Paula García
Cómo se puede amortizar un préstamo para empresas

Existen diversas maneras y varios sistemas en los que se puede amortizar un préstamo personal. Y es que, si quieres contratar un préstamo, es esencial conocer dos elementos clave: elegir una opción adecuada y calcular amortización préstamo. ¡Comentamos a continuación los aspectos clave que debes conocer!

¿Qué es un préstamo?

Un préstamo es una operación financiera en la que participan dos entidades: el prestamista y el prestatario. El prestamista le da una cantidad de dinero al prestatario y este último se compromete a devolverlo en un tiempo determinado junto a los intereses que se hayan generado.

Los intereses son la ganancia que tiene el prestamista al prestar ese dinero. Es decir, un préstamo está compuesto por el dinero que se ha prestado inicialmente más los intereses que se hayan acordado.

¿Qué es la amortización de un préstamo?

Amortizar un préstamo hace referencia a pagar, de forma anticipada, el capital que nos falta por aportar. Por tanto, cuando pedimos un préstamo, normalmente se estipula que debemos ir devolviendo el dinero poco a poco. No obstante, si disponemos de más dinero para devolver, podemos darle un uso útil.

Si estamos en esa situación, existen varias opciones:

  • Amortización total: Si podemos abonar la cantidad total del dinero que nos falta por pagar, podremos cancelar el préstamo y no tendríamos que seguir pagándolo. Es decir, nuestra deuda con el prestamista estaría saldada.
  • Amortización parcial con reducción de cuota: Si no disponemos de todo el dinero que nos falta por abonar, podemos pagar una parte. De esta forma, podremos rebajar la cantidad mensual a pagar durante las cuotas que nos falten.


  • Amortización parcial con reducción de plazo: Como hemos explicado anteriormente, si no disponemos de la cantidad total, podemos pagar una parte. De esta forma, podremos rebajar el tiempo durante el que tendremos que estar pagando el préstamo.

Antes de amortizar un préstamo, se recomienda revisar las condiciones del mismo. En ocasiones, estas condiciones nos obligan a esperar un plazo determinado o a abonar distintas comisiones e intereses.

¿Cuáles son los diferentes sistemas de amortización?

Antes de elegir qué tipo de sistema nos conviene más, hay que tener claro que este puede variar. Variará basándose en ciertos aspectos, como a dónde va destinado el dinero, la forma en la que pagamos los intereses, etc. Los tres sistemas de amortización, ordenados por uso en España, son:

Sistema francés de amortización

El pago del préstamo se hace de manera periódica y constante. Es decir, al principio se abonan gran parte de los intereses y, en adelante, se va abonando la misma cantidad de manera periódica.

Sistema alemán de amortización

Con este sistema, lo que cambia es la cantidad de dinero a abonar por mes. Cada mes se paga una cantidad distinta y la primera mensualidad es la cantidad más alta, ya que tiene más intereses. Después, la cuota irá rebajándose de manera paulatina, puesto que cada vez se pagarán menos intereses.

Sistema americano de amortización

Este sistema se basa en el pago de los intereses en cuotas periódicas mensuales. Estas cuotas serán iguales todos los años, por lo que la totalidad del préstamo quedará pagada en la última cuota.

Estos son los distintos sistemas que se utilizan para la amortización en España. En Cetelem, por ejemplo, podrás encontrar más información sobre las diferentes opciones y qué tipos de préstamos encajan mejor con aquello que necesitas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No