumente a los 25 años en 2022. 

Como vemos, el aumento paulatino de los años de cotización que que se tienen en cuenta para calcular la base reguladora convierte este cálculo en algo más complejo.

Además, tenemos que tener en cuenta la edad de jubilación y el tiempo trabajado, porque a más años de cotización más prestación recibimos. Si cotizamos el tiempo máximo y nos jubilamos a la edad máxima que exige la ley cobraremos el 100% de la prestación.

La siguiente tabla indica los años cotizados y edad exigida para cobrar el total de la pensión contributiva.


Periodo de cotización para las pensiones

¿Qué pensión cobraré si solo he cotizado 15 años?

¿Qué sucede si no hemos cotizado tantos años? El mínimo de años cotizados que exige la ley para cobrar la pensión es de 15 años, pero la cantidad a percibir no será el 100%.  Si solo hemos cotizado 15 años recibiremos el 50% de la prestación por jubilación y este porcentaje aumenta a medida que se acerca a los mínimos exigidos para percibir el total de la prestación.

Es necesario cumplir una serie de requisitos para optar a la pensión con 15 años cotizados.

  • Estar afiliado a la Seguridad Social.
  • De esos 15 años cotizados al menos dos de ellos estarán dentro de los últimos 15 años.
  • La pensión mínima será el 50% de la base reguladora.

Si no llegamos a los 15 años cotizados no es posible cobrar una pensión contributiva, pero si es posible acceder a pensiones no contributivas. Para ello es necesario tener la edad mínima de jubilación (65 ó 67 años según el año en que estemos) y carecer de rentas. Los ingresos insuficientes se establecen en 5.321,4€ para personas que viven solas.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Cuál es el plazo para pedir el paro?

Si nos encontramos en situación legal de desempleo podemos solicitar en el Servicio Público de Empleo (SEPE) el paro, se trata de una ayuda económica que se concede a aquellas personas que quieren trabajar pero en ese momento no pueden. Para pedir la prestación contributiva por desempleo es necesario cumplir con una serie de requisitos, si se cumplen, podremos solicitar el paro. Pero, ¿cuánto tiempo tenemos para pedirlo? Vamos a verlo.

Plazo para solicitar la prestación contributiva

Es posible pedir el paro cuando causamos baja en una empresa siempre que tengamos un periodo mínimo de cotización de 360 en los 6 años anteriores al último contrato de trabajo, seamos demandantes de empleo, y nos encontremos en situación legal de desempleo. La Ley de la Seguridad Social entiende por "situación legal de desempleo" los casos donde haya habido un despido, finalización del contrato, un ERE o regulación de empleo. Si cumplimos con todo ello entonces tendremos que iniciar los trámites para pedir el paro.

Existe un plazo mínimo para solicitar la ayuda por desempleo y es de 15 días hábiles desde el cese en la empresa. Durante estos 15 días no se tiene en cuenta festivos ni domingos. Es muy habitual que al solicitar el paro no sepamos qué día exacto empieza a contar los 15 días, así como hasta qué hito se considera dentro del plazo. Vamos a verlo:

  • ¿Desde qué día empezamos a contar? El día en el que empieza a contar es la fecha de situación legal de desempleo que corresponde al último día de trabajo si hemos disfrutado de todas las vacaciones, o el último día de vacaciones pagadas. Si la empresa no nos ha pagado las vacaciones y debemos disfrutarlas seguiremos dados de alta en la Seguridad Social hasta el último día de descanso. Por ejemplo, si dejamos la empresa el 1 de marzo pero nos corresponde 5 días de vacaciones, el plazo para solicitar el paro comienza el 6 de marzo.
  • ¿Qué pasa si me asignan cita con el SEPE después de 15 días? Se considera que el trabajador ha pedido el paro el mismo día que pide la cita previa, no el día que le asignan la reunión. No podremos solicitar la cita previa con el SEPE mientras disfrutamos de las vacaciones que nos debe la empresa, tendremos que esperar a que concluyan para iniciar los trámites del paro.




El primer paso para solicitar el paro es pedir cita previa al SEPE, solo se tramita la prestación por desempleo desde las oficinas locales. No nos atenderán si no tenemos cita previa, por eso es necesario pedirla en el momento causamos baja de la empresa. Una vez allí entregaremos la tarjeta del paro, el certificado de la empresa, la solicitud donde demandamos el paro y el DNI.

Para conseguir la tarjeta del paro, es decir, la tarjeta de demandante de empleo (DARDE) necesitaremos acudir a los Servicios Autonómicos de Empleo, en muchas ocasiones comparten oficina con el SEPE, pero no son la misma institución.

¿Qué pasa si pido el paro fuera de plazo?

Si solicitamos el paro fuera del plazo, es decir, más tarde de los 15 días hábiles el derecho no se pierde, podremos seguir disfrutando de la prestación pero estaremos penalizados. La penalización es mayor a medida que la demora aumenta.

La legislación determina que es posible solicitar el paro después del plazo pero el demandante cobrará el paro a partir de la fecha de petición. Esto significa que perderá tantos días de prestación como haya tardado en realizar la solicitud. Como vemos, si nos pasamos del plazo no cobraremos los días anteriores a la fecha tardía de solicitud.

Llegados a este punto es posible valorar si compensa pedir el paro pasados unos días o dejar que se acumule y disfrutarlo más adelante sin penalizaciones. Recuerda que el paro tiene una fecha de caducidad de 6 años.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Si pido la baja voluntaria puedo cobrar el paro?

El paro es una prestación que ofrece la Seguridad Social a todas aquellas personas que se encuentran en situación legal de desempleo, para solicitar la ayuda económica es necesario cumplir una serie de requisitos como es ser demandante de empleo, tener un periodo mínimo de cotización de 360 en los 6 años anteriores al último contrato de trabajo y encontrarse sin trabajo debido a un despido o finalización del contrato. La baja voluntaria en un trabajo no se considera situación legal de desempleo debido a que el cese del trabajador se ha producido por decisión propia.

Por ello, la respuesta es negativa. Si decidimos dejar el empleo de manera voluntaria no cobraremos el paro, la empresa no preparará "los papeles del paro" y por tanto no podremos acudir al SEPE para solicitar la prestación económica. Cuando un trabajador deja la empresa esta realiza un certificado de empresa donde especifica el motivo de la baja laboral, se trata de uno de los documentos necesarios para solicitar el paro. En este caso quedará constancia el apartado 21 "Baja voluntaria del trabajador".

El sistema está configurado para que no se produzcan bajas voluntarias con el objetivo de recibir la ayuda económica. Aunque el trabajador tenga cotizado el tiempo suficiente para pedir el paro no podrá hacerlo. El hecho de no poder pedirlo en este momento no significa que no pueda hacerlo en el futuro. El tiempo cotizado en la empresa sigue acumulado y podrá ser disfrutado más adelante.

Cómo disfrutar del paro después de causar baja voluntaria

¿Sabías que el paro acumulado tiene una validez de 6 años? Si no hemos podido pedir el paro porque hemos dejado el trabajo de manera voluntaria podremos disfrutarlo más adelante cuando nos encontremos en situación legal por desempleo.


Según la Ley General de la Seguridad Social un trabajador se encuentra en situación legal por desempleo cuando la relación laboral se extingue, ya sea mediante despido o al finalizar el contrato; se suspende, debido a un ERE; o se reduce temporalmente, si se abren expedientes de regulación. Si en el futuro nos encontramos otra vez sin trabajo por algunas de estas causas podremos solicitar el paro.

El sistema está preparado identificar fraudes y trampas, por ello no se admite causar baja voluntaria, conseguir un trabajo de un día y cobrar el paro. Esta situación no es aceptada. El SEPE lucha contra el fraude y por ello analiza cada caso.

¿Cuánto hay que cotizar para cobrar el paro acumulado?

Para disfrutar del paro acumulado es necesario haber cotizado un mínimo de días. Esto quiere decir que si tenemos acumulado 4 años de paro y trabajamos únicamente 10 días es difícil que nos concedan la prestación contributiva por desempleo. ¿Cuántos días son necesarios para cobrar el paro? ¿un mes? ¿dos meses? Lo cierto es que no hay una cantidad estipulada, el Servicio Público de Empleo considera en cada momento si hay intención de defraudar o no. Analizando las sentencias que hay del Tribunal Supremo se ha establecido jurisprudencia, el trabajador tiene que durar al menos 3 meses en su nuevo puesto de trabajo antes de causar baja, ya sea por despido o fin de contrato.

No hay ninguna norma donde se indique el tiempo necesario que hay que cotizar para disfrutar del paro acumulado tras causar baja voluntaria.

El paro es una ayuda económica para aquellas personas trabajadoras que quieren y pueden trabajar pero se encuentran en situación de desempleo, causar baja voluntaria implica que el trabajador no quiere trabajar y por tanto no tiene derecho a la ayuda económica.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué documentos hacen falta para solicitar el paro?

Entendemos por paro dos conceptos, todas aquellas personas que se encuentran en situación de desempleo y por tanto están paradas, y la prestación contributiva que reciben las personas que se encuentran sin trabajo. No todas las personas paradas pueden recibir la ayuda económica, la Seguridad Social establece una serie de requisitos mínimos que tiene que cumplir el demandante para disfrutar del subsidio. Vamos a ver los trámites necesarios para pedir la ayuda y los documentos que nos solicitarán desde el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Trámites para solicitar el paro

Si la persona en situación de desempleo cumple los siguientes requisitos podrá demandar el paro, entendido como ayuda económica para los desempleados, estar en situación legal de desempleo, ser demandante de empleo, tener un periodo mínimo de cotización de 360 en los 6 años anteriores al último contrato de trabajo y encontrarse sin trabajo por despido o finalización del contrato

El plazo para solicitar la prestación por desempleo es de 15 días hábiles desde que el empleado a causado baja laboral, este día puede ser el último que el empleado acudió al trabajo, o puede ser el último día de las vacaciones pendientes que tenía por disfrutar. Los siguientes pasos  son necesarios para darse de alta en el paro.

  1. Acudir a las oficinas del SEPE para tramitar el paro. (Es necesario pedir cita previa).
  2. Presentar los documentos necesario para pedir el paro.
  3. Si aprueban la solicitud el paro se cobra el día 15 de cada mes.

Documentos para pedir la prestación contributiva por desempleo




Al solicitar el paro es necesario entregar una serie de documentos, de este modo la Seguridad Social comprueba que cumplimos con todos los requisitos para pedir el paro y,a demás, le permite calcular cuánto cobraremos de paro. Al llegar a la cita previa del SEPE entregaremos:

  • Tarjeta de paro. Es imprescindible darse de alta como demandante de paro y entregar el DARDE (Documento de alta y Renovación de la Demanda de Empleo).
  • Impreso de la solicitud para recibir la prestación contributiva del SEPE. Este documento estará disponible en las propias oficinas de empleo y también se pude descargar en PDF desde la web del SEPE.
  • Certificado de la empresa donde el demandante ha estado trabajando los últimos 6 meses, estará sellado y firmado.
  • Si la empresa no estuviera en el Sistema RED de la Tesorería General es necesario aportar una copia de los documentos de cotización.
  • Certificados de las empresas donde se ha trabajado a tiempo parcial durante los últimos 6 años, siempre que no se haya disfrutado de la prestación por desempleo anteriormente.
  • DNI, justificaremos quienes somos con una copia del Documento Nacional de Identidad. También se entregará la copia del DNI o NIE de los hijos que están a cargo del demandante.

Existen situaciones especiales que requieren otros documentos, por ejemplo si el demandante de empleo solicita el paro mientras trabaja a tiempo parcial en otro empleo tendrá que incluir el certificado de la empresa que mantiene. Asimismo si se ha trabajado en el extranjero, y se regresa a un país miembro de la Unión Europea, se incluye el formulario UI o E-301. Ante situaciones especiales es recomendable consultar con la oficina local del SEPE.

Si no disponemos de toda la documentación necesaria tendremos que volver a pedir cita previa y entregar todos los documentos necesarios para pedir el paro.

Elena Aucejo No hay comentarios

¿Qué son las cuentas nocionales y cómo afectan a las pensiones?

¿Nunca habías oído hablar de las cuentas nocionales? No te preocupes, se trata de un término bastante novedoso que ha surgido entorno a las pensiones. Es un nuevo sistema para calcular las pensiones de los trabajadores de un país, actualmente está operativo en Suecia y Polonia. ¿Por qué está de actualidad este término? Porque España está contemplando implementar las cuentas nocionales en el sistema de pensiones. Si esto ocurriese es necesario conocer cómo funciona el sistema y las ventajas que tendría para nosotros.

Concepto de cuentas nocionales

Las cuentas nocionales es un sistema que recoge las cotizaciones de los empleados, desde el primer momento que una persona es dada de alta en el sistema de la Seguridad Social comienza a cotizar y queda reflejado en las cuentas. Cuando llegue el momento de la jubilación se tiene en cuenta la cifra de cotizaciones totales y se divide por el número de años que restan según la esperanza de vida media del país. Así se calculan las pensiones de cada trabajador.

El término "nocional" se utiliza en el ámbito académico y es un sinónimo de "virtual", siendo las cuentas nocionales un tipo de sistema virtual donde se recogen las cotizaciones de todos los empleados.

¿Cómo funcionan las cuentas nocionales?

El sistema de cuentas nocionales trata las pensiones como los planes de pensiones. Como hemos adelantado, este sistema de pensiones, no realiza un reparto de dinero en función de los últimos 35 años de vida cotizado, sino que parte de la cotización total que hace cada individuo de una nación. Para calcular la cuota de la pensión se tiene en cuenta la esperanza de vida ya que el total del dinero a percibir tiene que durarle al trabajador todos los años de vida que le queden.

En las cuentas nocionales intervienen varios factores:

  • Capital nocional. Se trata del dinero acumulado por parte del pensionista en las cuentas nocionales. Actúa como un monedero, donde se registra el aporte a la Seguridad Social,  se trata de la hucha de pensiones individual de cada uno.
  • Factor de conversión. Toda la cantidad acumulada se repartirá al trabajador en forma de renta vitalicia. Para conocer cómo dividir el dinero acumulado se tiene en cuenta la media de vida del país, así se establece la cuota de la pensión.




Como vemos el reparto de las pensiones se realiza de manera individual, cada trabajador recibirá el dinero que ha acumulado en la cuenta nocional pero será repartido en función de la esperanza de vida media del país. Siendo necesario actualizar las pensiones cada año según la media de cada país.

Cómo calcular la pensión

Shutterstock || Andrey_Popov

Ventajas y desventajas de las cuentas nocionales para las pensiones

Se trata de un sistema de pensiones no definidas, contrasta con el sistema actual de pensiones porque este sí es definido. Actualmente se calcula las pensiones a partir de lo que se ha cotizado en los últimos 25 ó 35 años de vida y lo aportado en los últimos 25 años. Sin embargo, con el sistema de cuentas nocionales el pensionista recibirá la prestación en función de la cotización que realiza durante toda su vida laboral. 

La principal ventaja de las cuentas nocionales es crear un sistema más sostenible, más justo para todos, ya que el jubilado percibe únicamente aquello que ha cotizado. Además este sistema de pensiones tiene en cuenta toda la cotización de la vida laboral. Si en los últimos 25 años de vida el empleado ha tenido periodos de desempleo, no se ve afectado, porque tiene en cuenta desde el día uno de trabajo.

También sirve como incentivo para alargar la vida laboral de los empleados. Se ven directamente compensadas aquellas personas que tardan más en jubilarse.

Por contra, el sistema de cuentas nocionales no garantiza que el pensionista recibirá el dinero que necesita para vivir tras la jubilación. Al no existir un mínimo la pensión depende de la cotización de cada uno. Esto es una problemática para todos aquellos parados de larga duración o trabajadores con poca vida laboral. Suecia combate este hándicap estableciendo una pensión mínima, ofreciendo seguridad a los pensionistas.

¿España seguirá los pasos de Suecia? Todavía no está nada claro, pero al menos ya conocemos qué son las cuentas nocionales y cómo se aplicarían en nuestro país.

Tania Díaz No hay comentarios

Fondo de Reserva de la Seguridad Social: así es la hucha de la pensiones

El fondo de reserva de la Seguridad Social, también conocido como hucha de las pensiones, es un fondo de inversión estatal. La hucha de las pensiones se creó por el gobierno español. Con el fin de garantizar el funcionamiento del sistema público de la Seguridad Social.

El fondo de reserva de la Seguridad Social inicio su funcionamiento en el año 2000, tras el conocido como pacto de Toledo, en el que se asentaron las bases para determinar el funcionamiento del sistema de pensiones.

¿Para que sirve el Fondo de Reserva de la Seguridad Social?

El fondo de reserva de la Seguridad Social tiene como objetivo ser una reserva económica que sirva para atender las futuras necesidades. En relación con las prestaciones contributivas que atiende la Seguridad Social. Especialmente en aquellos momentos en los que pueda existir en la Seguridad Social una desviación entre los ingresos y gastos.

¿Cómo se creó la hucha de las pensiones?

La hucha de las pensiones o fondo de reserva de la Seguridad Social se creó en el año 2000, tras numerosos acuerdos entre las distintas fuerzas políticas y sociales del momento. En su primer año de vida la hucha de las pensiones acumuló un dotación total de 604 millones de euros.

Este importe se acumuló a través de los excedentes derivados de la gestión de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales por parte de las mutuas. Así como, de los excedentes en los ingresos de prestaciones contributivas y de incapacidad temporal por contingencias comunes.

La hucha de las pensiones alcanzó su máximo histórico en el año 2011, con un total de 66.815 millones de euros. Lamentablemente la crisis económica y el posterior periodo de recesión provocaron una drástica disminución de su capital que descendió hasta los 8.095 millones de euros en el año 2017.


Desde su creación hasta el año 2012 la hucha de las pensiones no dejo de aumentar el capital acumulado en ella, aumentando su capital de forma ininterrumpida durante sus primeros 12 años de vida mediante las dotaciones y asignaciones realizadas conforme a las previsiones establecidas. Además de por los rendimientos que producían las inversiones en deuda pública efectuadas por el propio fondo.

¿En que se ha gastado la hucha de las pensiones?

Si bien es cierto que la ley que regula el fondo de reserva de la Seguridad Social contemplaba la posibilidad de retirar una parte de su capital en situación de crisis, con el fin de garantizar el mantenimiento del fondo, dicho importe no podía superar el 3% del importe que se hubiera destinado a prestaciones contributivas.

Pero en el año 2012 se suprimió este límite que establecía que no se podía extraer de la hucha de las pensiones más del 3% del importe gastado en prestaciones contributivas. A través de un decreto ley el gobierno estableció que se podría retirar del fondo de reserva de la Seguridad Social la cantidad que fuera necesaria durante un máximo de 5 años seguidos.

La eliminación de dicho límite supuso el mayor descenso de la hucha de las pensiones registrado hasta la fecha, llegando a sacar en un solo año la cantidad de 26.136 millones. Este fue uno de los principales motivos por los que el fondo de reserva ha reducido su capital.

Además de por las retiradas extraordinarias, la hucha de las pensiones también se vio afectada por la reducción de aportaciones, que se produjo durante el período de crisis. Durante varios años las únicas contribuciones que recibía el fondo de reserva de la seguridad social provenían de los excedentes de mutuas de trabajo y de los rendimientos de las inversiones efectuadas.

La suma de ambos hechos, la retirada extraordinaria de capital y el cese en las aportaciones han provocado que se gaste casi por completo la hucha de las pensiones. Es por esto que, en la actualidad se habla mucho de la insostenibilidad del sistema público de pensiones en España, algo que preocupa mucho a toda la sociedad y a los políticos, los cuales buscan nuevas ideas para poder para las pensiones en el futuro.