Paula García
¿Qué ventajas tiene utilizar tarjetas bancarias de empresa?

En todas las empresas, el proceso de gestión de los gastos profesionales exige una importante suma de tiempo y dedicación. Especialmente, en el caso de las grandes empresas, donde los trabajadores generan distintos gastos cuando realizan viajes de negocios o llevan a cabo determinadas acciones.

De este modo, hacer uso de una tarjeta empresa y entregársela a los empleados es una práctica que resulta muy práctica y útil. Se trata de un proceso que facilita la gestión de determinados gastos para efectuar su trabajo, como viajes o la compra de materiales y equipo.

Cómo utilizar una tarjeta de empresa

Es importante que la tarjeta de la empresa se use de forma adecuada, ya que se pueden generar ciertos problemas. Entre ellos, que un trabajador gaste más de lo necesario o que realice gastos injustificados sin la aprobación de la persona responsable. Por tanto, la mejor alternativa es utilizar un medio de pago combinado con una aplicación para la gestión de notas de gastos. Ello permitirá que la empresa pueda controlar todo el proceso, desde el pago hasta la integración en sus diferentes herramientas de gestión.

Además de mejorar el control de todos los gastos y ofrecer visibilidad en relación con las transacciones profesionales, las tarjetas bancarias de empresa permiten que los trabajadores disfruten de mayor autonomía a la hora de realizar sus gastos profesionales. Por ejemplo, resulta ideal para directivos o managers.

Actualmente, la figura de los neobancos, como Qonto, ofrecen la posibilidad de crear tantas tarjetas de débito como necesiten los empleados. Además, lo hacen convirtiendo todos los problemas derivados del uso de tarjetas bancarias en un empoderamiento financiero. Con ello, el supervisor de la empresa o departamento puede gestionar los límites específicos para cada tarjeta y definir el gasto máximo por trabajador.

Asimismo, también se pueden crear notificaciones para realizar pagos concretos y no se realizarán sin su previo consentimiento. En este sentido, se garantiza una mayor seguridad para la compañía.

Las ventajas de las tarjetas bancarias de empresa




Existen una gran cantidad de ventajas para empezar a usar tarjetas bancarias corporativas en la gestión empresarial:

Centralización de los gastos

Las tarjetas de empresa suelen estar vinculadas a una cuenta bancaria de la empresa. Por tanto, las operaciones y transacciones que realiza cada trabajador mediante una tarjeta física o virtual quedan registrados en los movimientos de la cuenta bancaria común.

Las soluciones de pago de las tarjetas de empresa de nueva generación se completan con una aplicación móvil que genera un informe detallado de los gastos. Por tanto, se puede conocer el tipo de gasto que realiza cada empleado, así como su frecuencia o los pagos más comunes.

Gestión anticipada de los gastos

Asimismo, las tarjetas de empresa suelen incluir paquetes completos que reflejan un profundo conocimiento de las necesidades de las empresas. En general, este producto financiero ofrece: configuración de los límites de pago, especificaciones de la cuenta bancaria que alimentará las tarjetas y la activación o desactivación de las tarjetas bancarias cuando la empresa lo estime oportuno.

Cada una de las tarjetas puede configurarse para agilizar el proceso de gestión y previsión de los gastos. Ello ayudará a que los directivos y financieros puedan comprobar todas las transacciones que se realizan en la empresa y supervisar el cumplimiento de la política corporativa de gastos.

Autonomía en la gestión de gastos

Además de todas las ventajas anteriores, las tarjetas de empresa permiten que los trabajadores gestionen sus gastos profesionales de forma totalmente autónoma. En este sentido, cada empleado será independiente y podrá efectuar pagos en línea o en persona sin requerir el consentimiento de otro compañero o supervisor de la empresa.

En definitiva, tener una tarjeta de empresa resulta muy práctico para mejorar la gestión de la compañía y optimizar el rendimiento de los empleados.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No