Tamara Gascó
Qué significó la Crisis de los Tulipanes

La Crisis de los Tulipanes también se conoce como Tulipomanía y es considerada como la primera de las burbujas económicas. Esta Crisis de los Tulipanes recibe este nombre porque se desarrolló en los Países Bajos, concretamente en el siglo XVII. Todo comenzó debido a la especulación que existía en torno a los bulbos del Tulipán, una de las flores más conocidas en este país y que con el paso de los años se han convertido en símbolo de su cultura.

¿Cuál es el origen de la tulipomanía?

Las flores, en este caso el el Tulipán poco a poco comenzó a ser considerado como una denotación y símbolo de la riqueza, motivo por el cual su compra sin cesar se inició y se multiplicó en muy poco tiempo. Por este motivo, el precio de los Tulipanes aumentó exponencialmente hasta tal punto que es a ellos a los que se les vincula la primera de las grandes crisis económicas de la historia.

Fue así como el Tulipán se convirtió en un negocio sin igual y el resto de productos del mercado sufrieron un parón. En cuanto a ellos existía tal interés que no sólo fueron las clases sociales más adineradas las que fueron tras su búsqueda para comprarlos, sino que hasta las clases sociales con un nivel adquisitivo más bajo, como es el caso de los artesanos y mercaderes cayeron rendidos ante la llamada de esta mercancía.

Todo esto fue motivado por la facilidad que tenía la tierra de esta región para aumentar la producción, pero de pronto las cosas cambiaron. Una mala cosecha acabó con las esperanzas y las garantías que se tenían sobre el Tulipán. Automáticamente su especulación mermó, y con ello miles de ciudadanos deseosos de deshacerse de los Tulipanes vieron como todos los beneficios que habían conseguido se esfumaban, hasta el punto de caer en la ruina.


¿Qué consecuencias tuvo la Crisis de los Tulipanes?

Poco a poco las personas se desprendieron de sus bienes para adquirir más tulipán. Así es como se desarrolla lo que se conoce como la fiebre del Tulipán, sin embargo años después y con otra perspectiva totalmente diferente existen diversas opiniones en cuanto al impacto que tuvo la Crisis de los Tulipanes, llegándose a plantear que tal vez la repercusión final que tuvo podría haber sido mucho peor. Sería en febrero del año 1637, poco tiempo de marcar su récord histórico de valor, cuando el precio del Tulipán descendió hasta caer en mínimos.

No obstante, a día de hoy se considera que la crisis de los Tulipanes marcó un antes y un después en cuanto al flujo de la economía se refiere, así como a su entendimiento. Esto son, los ciclos económicos que se van definiendo con el paso del tiempo.

Uno de los principales problemas surgidos por aquel entonces encontraba su razón en cómo solventar las deudas económicas, es decir, había un vacío legal hasta ese momento, en el que no se contemplaban qué sanciones legales podría tener el hecho de no cumplir con la deuda adquirida, dejando a entrever cómo se solventaría la devolución del dinero. Esta es la situación en la que se vieron tanto los floristas como los cultivadores. Ante estos casos para evitar los efectos de la Crisis de los Tulipanes lo que se hizo fue una indemnización parcial del contrato, aproximadamente del 10% que redujera los efectos que se podían sufrir como consecuencia del hundimiento del tulipán, tanto para el productor como para el comprador.

Otro de los efectos sociales de la Crisis del Tulipán lo encontramos cuando hablamos del estado anímico y psicológico de todos aquellos ciudadanos que fueron conscientes de las cantidades desorbitadas por las que habían adquirido los tulipanes. Así es la forma en la que la banca neerlandesa cayó en la quiebra y todo esto ha sido asociado hacia una toma de decisiones irracional.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No