qué es un robo advisor

Muchas veces nos dejamos aconsejar por nuestro gestor financiero o la persona que está al otro lado de la ventanilla del banco para hacer nuestras inversiones. Es una relación asesor-inversor en la que hay cierto contacto emocional, una relación de confianza que en ocasiones puede jugar en contra del cliente, que acepta una inversión que quizá no sea la más interesante. Pues bien, para facilitar aún más estas inversiones nos encontramos con los robo advisor o gestores automatizados, tu mejor aliado a la hora de invertir.

Un robo advisor es un asesor financiero que ofrece al inversor el asesoramiento que necesita a través de algoritmos, de forma automatizada y reduciendo el contacto humano. Además, se encarga de la gestión online de la cartera de inversiones. Están pensados generalmente para un inversor joven, acostumbrado al uso de los servicios online, y aunque su éxito principal está en los Estados Unidos también han llegado a España, donde Finizens es un buen ejemplo de gestor, por hablar de un nombre.

Robo advisor, el futuro de las inversiones

Sin lugar a dudas, la gran ventaja de los robo advisors es que las emociones no influyen en las decisiones y consejos que toman y nos ofrecen. Dicho así puede resultar un poco frío, pero si nos paramos a analizar la situación vemos que al funcionar en base a una serie de algoritmos trabajan al margen de incertidumbres, algo imposible en los asesores humanos. Además, son una solución de bajo coste para que los inversores puedan realizar sus inversiones de forma simple, económica y hasta divertida.

Contar con un gestor automatizado nos permite construir una cartera de inversión con los ETFs o fondos indexados, llevar a cabo rebalanceos o repartir dividendos de forma despreocupada. El propio gestor es el que se encarga de todas las cuestiones, aunque no todos son iguales. Cada usuario tiene un perfil de inversor diferente, así que según tu perfil habrá un robo advisor que se ajuste mejor a lo que buscas. Lo único que tienes que hacer es definir tu perfil, dar con el gestor adecuado y empezar a invertir.


Ventajas de tener un robo advisor

La principal ventaja de contar con un robo advisor es que se acabó lo de tener que confiar en otra persona a la hora de hacer nuestra inversión, una confianza que no todos los inversores tienen. Al fin y al cabo, ¿quién te asegura que tu asesor esté buscando la mejor opción para ti, y no para la entidad que le paga el sueldo a fin de mes? Obviamente, con los robo advisor no tenemos estas dudas ya que solo hay que confiar en un algoritmo que es independiente de las presiones que pueda tener el asesor.

Otra de las ventajas de estos gestores son las comisiones, concretamente las bajas comisiones que nos permiten obtener una rentabilidad mucho mayor, en especial a medida que pasa el tiempo. Se estima que solo por el ahorro de de comisiones podemos obtener un 120% más de rentabilidad con el robo advisor que con un fondo de inversión tradicional a 5 años vista. La gestión automatizada ofrece unos reajustes periódicos en la cartera de inversión que también se traducen en una mayor rentabilidad.

Invirtiendo con robo advisor también podemos establecer un asset allocation global según el perfil de la inversión, completando una inversión sistemática: se producen inversiones periódicas de manera que te aseguras no comprar en el punto más alto ni vender en el más bajo. A largo plazo es lo más eficiente, te permite ahorrar tiempo, estrés y, lo que es más importante, sacar el máximo rendimiento a la inversión.