Paula García
Pagar menos en la factura de la luz

Se acerca el fin de un año en el que hemos vivido de todo. Otro año en el que nos hemos sobrepuesto a las adversidades y disfrutado con los buenos momentos de felicidad y alegría que también nos ha traído. Con el calendario puesto ya en la última hoja del almanaque, llega ese replanteamiento anual de los propósitos y deseos para esos 365 días que vamos a estrenar. Algunos, personales, como los míticos de ponerse a dieta y empezar el gimnasio, y otros más generales como pedir que el año nuevo nos traiga trabajo; que en éste sí, los conflictos políticos se solucionen con determinación; o que, por una vez, las facturas de luz, gas y agua no suban.

Los gastos que nos llegan en este tramo final del año, con fiestas en las que el consumismo se dispara por momentos, tienen su efecto negativo a principios del nuevo. Precisamente, esa sensación pesarosa y estresante es la que nos invade en el primer mes del año, la denominada “cuesta de enero”, cuando nos damos cuenta de las subidas en los servicios necesarios para vivir.

Luces, cámara y acción

Cuando somos conscientes de que las compañías y empresas que regulan el suministro de esos servicios mínimos realizan las subidas de impuestos, creemos que quizás ese mes nos cueste llegar hasta el final con todas las garantías. Pero no todas son así y, por suerte, existen quienes piensan en formas de facilitarnos nuestro día a día y ayudarnos a disfrutar de aquello que necesitamos, a un precio acorde a los tiempos que vivimos.


Es, por ejemplo, el caso de Endesa y su innovadora tarifa Tempo Happy, una nueva fórmula en el consumo de nuestra factura de la luz, que permite a quienes ya disfrutan de ella sacar el máximo partido a sus horas de mayor gasto, sin pagar por ello. ¿Cómo? ¿Quieres descubrir todo sobre la tarifa Tempo Happy?

Tempo Happy es una tarifa que vela por el consumidor. El objetivo es claro: consumir luz gratuitamente. Con una iniciativa inteligente y portentosa, esta nueva forma de consumo nos propone elegir dos vías. Por un lado, la tarifa en la que escogemos dos horas consecutivas diarias (siempre las mismas) en las que el consumo nos sale gratis, y por otro, la libre elección de un día entero a la semana. Pensando en cuál es la mejor opción, según nuestro ritmo de vida personal y la rutina hogareña que llevamos, podemos elegir entre estos dos formatos. A partir de ese momento la mecánica es simple. Seguimos con nuestra rutina habitual y a final de mes, cuando llegue la factura, nos daremos cuenta del cambio y de las ventajas de haber elegido Tempo Happy.

La energía es algo indispensable en nuestras vidas. No hay actividad alguna en la que, de un modo u otro, no hagamos uso de ella. Es por eso por lo que poder disfrutar de pagar menos en las horas que más consumimos se vuelve un hecho interesante al que prestarle la debida atención, de manera que, sin perder nuestros hábitos, podamos seguir haciendo lo mismo, pagando menos por ello.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No