Tania Díaz No hay comentarios

Descubre los ejemplos de desarrollo sostenible más importantes

El desarrollo sostenible o sustentable es una forma de desarrollo social y económico que se basa en realizar un uso responsable de los recursos, con el fin de asegura las necesidades presentes sin comprometer las necesidades de las futuras generaciones.

El desarrollo sostenible se fundamenta por lo tanto, en que el consumo, la explotación de recursos y la obtención de beneficios dejan de ser el principal motor de la sociedad, en busca de una sociedad más humana en la que se realizará una explotación más racional de los recursos, con el objetivo de cuidar el medioambiente y el planeta.

Cada vez existe una mayor conciencia sobre el desarrollo sostenible tanto entre las empresas y organizaciones, como en el conjunto de la sociedad. Si quieres entender mejor en que se basa el desarrollo sostenible y cómo se lleva a cabo. Continúa leyendo esta entrada en la que vemos algunos ejemplos reales de desarrollo sostenible que ya se están realizando.

Ejemplos reales de desarrollo sostenible

Aquí puedes ver ejemplos reales en los que se lleva a cabo un desarrollo sostenible.

1. Energía limpia

La producción de energía es una de las áreas en las que más ha calado el desarrollo sostenible. Años atrás la producción de energía limpia como forma de abastecimiento masivo para la sociedad era prácticamente impensable. Actualmente podemos encontrar diferentes ejemplos de producción de energía de acuerdo a los modelos del desarrollo sostenible.

La energía solar y la eólica son sin duda los dos tipos de energía limpia que más se han desarrollado. Además de existir como forma de apoyo a la red eléctrica, también podemos encontrar muchos hogares con placas solares que aseguran el consumo eléctrico y e incluso el de calefacción.




Ocurre lo mismo con la energía eólica. Aunque hace años que existen los molinos eólicos que suministran energía a la red eléctrica, hoy en día también existen pequeños molinos eólicos que, al ser instalados en una vivienda, garantizan su abastecimiento energético, siendo este uno de los más claros ejemplos de desarrollo sostenible.

2. Agricultura ecológica

En cuanto a la agricultura sostenible y ecológica encontramos multitudes ejemplos en los que se utilizan modelos de desarrollo sostenible. Durante mucho tiempo la agricultura usó y abuso de los pesticidas y fertilizantes, con la consiguiente acumulación de nitritos y nitratos en el subsuelo y el agua. Pero cada vez son más los agricultores que optan por controlar las plagas con otros tipos de insectos, liberándolos en las plantaciones de forma controlada.

Además, aunque los límites en la utilización de abonos y fertilizantes son cada vez más bajos, son muchos los agricultores que han reducido o sustituido su uso por otros elementos más naturales y menos contaminantes que generan una menor producción pero de mayor calidad.

También sirve de ejemplo de desarrollo sostenible en la agricultura la reducción en el consumo de agua, que se ha visto favorecida por la creación de nuevos y cada vez más avanzados y sofisticados sistemas de riego, los cuales reducen drásticamente el consumo de agua de riego.

3. Reciclaje de residuos

Cuando hablamos de reciclaje a todos nos vienen a la cabeza los clásicos contenedores de colores para reciclar la basura doméstica. No obstante, hoy en día el reciclaje de residuos va mucho más allá y podemos encontrar ejemplos de desarrollo sostenible en los que se reciclan todo tipo de residuos.

Quizá uno de los ejemplos más llamativos sea el de los neumáticos, que actualmente se utilizan en los procesos de fabricación de múltiples objetos de consumo. O también el del escombro procedente de la demolición de obras o construcciones, el cual ya se clasifica y recicla en numerosas plantas en nuestro país.

Todas estas medidas de reciclaje se realizan con el objetivo de establecer una economía circular en la que los productos o residuos que desechan sirvan para la creación y obtención de otros nuevos productos. De esta forma, se consigue alarga la vida útil de los productos, reducir el consumo excesivo de recursos que existen en la actualidad y, por consiguiente, ayudar a preservar el medioambiente tal y como lo conocemos.

Tania Díaz No hay comentarios

¿Cuáles son los objetivos del desarrollo sostenible?

Los objetivos de desarrollo sostenible también conocidos como ODS por sus siglas, se fijaron en la Asamblea General de Naciones Unidas el 25 de septiembre del 2015. Estos objetivos se adoptaron por los líderes mundiales tras mas de dos años de negociaciones y diversas consultas. En su elaboración participaron un total de 193 estados, miembros todos ellos de la ONU.  El fin de esta asamblea era crear un conjunto de objetivos globales que sirvan para asegurar la prosperidad y a su vez proteger el planeta.

Las metas del desarrollo sostenible marcaran el desarrollo global de los principales países durante los próximos quince años. En lo que se conoce como agenda 2030 de desarrollo sostenible y que ha recibido el nombre de "Transformar nuestro mundo: La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible". Esta agenda incluye 17 objetivos que a su vez agrupan un total de 169 metas. Para conseguir llegar a las metas marcadas es imprescindible la colaboración de gobiernos, empresas y del conjunto de la sociedad en general.

Los 17 objetivos del desarrollo sostenible

Estos son los diecisiete objetivos fijados por Naciones Unidas en su agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Se incluyen todo tipo de medidas con el fin de reducir la pobreza, combatir el cambio climático, defender el medioambiente. Además, también se incluyen medidas que buscan conseguir una sociedad mas justa e igualitaria. Cada uno de estos objetivos esta a su vez compuesto por una serie de metas hasta un total de 169.

  • Objetivo 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
  • Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
  • Objetivo 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar en todas las edades.
  • Objetivo 4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.
  • Objetivo 5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.
  • Objetivo 6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.


  • Objetivo 7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.
  • Objetivo 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenido, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
  • Objetivo 9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
  • Objetivo 10. Reducir la desigualdad en y entre los países.
  • Objetivo 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  • Objetivo 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.
  • Objetivo 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático, así como, sus efectos.
  • Objetivo 14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y también los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
  • Objetivo 15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.
  • Objetivo 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, así como, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.
  • Objetivo 17. Fortalecer los medios de ejecución y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Si se trabaja por conseguir estos objetivos del desarrollo sostenible por parte de todos los integrantes del planeta es posible garantizar los recursos para las próximas generaciones y controlar

Tania Díaz No hay comentarios

¿Cuáles son las principales características del desarrollo sustentable?

Se conoce con el nombre de desarrollo sostenible, sustentable o desarrollo perdurable, a la forma de desarrollo socioeconómico en el que se aseguren las necesidades presentes, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, para enfrentarse a sus propias necesidades.

El desarrollo sostenible se basa, por lo tanto, en una sociedad más humana, en la que el consumo, la explotación de recursos y la obtención de beneficios dejan de ser el principal motor de la sociedad, pasando a realizar una explotación más racional de los recursos que cuide del medio ambiente y del planeta.

7 principales características del desarrollo sustentable

El desarrollo sostenible busca que las próximas generaciones se encuentren un mundo y una sociedad que, como mínimo, sea igual, sino mejor que la actual. Para ello, el desarrollo sostenible se basa en actuar en tres áreas, la sociedad y las personas, la economía y el planeta. En base a ello, estas son las principales características que debe reunir una sociedad para considerar que su desarrollo es sostenible o sustentable.

Cuidado del agua

El agua dulce potable es un bien escaso. Una de las principales metas del desarrollo sostenible es el mantenimiento de las reservas de agua. Así como, utilizar este recurso de una manera más racional. Algunas de las mejoras que, por ejemplo, introduce el desarrollo sustentable en este sentido son los métodos de riego que requieran un menor consumo de agua o que se mejoren las plantas potabilizadoras y depuradoras.

Aumento del reciclaje

Actualmente muchos de los recursos que se utilizan para la fabricación de objetos comunes y de consumo son limitados. Esto convierte al reciclaje en la mejor forma de reutilizar los recursos disponibles en un desarrollo sostenible. Además de reducir el consumo de recursos, el reciclaje también reduce drásticamente el aumento de residuos, generando una economía circular muy interesante que, a su vez, supone una disminución de los niveles de contaminación.

Protección del medioambiente

Este es, sin duda, uno de los puntos fuertes y a su vez más difíciles de conseguir para el desarrollo sostenible. La protección del medio ambiente y de la biodiversidad es un aspecto cada vez más importante para el conjunto de la sociedad. El desarrollo sostenible busca, además de proteger el medioambiente, evitar los desastres ambientales producidos tanto por la mano del hombre, como por los cambios climáticos. Puedes consultar en Ecotrendies todos los problemas y soluciones que se pueden utilizar para la protección ambiental.


Recuperación de ecosistemas

Otro de los aspectos clave del desarrollo sustentable es la recuperación o reparación de los daños ocasionados por el hombre en los ecosistemas. Este daños se ha producido en muchos casos debido al uso intensivo de recursos. Pero también es responsabilidad del progresivo deterioro de la capa de ozono.

Uso de tecnologías limpias

Otro de los grandes retos del desarrollo sostenible es aumentar el consumo de las consideradas como tecnologías limpias. En este sentido el desarrollo sostenible trata de incorporar y desarrollar tecnologías limpias en los procesos de producción, con el fin de reducir los niveles de contaminación.

Aumento de la calidad de vida

El desarrollo sostenible también se centra en mejorar la calidad de vida de los miembros de una sociedad. En este sentido, el desarrollo sustentable se basa en que todas las personas que conforman una sociedad tienen derecho a que su calidad de vida mejore. A diferencia de lo que ocurre con el actual desarrollo basado en la obtención de beneficios. En el que solo unos pocos se benefician de las mejoras a las que llega la sociedad.

Autosuficiencia regional

Con este nombre se define la capacidad de una comunidad o región de involucrarse en el desarrollo sostenible a través del cuidado de los recursos naturales que se encuentran en su área de influencia.

 

Estas son las características fundamentales del desarrollo sostenible. Conocerlas es imprescindible para tener una visión clara sobre este modelo o formas de entender el mundo. En ocasiones se crea una visión difusa acerca del desarrollo sostenible, buscada por diferentes intereses económicos. Sin embargo, no consiste en otra cosas que cambiar nuestros procesos productivos y hábitos para conseguir mantener nuestra actividad sin comprometer los recursos del planeta y dañar el medioambiente.

Tania Díaz No hay comentarios

La importancia del desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible en una forma de desarrollo socio económico en la que se aseguran las necesidades presentes, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, para enfrentarse a las que serán sus propias necesidades.

Actualmente gran parte de las empresas y organizaciones incluyen entre sus objetivos actuaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. A su vez la población está cada vez más concienciada sobre la necesidad de realizar un cambio, que favorezca un desarrollo mas sustentable para todos.

¿Pero qué ha llevado a todas estas personas y organizaciones a tomar conciencia sobre la imposibilidad de mantener el actual nivel de desarrollo? Basado básicamente en la obtención de beneficios. En esta entrada te explicamos cuál es la verdadera importancia del desarrollo sostenible, cuáles son sus beneficios y por qué debemos apostar por él.

¿Por qué apostar por el desarrollo sostenible?

Si toda la población mundial tuviera un consumo de recursos similar al que tienen los países más desarrollados, seria completamente imposible que el planeta pudiera satisfacer tal necesidad de recursos. Debemos, además, tener en cuenta que, actualmente, las economías de países como India o China, a penas están empezando a despegar en cuanto al consumo de recursos. Por ello, el actual ritmo de desarrollo es inviable a largo plazo para el conjunto de la sociedad.




Por otro lado el actual desarrollo económico y social provoca una grave degradación de recursos, como el agua, el aire o el suelo, pero también de los recursos forestales o marinos. El desarrollo actual también ha provocado un mayor aumento de la pobreza y de las desigualdades entre los más ricos y los más pobres.

El desarrollo sostenible busca entre otros objetivos mejorar el bienestar económico y social de absolutamente todas las personas, además de asegurar una acceso a los recursos en igualdad de condiciones para todos ellos. Para ello, es imprescindible que paralelamente se tomen medidas que garanticen un consumo optimo de recursos con el fin de poder garantizar el bienestar económico y social, tanto a las generaciones presentes, como a las futuras.

Beneficios del desarrollo sostenible

El principal beneficio que tiene el desarrollo sustentable es según su propia definición, asegurar las necesidades presentes sin comprometer las necesidades futuras. No debemos olvidar que actualmente la situación ambiental, es bastante complicada. Con el calentamiento global, el deterioro de la capa de ozono, o la disminución de hielo en los polos. Por no hablar del deterioro sufrido por los ecosistemas. Por todo ello garantizar el futuro de las siguientes generaciones es sin duda el principal beneficio del desarrollo sustentable. Pero el desarrollo sostenible supone además otra serie de beneficios para el conjunto de la sociedad.

Fija el objetivo en las necesidades humanas

En contra de lo que ocurre con los actuales modelos de desarrollo, el desarrollo sostenible centra sus esfuerzos en mejorar la calidad de vida de los seres humanos, atendiendo sus necesidades y creando una sociedad más ética, justa e igualitaria. Entre las necesidades básicas que el desarrollo sostenible considera que deben tener todos los seres humanos se encuentra, el acceso a alimento, agua, energía y el derecho a un empleo.

Busca la conservación y mejora de los recursos

Tal y como ya hemos indicado el actual ritmo de consumo es insostenible. El desarrollo sostenible asegura un mejor reparto de los recursos con una gestión más eficaz de los mismos, así como un consumo más responsable. Todo ello basado en la reutilización y el reciclaje. Pero también la utilización de energías y tecnologías cada vez más limpias en los procesos productivos, cuyo desarrollo se debe basar en una mayor atención a los factores medioambientales.

David No hay comentarios

Descubre en Ecotrendies todo lo que necesitas para el autoconsumo energético

El consumo de energía es siempre un motivo de preocupación en la mayoría de hogares, puesto que al verse reflejado en la factura mensual de electricidad se convierte en un factor de peso en la economía doméstica. Por eso muchas familias piensan en el autoconsumo energético como una opción para producir su propia electricidad y así no depender de los vaivenes de la industria energética, que suelen encarecer la factura de la luz mes a mes en lugar de abaratarla.

Además de reducir a la larga el gasto doméstico en energía, el autoconsumo energético es más respetuoso con el medioambiente, lo que supone otra ventaja añadida y no menos importante, porque es algo que al final nos beneficia a todos.

Si en tu hogar os estáis planteando la opción de ser autosuficientes energéticamente, Ecotrendies es un portal que os va a interesar. En esta web se explican con detalle todos los procedimientos propios del autoconsumo, así como sus múltiples ventajas, y se ofrecen ejemplos sobre cómo ponerlos en práctica en una vivienda.

Por eso, vamos a conocer un poco más acerca de este portal y de los sistemas de autoconsumo energético que podéis implementar en casa para conseguir esa autosuficiencia que tanto os interesa y cuidar mejor del medioambiente.

Ecotrendies: el portal especializado en sostenibilidad, ecología y medioambiente

Como su propio nombre indica, Ecotrendies es un sitio web que sigue las tendencias en todo lo relacionado con la ecología. En concreto, el objetivo de esta web es informar al lector sobre el uso de energías renovables y modos de alcanzar un desarrollo sostenible, entre los que se encuentra la adopción de medidas dirigidas a mejorar la eficiencia energética tanto en los hogares como en la industria.

El mensaje que Ecotrendies se esfuerza en dejar patente es que todo esfuerzo, grande o pequeño, colectivo o individual, es bienvenido para intentar mejorar el medio en el que vivimos. Hemos de ser conscientes de que como sociedad podemos seguir adelante con nuestras actividades sin por ello mantener o aumentar el nivel de contaminación que provocamos. Al contrario, existen modos de producir a la vez que se reduce el consumo energético.

Si quieres saber cómo podéis hacer vuestra aportación al medioambiente desde vuestro hogar generando vuestra propia energía, a continuación encontrarás todo lo necesario para el autoconsumo energético.


Conoce las claves de Ecotrendies para desarrollar el autoconsumo de energía en tu hogar

Estos son los métodos más efectivos para producir tú mismo la energía que necesitas en tu hogar para vivir. En https://ecotrendies.com los encontrarás desarrollados en detalle:

Cocinas y placas solares

Las cocinas solares reciben la luz del sol y liberan el calor que ésta produce cocinando los alimentos, por lo que si dispones de una terracita donde cocinar los días de buen tiempo esta es una gran opción para no depender tanto de la red eléctrica. Si además instalas placas solares en tu terraza, quizá ya no tengas que depender de ella en absoluto.

Biogás

Si dispones de una casa en un terreno donde sea viable instalar un generador de biogás podrás reconvertir tus desechos orgánicos -como la basura- en este combustible, que hace funcionar todos aquellos electrodomésticos que habitualmente requieren de gas para ponerse en marcha.

Piezoelectricidad

Imagina que cada paso que das en tu casa pudiera generar electricidad que luego alimentaría las bombillas de tu hogar. ¿No sería maravilloso? Descubre cómo es posible en Ecotrendies.

Aerogeneradores

Se trata de instalaciones que aprovechan la energía del viento para generar electricidad, almacenable en baterías para cuando sea necesario su uso. Una estupenda y asequible manera de reducir tu factura de la luz.

 

Ya conoces un poco mejor algunas formas de autoabastecer de energía a tu hogar. Ahora solo te falta decidir cuáles se adaptan mejor a las características de tu casa y a vuestro patrón de consumo energético. Nosotros te animamos a que visites Ecotrendies para aprender nuevas maneras de economizar en consumo eléctrico y cuidar del medioambiente cada día.

juanma caurin No hay comentarios

Cómo pasar de una economía lineal a una circular

La economía circular se presenta como una fuerte alternativa al sistema económico actual que, para muchos, está en poniendo en peligros los recursos del planeta y la conservación del medioambiente. El consumo frenético, la corta vida de los productos y el impacto medioambiental que caracteriza el modelo económico que estamos desarollando es insostenible. Por lo que es necesario pasar de una economía lineal hacia un modelo circular en el que se trabaje por el aprovechamiento máximo de los recursos utilizados y una mayor preocupación por la naturaleza.

¿Por qué es necesario avanzar hacia un modelo circular?

Actualmente, en el mundo se están consumiendo más recursos de lo que el planeta puede generar. Estamos desarrollando un sistema infinito en un mundo finito, que posee unos recursos determinados para todas las personas. Esta aceleración del consumo en los últimos años está amenazando algunos de los recursos de los que dispone el planeta. Ya existen estimaciones de los años que quedan para agotar todos los recursos de algunos combustibles fósiles, lo que provocará una gran pérdida de capital natural de la Tierra.

Además, no solo se trata de no consumir los recursos del planeta, sino que, además, las actividades que realizamos también contaminan el medioambiente  a través de la emisiones de gases contaminantes, vertidos al mar, etc. Todo esto está provocando graves consecuencias como la destrucción de los diferentes ecosistemas o el cambio climático. Por ello, es necesario establecer un cambio en la forma de entender la economía para garantizar los recursos y la conservación de nuestro planeta.

Claves para desarrollar una economía circular

Lo primero que debemos tener en cuenta es que para desarrollar un modelo de economía circular es necesaria la colaboración entre todos los agentes de la sociedad como las personas, los gobiernos, empresas, etc. Solo trabajando de forma conjunta es posible conseguir los beneficios que ofrece la economía circular como sistema.


La economía circular busca establecer ciclos biológicos y técnicos que permitan sacar el mayor provecho a los recursos utilizados. Por ello, del modelo lineal basado en el "hacer-usar-tirar" hay que pasar hacia un modelo circular basado en la regla de las 3R (reducir, reutilizar y reciclar). Esta regla se basa en la reducción del consumo innecesario y la utilización de los mínimos recursos para la producción. Después, hay que fomentar la reutilización para alargar la vida de los productos, luchando así contra la obsolescencia programa. Por último, cuando los productos ya no se puedan utilizar más, reciclarlos para poder volver a utilizarlos.

Pero establecer una economía circular no se trata de acciones aisladas de para el reciclaje de productos, sino que se debe instaurar el modelo circular en todas las fases del sistema producto. Por ejemplo, cuando el diseño de productos debe realizarse ya pensando en la utilidad que pueden llegar a tener cuando se termina su vida útil. De esta forma, los residuos generados por un productos, serán los recursos para crear otros nuevos. Actualmente, muchos productos no se pueden reciclar o tienen un alto coste por la fabricación que tienen, como por ejemplos lo móviles. Poder utilizar recursos de los móviles obsoletos reduciría el consumo de recursos y la llamada basura electrónica que acaba contaminando el medioambiente.

Además, la economía circular en su objetivo de reducir el consumo y la preocupación por el agotamiento de los recursos del planeta, aboga por un sistema de energías renovables y una mayor eficiencia energética. De esta forma se utilizan recursos inagotables y se reduce el impacto al medioambiente. Además, como la producción de energía tiene un coste es necesario desarrollar sistemas que tengan las mínimas necesidades de energía.

Este es el camino para desarrollar una economía circular. Solo así podremos consumir lo mínimo y aprovecharlo al máximo sin dañar el medio que nos rodea.

juanma caurin No hay comentarios

Los 3 principios clave de la economía circular

El modelo económico actual que predomina en todo el mundo es insostenible. El aumento de la demanda de materias primas para satisfacer las necesidades productos actuales y el sistema lineal "Crear-usar-tirar" esta provocando el agotamiento de los recursos del nuestros planeta, además de un gran impacto negativo en el medio ambiente. Por ello, la economía circular se presenta como una alternativa al sistema actual que busca garantizar la existencia de recursos en el futuro y la conservación de nuestro entorno.

Son muchas las personas que ya trabajan por la implantación de un sistema circular que aboguen por la reutilización y aprovechamiento máximo de los recursos, con el objetivo mejorar la eficiencia y poder reducir el daño que estamos haciendo a nuestro planeta. Aquí te mostramos los principios fundamentales de la economía circular y los pilares de su actuación para ofrecer un cambio real en la economía actual.

¿Cuáles son los fundamentos de la economía circular?

La economía circula se sustenta en 3 puntos clave que tienen el objetivo de cambiar el sistema actual para garantizar la conservación del medioambiente, mejorar la eficacia de nuestro sistema y evitar los puntos negativos para conseguir un funcionamiento correcto.

Preservar la naturaleza y sus recursos

La economía circular estudia los diferentes recursos disponibles de los que dispone el planeta para la producción y selecciona aquellos procesos y tecnologías que utilicen recursos renovables o que ofrezcan los mayores resultados, en la medida de lo posible.

Para ello, se controlan las existencias de recursos finitos para evitar su agotamiento y se equilibran con flujos de recursos renovables que ofrezcan una alternativa a los anteriores. Es el caso de las energías renovables que ofrecer sistemas energéticos limpios para evitar el impacto negativo y conseguir que no se acaben las reservas de combustibles fósiles.

Optimización del uso de los recursos




Uno de los principales problemas del modelo actual es la poca utilidad que se le da a los productos y recursos utilizados. Se utiliza gran cantidad de materias primas y los ciclos de vida de los productos son muy cortos, lo que está provocando que se estén utilizando más recursos de los que el planeta puedes ofrecer.

Por ello, la economía circular propone un modelo productivo basado en la reutilización de los productos y su posterior reciclaje con el objetivo de sacar el máximo provecho a los recursos utilizados. De esta forma, se establecen modelos circulares en los que la idea de utilidad máxima está presentes en todos los procesos de diseño, fabricación y reciclaje, con el objetivo de que los residuos de unos productos se conviertan en las materias primas de otros.

Trabajar por un sistema eficaz

La economía circular también se centra en la eliminación de los puntos negativos de los sistemas, con el objetivo de conseguir el mejor funcionamiento posible, minimizando el impacto negativo. Promoviendo un sistema mejor y eliminando los puntos negativos, se conseguir una mejor calidad de vida para todos.

Esto consiste en acabar con los aspectos más perjudiciales para el ser humano y la naturaleza en algunos ámbitos como la alimentación, la educación, la salud, suelo, la emisión de gases contaminantes o los diferentes tipos de contaminación que se producen.

 

Estos son los principios fundamentales que definen la economía circular. Son muchos los beneficios de la economía circular, por lo que es necesario avanzar hacia este tipo de modelos si queremos conservar nuestro planeta tal y como lo conocemos.

juanma caurin No hay comentarios

¿Cuáles son los beneficios de la economía circular?

La economía circular es un modelo que intenta aglutinar a todos los países, organizaciones y personas, para intentar mejorar la eficiencia en la utilización de los recursos de nuestro planeta. A través del máximo aprovechamiento de los productos, la reutilización y el reciclaje se intenta alargar su ciclo de vida con el objetivo de reducir el impacto de la actividad del hombre en la Tierra. Son muchos los beneficios que ofrece la economía circular, pero también debemos tener en cuenta algunos riesgos que posee su implantación.

¿Qué ventajas que ofrece la economía circular?

La implantación de la economía circular es fundamental para preservar el medioambiente y garantizar los recursos del planeta para las próximas generaciones. El modelo lineal actual basa en "Comprar, usar, tirar" está poniendo en peligro las materias primas utilizadas en el día a día y, además, tiene graves consecuencias para la naturaleza. Trabajar por un modelo circular puede ser clave para encontrar soluciones a esta problemática. Entre los beneficios de este sistema podemos encontrar:

  • Aprovechamiento de los recursos: estirar al máximo la utilidad de los recursos utilizados permite reducir el consumo frenético de materias primas. Esto permite que se pueda abastecer el aumento de la demanda de materias primas sin provocar que se agoten.
  • Reducción de residuos y gases contaminantes: permitirá frenar el avance del efecto invernadero. El ahorro energético, la reducción de los residuos generados y el desarrollo sostenible, permitiría disminuir la contaminación entre un 2% y 4%.
  • Ahorro empresarial: según el Parlamento Europeo, la implantación de un sistema económico circular permitiría el ahorro a las Empresas de la Unión Europea de 600.000 millones de euros. Además, se crearían nuevas relaciones entre empresas para el desarrollo de estrategias conjuntas para mejorar la eficiencia del modelo productivo.
  • Creación de nuevos puestos de trabajo: el modelo de reciclaje y reutilización crearía una gran cantidad de lugares de trabajo. Se estima que cerca de 580.000 empleos en toda la UE.
  • Ahorro en los consumidores: la economía circular también es una batalla contra la obsolescencia programa. De esta forma, los productos tiene una vida más larga, se reutiliza, por lo que no hay que volver a comprar de nuevo al poco tiempo.


En definitiva, la economía circular ofrece una nueva forma de entender el modelo económico actual y que ofrece una gran cantidad de ventajas para las personas y el mundo en el que vivimos. Un lugar que poco a poco estamos cargándonos sin importarnos el futuro.

Desventajas de la economía circular

Son indudables las ventajas que ofrece la economía circular a la sociedad. Es necesario caminar hacia este nuevo modelo. Sin embargo, es necesario tener en cuenta una serie de problemas o riesgos existentes, con el objetivo de trabajar para solucionarlo.

  • Integración de los productores: los productores no fabrican pensando en la posterior reutilización y reciclaje de los productos. Esto dificulta mucho las tareas de reciclaje que, en ocasiones, se convierte en imposible, o muy costosa. Es necesario que se produzca pensando su posible utilización posterior para facilitar el aprovechamiento de los mismos recursos. De ahí, la necesidad de la colaboración entre empresas y la concienciación ciudadana.
  • Fallos en la cadena: la creación de un modelo de reutilización de productos podría crear fuertes dependencias entre los diferentes actores, ya que el residuo de unos se convertiría en la materia prima de otros. Estos provocaría que el fallo en algún eslabón pudiera interrumpir o colapsar el sistema.
  • Control de los gobiernos: debemos confiar en la implantación de políticas ambientas y circulares correctas que permitan la fluidez de este sistema. Sin embargo, no siempre se actúa de forma adecuada desde las clases gobernantes.

Estas son las ventajas y desventajas más importantes de la economía circular. Es necesario trabajar por la implantación de este modelo y limar esos riesgos para conseguir que tenga los mínimos errores y poder desarrollar nuestra especie sin poner en peligro nuestro planeta.

David Mendez No hay comentarios

Todo lo que debes saber sobre la compraventa de bonos de carbono

Gracias al Protocolo de Kioto, las emisiones de gases nocivos a la atmósfera se han visto reducida en los últimos años. Llevar a rajatabla dichos permisos es primordial para que el proyecto que se quiso alcanzar en su momento se cumpla. ¡Y funciona!

Los bonos de carbono equivalen a una tonelada de dióxido de carbono. A su vez, la tonelada equivale a un Certificado de Emisiones Reducidas o CER. Las empresas tienen permitido emitir tantas toneladas como CER tengan en su posición.

Ventajas de comprar y vender bonos de carbono

El CER le da el derecho de poder emitir el dióxido de carbono equivalente a una tonelada. Pero para poder emitir dicha cantidad, la empresa deberá de conseguir el CER a través de proyectos verdes que ayuden a mejorar el medioambiente y la situación del calentamiento global en el planeta.

Si una empresa consigue más CERs de los que necesita, podrá venderlos en el mercado de créditos de carbono. En dicho mercado, las empresas que tienen exceso de estos bonos podrá venderlo sin problemas. Aquellas empresas que, por falta de iniciativa empresarial, necesiten adquirir permisos para expulsar más gases nocivos los podrá adquirir a la empresa que le sobran.

Digamos que esta práctica no es la adecuada, pues lo suyo sería que la empresa que desee un bono de carbono se lo tenga que ganar a través de la realización y puesta en práctica de proyectos verdes. No obstante, los organismos pertinentes sí permiten que esto se realice, pues de igual forma, el efecto contrarrestado ya lo ha realizado otra empresa.


Consejos para comprar bonos de carbono

Son muchas las empresas que ofertan bonos de carbono al mercado. Obviamente, este producto sólo podrá ser adquirido por empresas que necesiten emitir CO2 a la atmósfera. Esto quiere decir que los bonos están reservados no para inversores particulares, sino para empresas que necesiten emitir gases nocivos.

Esto mismo limita mucho el poder de compra de las empresas, siendo solo las que lo necesiten las que puedan adquirirlo. Serán empresas que estén en países industrializados, y que integren en sus procesos productivos alguna fase que emita dióxido de carbono o algún gas contaminante.

Algunas empresas se encargan en obtener varios Certificados de Emisiones Reducidas, como es el caso de empresas que encargan de producir los diferentes tipos de energía renovable. Es el caso de empresas como Iberdrola. Al conseguir varios CERs, tiene en su posición varios bonos de carbono que podrá vender a otras empresas.

Es recomendable que adquiramos los bonos de empresas que sepamos con seguridad que hayan realizado proyectos verdes que hayan tenido éxito o hayan salido beneficiados. Esto evitará problemas en el futuro en caso de que no se declare como proyecto viable.

Por otro lado, siempre es mejor que miremos en el mercado secundario a cómo se oferta un bono de carbono. Muchas veces, alguna de las empresas adquieren varios bonos a otras que después no usarán. Podemos negociar con esta empresa que no lo necesita para adquirirlo, a un precio inferior al que se lo compró a la primera empresa.

David Mendez No hay comentarios

¿Cómo funciona el mercado de bonos de carbono?

La concienciación sobre el medioambiente y el impacto que en él tiene las acciones de las instituciones, son de relevante importancia en los tiempos que corren. De ahí que los bonos de carbono surjan como una gran opción para la reducción de gases contaminantes.

¿Por qué surge el mercado de bonos de carbono?

El Protocolo de Kioto fue de suma importancia para que dichas acciones se llevaran a cabo por parte de las empresas. En él, las empresas que formaran parte de países industrializados, estaban obligadas a controlar los gases que sus procesos productivos expulsaban al exterior.

De tal modo, el gas más llamativo es el que viene atormentando de hace tiempo a las organizaciones y a los países por su contaminación: el dióxido de carbono. Tanto es así, que las empresas tienen limitado el CO2 que pueden emitir a la atmósfera.

Es por ello que surgen los créditos de carbono. Estos productos representan una tonelada de dióxido de carbono que se puede emitir a la atmósfera. Al mismo tiempo, ya que se contribuye a que haya menos gases nocivos en el espacio, un Certificado de Emisiones Reducidas (CER) equivaldría a un bono de carbono; o lo que es lo mismo: un CER equivale a una tonelada de dióxido de carbono.

Los Certificados de Emisiones Reducidas son otorgados a proyectos verdes capaces de contrarrestar el efecto negativo del calentamiento global o del medioambiente. Estos proyectos son los encargados de capturar el CO2 del medio ambiente y reutilizarlo o darle un uso particular para que no contamine la atmósfera.

Entre los diferentes proyectos verdes que se pueden realizar, la empresa actuará sobre uno o varios en concreto. Tras dedicar tiempo y esfuerzo, obtendrá un CER por su aportación positiva al medio ambiente. Dichos proyectos son los conocidos como reforestación, uso eficiente de procesos productivos que reduzcan las emisiones, etc.


¿Cómo se negocian los bonos de carbono?

Las empresas tienen un máximo de emisión dependiendo de la empresa que sea. Así, grandes empresas tienen más posibilidades de emisión que otras, dependiendo también de los proyectos en los que esté involucrada.

De igual forma, si una empresa voluntariamente empieza a realizar sus acometidos, obtendrá bonos de carbono. Recordemos que los bonos los conseguirá por cada proyecto verde en el que esté involucrada. Por cada proyecto que ayude a restar el efecto del calentamiento global o impactos negativos del medioambiente, la empresa obtendrá un CER.

Imaginemos ahora que la empresa solo ha necesitado usar un derecho de emisión (solo ha emitido una tonelada de CO2) y que tenía en su posesión 2 CERs. En este caso, la empresa que tiene un bono de más podrá comercializarlo en el mercado de bonos de carbono.

En dicho mercado, las empresas que necesiten emitir más CO2 de lo permitido podrán hacerse con un Certificado de Emisiones Reducidas que abale la posibilidad de expulsar dicha cantidad. Dicho CER podrá ser adquirido a aquellas empresas que no les sirva su bono para la actividad que realice. En el ejemplo anterior, la empresa que tenía en su posesión 2 CERs pasará a usar solo uno y vender el otro a la empresa necesitada.

Esta es una buena forma de deshacerse de bonos que no sirvan a las empresas y ceder el derecho a las empresas que sí lo necesiten. No obstante, en el mercado de bonos de carbono, las empresas deberán de pagar un precio monetario por la tonelada de dióxido que va a poder emitir. Dicho precio monetario será el fijado por el mercado o por la propia empresa que le cede el derecho.

De esta forma, se intenta que el Protocolo de Kioto tenga más efectividad. Las empresas que sí cumplen con las emisiones serán recompensadas económicamente (pudiendo vender sus bonos de carbono), y las empresas que expulsan más de lo permitido serán "multadas" teniendo que comprar dichos bonos.