Paula García
¿Cuáles son las ventajas y elementos básicos de los depósitos bancarios?

Los depósitos bancarios son una de las opciones de ahorro e inversión que más utilizan los particulares. Esto se debe a que tienen múltiples ventajas y cuentan con un funcionamiento sencillo. Primero una persona deposita una cantidad en su entidad bancaria durante un plazo determinado y, una vez finaliza este periodo, el banco hace la devolución del capital junto al tipo de interés acordado.

Por tanto, se trata de un producto financiero que durante un determinado tiempo genera una rentabilidad. Otro aspecto a destacar de los depósitos bancarios es que se pueden negociar los términos de la inversión: el capital, los intereses y el plazo de tiempo. En resumen, el objetivo principal de su uso es ahorrar y adquirir una mayor cantidad de dinero al invertido inicialmente.

Pero, ¿cuáles son sus ventajas y características? ¡Hacemos un repaso por todos los aspectos que debes conocer!

Ventajas de los depósitos bancarios

A continuación, te explicamos cuáles son las ventajas que definen a estos productos financieros de ahorro:

Una opción sencilla para invertir

Es un producto financiero al que pueden acceder todas las personas debido a que tiene un funcionamiento simple y no tiene muchos trámites a realizar.

La persona que deposita el dinero en su entidad bancaria no puede hacer uso del capital, ya que se encuentra inmovilizado. En este tiempo, se generan unos intereses como porcentaje del capital. Y cuando finaliza el plazo acordado, se abona el importe en la cuenta del cliente.

En este proceso, el cliente solo debe escoger el tipo de plazo y la Tasa Anual Equivalente denominada TAE.

Seguridad

La inversión no supone ningún riesgo para el cliente. Se encuentran asegurados por el el Fondo de Garantía de Depósitos del Banco de España y el Estado garantiza una devolución de hasta 100.000 euros por particular y banco. Por tanto, si la compañía quiebra en algún momento, los clientes no pierden su capital invertido.

Transparencia




La persona que utiliza un depósito bancario conoce y elige los términos y condiciones, que incluyen desde la elección del plazo y la rentabilidad hasta la liquidez.

Selección de diferentes depósitos y opciones

Existen diferentes tipos de depósitos bancarios. Entre ellos, puedes encontrar depósitos a la vista que permiten que los clientes recuperen su dinero cuando quieran y depósitos a plazo que consisten en definir un plazo temporal y los intereses a obtener.

Por otro lado, están los depósitos regalo donde se recibe una bonificación en especie y el tipo de interés generado se recibe mediante regalos. A su vez, existen los depósitos de interés variable que tienen un tipo de interés que varía en función de un indicador como el Euribor y los depósitos estructurados que generan un interés fijo según la evolución de un índice u activo.

Se puede elegir un plazo temporal muy amplio

Por un lado, están los depósitos a corto plazo y, por otro lado, los que son a un plazo mucho más amplio. En función de tus necesidades y objetivos, será mejor escoger una opción u otra. Pero, por lo general, el que más se utiliza es el de 12 meses.

Cómo escoger el depósito bancario más adecuado

No te anticipes al elegir tu depósito bancario. Primero es importante que sigas algunas recomendaciones:

  1. Investiga cuál es la solvencia del banco antes de contratar el producto financiero.
  2. Valora las posibles subidas de intereses y elige el depósito que encaje con tus necesidades.
  3. No inviertas mucho capital en un mismo producto, ya que puedes obtener pérdidas en caso de que el banco quiebre y superes los 100.000 euros invertidos.
  4. Ten en cuenta las comisiones que puede cobrar la entidad bancaria y las retenciones fiscales que puede aplicar Hacienda.

Ahora que conoces todas las ventajas y características de los depósitos bancarios, podrás decidir si te compensa y cuál es la mejor opción para ti.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No