Paula García
Consejos para no endeudarte al solicitar un préstamo

La financiación es una herramienta de crecimiento para un negocio. Sin embargo, podemos diferenciar entre dos tipos de gastos empresariales: la inversión y el endeudamiento.

En primer lugar, la inversión hace referencia a un gasto que hace la empresa con el objetivo de hacer crecer la compañía. Por tanto, mediante el rendimiento que genera ese capital, se cubre la deuda.

Y, en segundo lugar, encontramos el endeudamiento. En este caso, la empresa realiza un elevado gasto sin tener un propósito concreto. Como consecuencia, se generan pagos demasiado largos que suman una gran cantidad de intereses. En este sentido, no utilizar el dinero de forma correcta produce una falta de solvencia que puede acabar perjudicando a la compañía.

Sin embargo, para evitar esta situación, puedes usar una calculadora de préstamos como la que ves aquí. De este modo, podrás establecer una estrategia de inversión para hacer un buen uso del capital. ¡Te contamos todo lo que debes tener en cuenta a la hora de pedir un préstamo!

Lo que debes saber antes de pedir un préstamo

Si estás pensando en pedir un préstamo para negocios, es importante que tengas claros algunos puntos para evitar generar una deuda excesiva o que no cumpla con las necesidades de la empresa. Resolvemos las principales dudas que pueden surgir:

¿Para qué necesitas el dinero?

Si necesitas un determinado capital para tu empresa, no debes usarlo a la ligera. Es decir, debes saber para qué lo vas a usar; ya sea para abrir un negocio, crear nuevas líneas de productos o servicios, invertir en tecnología y equipamiento o contratar a personal.

Estrategia de inversión

El siguiente paso es establecer una estrategia de inversión. Para ello, elabora un plan financiero en el que incluyas el capital que quieres solicitar, los pagos mensuales, los intereses y el plazo de devolución del importe.




Una herramienta muy útil en este proceso es una calculadora de préstamos, ya que te ayudará a determinar tus necesidades y saber cómo harás frente a la devolución del capital que actualmente necesitas.

Investigación de proveedores

Cuando decides solicitar un préstamo, no debes quedarte con el primer proveedor que veas. Es esencial que evalúes lo que te ofrecen, desde el precio, las condiciones, el tiempo de entrega, el plazo de devolución y los intereses.

Análisis de riesgos

Nunca pidas un préstamo para negocios sin antes hacer un análisis de lo que sucedería en caso de que pierdas clientes o se reduzcan tus ingresos.

Ten en cuenta que debes estudiar cuáles son los riesgos de realizar una nueva inversión en la empresa. Por ello, analizar este aspecto será fundamental para poder hacer frente al crédito sin comprometer las finanzas de la compañía.

Elige un préstamo que se adapte a tu empresa

Existen múltiples tipos de préstamos bancarios para negocios, pero lo más importante es investigar cuál es la opción más adecuada en función de tu empresa, tus necesidades y tu estrategia empresarial.

Solicita el importe que necesitas

Otro elemento a destacar siempre que hablamos de préstamos es la importancia de ser cuidadoso y evitar el sobreendeudamiento.

Todas las empresas pueden recibir financiación de diferente fuentes, como entidades bancarias y otras instituciones. No obstante, tendrás que analizar cuál es la cantidad idónea para no perjudicar a la compañía y poder realizar las inversiones necesarias con el objetivo de alcanzar un mayor crecimiento empresarial.

En resumen, optar por la financiación es una solución ideal para que una empresa progrese. Para ello, usa una calculadora de préstamos, analiza todas las opciones y establece la estrategia de inversión para llevar a tu compañía al siguiente nivel.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No